De Lourido a Useche

Noviembre 09, 2011 - 12:00 a.m. Por: Alberto José Holguín

Es una lástima que nuestras leyes no permitan nominar para gobernador a quien esté desempeñando dicho cargo, pues Francisco José Lourido habría sido el candidato ideal para seguir rigiendo los destinos del Valle del Cauca hasta finales de 2015, máxime si se tiene en cuenta que a partir de agosto de 2010, cuando fue nombrado para reemplazar al destituido Juan Carlos Abadía, vivió la experiencia que le habría asegurado desempeñar una excelente labor en los próximos 4 años.Fue mucho lo logrado por Lourido en su corto mandato, pero lo más importante fue haberle vuelto a dar categoría al cargo, haberle devuelto la confianza a la gente, infundir respeto y haber gobernado con deseos de servir y sacar delante de sus problemas al Valle, en vez de tratarlo como si fuera algo propio con lo que se puede hacer lo que a uno le convenga o le provoque.En unos cuestionados comicios, Héctor Fabio Useche, quien fue aparentemente elegido gobernador del Valle hace 10 días al derrotar a Jorge Homero Giraldo por menos de 5 mil votos, es un hombre muy de buenas. En primer lugar, porque su otro opositor, Ubeimar Delgado, se convirtió en su principal elector cuando por ambición y mal aconsejado no aceptó renunciar a su fallida candidatura para adherir a Homero, en beneficio del Departamento. Homero habría captado una gran mayoría de los votos que obtuvo Delgado, logrando una cómoda victoria sobre Useche. Y en segundo lugar, porque en vez de encontrar el desbarajuste que dejaron Juan Carlos Abadía y su camarilla, va a recibir un Departamento con metas definidas, ordenado hasta donde lo permiten las circunstancias y con bases sólidas y claras para volverse a destacar en el panorama nacional si aprovecha bien el próximo cuatrienio.Gracias a la gestión de Lourido, Useche, si es que se posesiona, no estará maniatado ni tendrá que lidiar con la carga de las vigencias futuras que empeñaban al Valle financieramente por $650 mil millones hasta el año 2020. Además, encontrará un déficit fiscal reducido de los $80 mil millones que dejó Abadía a unos $15 mil que se calculan para el final de este año. Dios quiera que el nuevo gobernador entienda ésto y se dedique a gobernar para continuar desarrollando con éxito la obra iniciada por su antecesor, quien sale por la puerta grande y merece el aplauso de los vallecaucanos.Es muy poco lo que sé de Useche. Sólo que nació en Bugalagrande en 1974, es odontólogo, fue alcalde de su ciudad y secretario de salud de Juan Carlos Abadía hasta el 2010. Sobre él hay muchas dudas por las malas compañías que siempre lo han rodeado, encabezadas por la de Juan Carlos Martínez. Useche empezará su mandato con el pie izquierdo, lo que hace que todo sea más difícil. Y de él depende que las dudas desaparezcan o se conviertan en tristes realidades.Su programa de gobierno es teóricamente perfecto. Por eso su compromiso es muy grande y de él depende cumplirlo, pero para hacerlo tiene que dejar a un lado a sus malos padrinos, rodearse bien y actuar con seriedad, autonomía e independencia. De lo contrario, será un simple títere de los JC y caerá en los vicios que fueron comunes hasta mediados de 2010. De él depende, hacer un buen gobierno y ser recordado como un mandatario que le cumplió a la ciudadanía que representa. Y de él depende correr el riesgo de una posible destitución que ni le deseo ni le conviene al Valle.

VER COMENTARIOS
Columnistas