Gabo y la ortografía

Diciembre 08, 2010 - 12:00 a.m. Por: Alberto José Holguín

Los representantes de las 22 academias de la lengua española aprobaron la nueva edición de ortografía del idioma, que se publicará a fin de año. Aunque sólo se ha filtrado que desaparecen LL y Ñ, se cree que se irán B, C, H, I, Q y Z, que según el caso serían reemplazadas por K, S, V y Y. Cumplir la norma no será obligatorio de inmediato por el costo de su implementación, lo que hace suponer que la redacción final se suavice por la polémica que ha suscitado.Con la nueva ortografía, la máxima obra de García Márquez se titularía “Syen anos de soledad” y sería difícil de leer. Su texto, editado por falta de espacio, empezaría así: “Mukos anos después, frente al pelotón de fusylamyento, el Koronel Aurelyano Vuendya avrya de rekordar akeya tarde en ke su padre lo yevó a konoser el yelo. Makondo era una aldea de veynte kasas a la oriya de un rýo ke se presypytaba por un leco de pyedras enormes como uevos preystóricos. El mundo era tan resyente, ke mukas kosas karesýan de nonvre y para mensyonarlas abýa ke senalarlas con el dedo. Todos los anos unos gytanos plantavan su karpa serka de la aldea y kon grande alvoroto davan a konoser los nuevos ynventos. Prymero yevaron el ymán. Un gytano korpulento yso una trukulenta demostrasyón públika de lo ke él yamava la oktava maravyya de los alkymystas. Fué de kasa en kasa arrastrando dos lyngotes metálycos, y todo el mundo se espantó al ver ke los kalderos y las paylas, se kaýan de su sytyo, las maderas krujýan por la desesperacyón de los klavos por desenklavarse, y los objetos perdidos aparesýan y se arrastravan en desvandada detrás de sus fyerros mágicos”. En la mitad de la obra se lee una de sus más bellas partes, que Gabo habría tenido que escribir así: “Más tarde, kuando Ursula se empenó en ke Remedyos, la vella, asystyera a mysa con la kara kuvyerta con una mantyya, Amaranta pensó que akel rekurso resultarýa tan provokador ke muy pronto abrýa un ombre lo bastante yntrygado como para vuskar el punto dévyl de su korasón. Pero Remedyos, la vella, avandonada a la vuena de Dios, se kedó vagando por el desyerto de la soledad syn kruses a kuestas, madurando en sus ondos sylensyos sin rekuerdos, asta una tarde en ke Fernanda kyso dovlar en el jardýn sus sábanas y pydyó ayuda a las de la kasa.Apenas abýan empesado kuando Amaranta advirtió ke Remedyos, la vella, estaba transparentada por una palydés yntensa. -Te syentes mal?, -le preguntó. Remedyos, la vella, sonryó –Al kontraryo -dyjo- nunka me e sentido mejor. Acavó de deciyrlo kuando Fernanda syntyó ke un delykado vyento le arrancó la sábana de las manos y Amaranta trató de agarrarse de las sábana para no kaer, en el ynstante en ke Remedyos, la vella, empesaba a elevarse. Ursula, ya cyega, dejó las sábanas, vyendo a Remedyos, la vella, ke le decýa adyos kon la mano, entre el deslumbrante aleteo de las sábanas que suvýan con eya y se perdyeron kon eya para syempre”. Y al final de su increíble obra Gabo habría escrito: “Makondo era ya un pavoroso remolyno de polvo cuando Aurelyano empesó a desyfrar las syrkunstansyas de su muerte. Abía komprendido ke no saldrýa jamás de ese kuarto pues estava prevysto ke todo lo escryto era yrrepetyble desde syempre y para syempre porke las estyrpes kondenadas a syen anos de soledad no tenýan una segunda oportunydad sobre la tyerra”.Prefiero la versión original.

VER COMENTARIOS
Columnistas