El señor Procurador

Julio 06, 2011 - 12:00 a.m. Por: Alberto José Holguín

Una de las acepciones que tiene la palabra ‘señor’ en el Diccionario de la Lengua Española, es la de “persona respetable” y es esa la que tomaré como base de esta nota.La Procuraduría General de la Nación “es la entidad que representa a los ciudadanos ante el Estado y su principal objetivo es velar por el cumplimiento de las funciones impuestas por la Constitución y la ley a los servidores públicos”. De manera que el cargo de Procurador no es ninguna pera en dulce, sino algo complejo que exige que quien lo ejerza tenga las más altas cualidades morales, de seriedad e imparcialidad y conocimiento de la Ley. Por fortuna nuestro Procurador es todo un señor y llena todas esas condiciones. Alejandro Ordóñez, elegido por cuatro años en diciembre de 2008, es considerado una piedra en el zapato por los enemigos del orden y sinónimo de honestidad y profesionalismo por quienes ven en él una esperanza de que la Justicia opere como debe ser. El señor Procurador ha sancionado congresistas, excongresistas, gobernadores, alcaldes y funcionarios de todos los niveles por actos de corrupción, irregularidades administrativas y nexos con grupos ilegales. Y al respecto afirma que “políticamente uno tiene sus convicciones, pero cuando ejerce como Procurador debe aplicar una gran dosis de imparcialidad al tomar decisiones. Algunos tratan de juzgarme por lo que hago como Procurador, pero se preocupan más bien por lo que pienso; creo que no estaban acostumbrados a un Procurador de mi talante.” Casi todas las opiniones del doctor Ordóñez causan revuelo pues son francas y tajantes y no dejan duda de la claridad de lo que piensa. Veamos algunas: * A raíz de un pronunciamiento del Tribunal Superior de Bogotá que le dio la razón, dijo: “Yo soy católico practicante y eso no puede ser desafío para nadie. Por el contrario, es una garantía para el cumplimiento del deber”. * Sobre la elección popular de alcaldes aseguró que “en este tipo de elecciones hay un alto grado de corrupción que hace que muchas veces se compren votos. Hay que hacer cambios a las elecciones para evitar que, por ejemplo, grupos armados ilegales u organizaciones al servicio del narcotráfico financien las campañas de los candidatos”. * Con respecto a la baja participación ciudadana en las elecciones dice que “los colombianos creen cada vez menos en las Instituciones porque las identifican con hechos de corrupción y no hay nada más demoledor para la credibilidad institucional que la corrupción”. Y cuando algunos de sus contradictores lo acusan de ser un Procurador revestido de un conservatismo recalcitrante, que sólo habla a través de sus convicciones religiosas y no estrictamente desde lo jurídico, Ordóñez asegura que las más de 20 mil providencias que profirió como Consejero de Estado demuestran lo contrario.Como un hombre de bien que quiere acertar en medio de tanta corrupción y como un funcionario que trata de que haya justicia en un ambiente tan difícil como el que vivimos, merece ser calificado Alejandro Ordóñez, el señor Procurador. COLETILLA: la racha de amigos fallecidos en las últimas semanas es impresionante. Mi sentido pésame a los familiares de Alberto Bernal, Alonso Botero, Alfonso Castro, León Durán, Henry García, María José de Isaza, María Angela López, Miro Malca, Elvira Rebolledo, Jaime Sánchez, Leonor de Uribe y Leonor de Villegas.

VER COMENTARIOS
Columnistas