Errores políticos

opinion: Errores políticos

A través de la historia son muchos los políticos que dejaron huella...

Errores políticos

Agosto 14, 2013 - 12:00 a.m. Por: Alberto José Holguín

A través de la historia son muchos los políticos que dejaron huella en beneficio de sus países y aún del mundo. Pero son más aquellos que se dejaron llevar por la ambición y se convirtieron en omnipotentes dictadores. O, peor aún, en despóticas bestias convencidas de ser los amos y señores de todo y de todos. Antes la moda era tomarse el poder por las armas, pero eso ha cambiado por algo más sofisticado. Ahora embrujan al pueblo con falsas promesas y con la doctrina de que la democracia es el menos malo de los sistemas políticos, se hacen elegir popularmente para sacar luego las uñas y cometer toda clase de atropellos y abusos, siendo el primero de ellos aferrarse al poder por tanto tiempo como les sea posible.Mencionar aunque sea a unos pocos no tendría sentido. Mejor recordemos que todos tienen como vínculo común una palabra que ha estado siempre presente en la historia: ambición, que es el “deseo ardiente de conseguir poder, dignidades o fama”.Pero en Colombia estábamos más o menos bien hasta hace unos 20 años, cuando no había reelección presidencial. El nuevo mandatario nombraba ministros y gobernadores y trabajaba desde el primer día tratando de acertar. No tenía la tentación de dar prebendas para ganarse la voluntad popular para que lo reeligieran. Hasta que por medio de un acto político, sin pensar en la patria sino en ellos, los políticos primero crearon el embeleco de la elección popular de alcaldes y gobernadores que ha sido un absoluto desastre por la falta de cultura política de gran parte de la ciudadanía, y posteriormente, de manera oscura, la reelección presidencial. Y entonces todo cambió. ¿Se imaginan ustedes a Ernesto Samper Pizano con su famoso “aquí estoy y aquí me quedo” luchando por ocho años de mandato en vez de cuatro? Fui uribista de tiempo completo y lo consideré un gran mandatario, hasta que lo cegó su ambición de poder. Y Santos, que al principio me gustó, no ha hecho otra cosa desde el primer día de su mandato que tratar de congraciarse con Raimundo y todo el mundo para tratar de ser reelegido porque aparentemente sólo piensa en si mismo. Ojalá no insista, como Uribe, y desista de algo que ya no es de aceptación popular. Las recientes encuestas así lo demuestran.Lo mejor para el futuro de Colombia sería que el Congreso legislará en tal forma que la reelección presidencial sea abolida para siempre.***Coletilla: No le deseo a nadie las últimas semanas que he pasado por problemas de salud. Y por eso es de elemental justicia mencionar la excelente atención y profesionalismo con que en todo momento he sido tratado por el personal vinculado tanto a la Clínica Imbanaco como a Coomeva. La doctora Adriana O’Byrne es una especie de ángel protector y los médicos especialistas, enfermeras y personal subalterno son excelentes. A todos mi eterna gratitud.

VER COMENTARIOS
Columnistas