En el tintero

Junio 11, 2014 - 12:00 a.m. Por: Alberto José Holguín

Este artículo debió publicarse el miércoles 21 de mayo pero por motivos de salud no logré ni acabarlo ni pulirlo. Gracias a la Página de Opinión de El País sale hoy.Las cosas trascendentales ocurridas el domingo de elecciones ya han sido analizadas por los medios hasta la saciedad.Pero eso no significa que haya otras que se quedan en el tintero y que merecen ser comentadas. He aquí algunas:* Después de quedar en nada en 2010, cuando la Corte Constitucional prohibió su tercera elección, infringiéndole la más grande derrota de su vida (la otra fue el hundimiento del plebiscito que era bueno pero fue pésimamente manejado), Álvaro Uribe no se amilanó sino que inició su campaña para no perder el poder. Y nombró a Juan Manuel Santos, su protegido de años, como su candidato para que lo sucediera, con lo que aseguraba la continuidad de su política. Pero se equivocó porque jamás contó con la traición del nuevo mandatario, lo que dio origen a la campaña presidencial más sucia de que se tenga historia. Gran parte de los males que hoy nos aquejan se deben a esa pelea. Pero lo triste es que no fue promovida por gamonales de pueblo, sino por un presidente en ejercicio y un expresidente. No hay derecho. Y ahora que entramos en la recta final viene lo peor. Si gana Santos nada cambiará, insistirá en la paz pero con la debilidad de carácter que lo caracteriza. Y sólo Dios sabe qué pasara si gana Zuluaga, con Uribe sobre su hombro diciéndole qué debe hacer y qué no.* Ha quedado demostrado que los colombianos no gustan de la reelección presidencial. Por eso es el momento de que el Congreso proceda cuanto antes a desmontar ese embeleco creado por politiqueros, que para lo único que ha servido es para incrementar el egoísta deseo del presidente de turno de perpetuarse en el poder.* Óscar Iván Zuluaga fue una especie de doble de Uribe durante la campaña. Los mismos gestos, el mismo tono de voz y el mismo discurso para atacar todas las iniciativas del Presidente. Si llega a ganar Zuluaga, lo cual es muy posible, Dios nos proteja de cómo decide actuar. Con cierta independencia puede ser un buen mandatario, pero en caso contrario será una marioneta movida por las cuerdas de quien tendría el poder detrás del trono. * La frustración del presidente Santos debe ser enorme. Jamás pensó en el riesgo político que está corriendo. Incluso llegó a creer en ganar en la primera vuelta. Y pase lo que pase en la segunda, fue el gran derrotado. Su arrogancia, disimulada con cosas tan ridículas como dormir con los indios en una casa de interés social y hacerse fotografiar con ellos en pijama no gustaron. Y el misterio del proceso de paz fue fatal. Lo que debía firmarse en un año lleva más de uno y medio y a la hora de la verdad nadie sabe nada y no hay nada claro. * Muy exitoso el resultado obtenido por Clara López y Marta Lucía Ramírez. Sin maquinaria, sin presupuesto grande pero con habilidad y simpatía, consiguió cada una casi dos millones de votos, de votos de opinión que son los más importantes porque reflejan la voluntad individual, sin tapujos y sin nada que ocultar; de seguir esa tendencia, se les augura un positivo futuro político.Vamos a ver qué nos deparan los dioses para el 15 de junio. Ojalá sea algo bueno para que de una vez por todas cambie la suerte de este país.

VER COMENTARIOS
Columnistas