Lo que mal empieza

Lo que mal empieza

Marzo 28, 2012 - 12:00 a.m. Por: Alberto José Holguín

Hay dos recuerdos que giran alrededor de mi cabeza a raíz de los últimos acontecimientos relacionados con el señor Useche: un refrán y un sino o karma, como prefieran llamarlo. El refrán es “Lo que mal empieza, mal acaba”, y el karma o sino, es algo maligno que está rondando por la gobernación del departamento del Valle del Cauca.Tanto el refrán como el sino o karma se ratificaron el 22 de este mes con la inhabilitación del gobernador Héctor Fabio Useche, quien está en la puerta de la destitución, determinación que está ahora en las manos del presidente Santos luego de que la contralora General de la Nación, Sandra Morelli, comunicara al Primer Mandatario que había encontrado a Useche responsable de detrimento patrimonial del departamento en un contrato de distribución suscrito por la Industria de Licores del Valle y UT Comercializadora Integral S.A. por la suma de $40.767 millones de pesos. Y lo del sino o karma parece ser una realidad confirmada por el hecho de que en 12 años y medio hayan sido destituidos dos gobernadores e inhabilitado otro. En efecto, Gustavo Álvarez Gardeazábal ocupó el cargo desde el 1 de enero de 1998 hasta el 27 de julio de 1999, fecha en que fue destituido, siendo reemplazado por Juán Fernando Bonilla quien terminó el período de su antecesor en diciembre del 2000. Y Juan Carlos Abadía, fue el gobernador desde el 1 de enero de 2008 hasta el 25 de mayo de 2010, fecha en que también fue destituido, siendo reemplazado por Francisco Lourido, quien gobernó hasta el 31 de diciembre pasado Lo de Useche es otro cantar. Todo empezó mal para él desde antes de oficializar su candidatura. Recordemos que ya entonces se adelantaban varias investigaciones en su contra. Se agravaron cada día más cuando su campaña empezó a ser controvertida por tener como mentores y asesores políticos al ex gobernador Juan Carlos Abadía y al ex senador Juan Carlos Martínez. Y llegaron a su máximo nivel cuando salió ganador en unos cuestionados y amañados comicios en los que el fraude y la compra de votos se impusieron. Martínez fue despojado de su curul en el Senado en abril del 2009 y condenado a 7 años y 7 meses de prisión por la Corte Suprema de Justicia en junio de 2010. Cuando Useche finalmente tomó posesión de su cargo a nadie le importó y no fue noticia porque todos pensaron que su mandato iba a ser muy efímero. Tuvo razón Aura Lucía Mera cuando en esos días lo bautizó como ‘Useche el Breve’ en su columna de este diario¿Qué viene ahora? No tengo la menor idea. Aunque el fallo de la Contraloría es en segunda instancia, no tiene nada de raro que los abogados del Gobernador acudan a toda clase de artimañas jurídicas para dilatar las cosas. Pero también es posible que el presidente Santos actúe con toda celeridad y solucione esta compleja situación en pocos días. Por eso lo más sensato que puede hacer Héctor Fabio Useche es renunciar a su cargo de gobernador del Departamento, antes de que se le venga el mundo encima pues de aquí en adelante es probable que tenga que enfrentarse a procesos mucho más difíciles por parte de la Procuraduría e inclusive a problemas penales ante la Fiscalía. Lo de Useche terminó mal y así tenía que ser porque empezó mal. Y los únicos que podemos evitar que el sino o karma siga rondando la gobernación somos los vallecaucanos votando a conciencia en las próximas elecciones.

VER COMENTARIOS
Columnistas