Consuelo y Nieves

Septiembre 15, 2010 - 12:00 a.m. Por: Alberto José Holguín

El 21 de Septiembre de 2005, hace la bobadita de cinco años que se fueron volando, dediqué esta columna a las ‘Calicaturas’ que tienen como protagonista a Nieves. En ese entonces quise resaltar la personalidad increíble del personaje creado por el ingenio de Consuelo Lago, personaje que irradiando candor y bondad dice las cosas más ciertas del mundo, y que a través del tiempo se convirtió en figura nacional. Creo que logré mi propósito porque fueron muchas las personas que coincidieron conmigo en que Nieves era excepcional. Hoy, después de tanto tiempo, he querido volver sobre el mismo tema impulsado por el ‘yo no sé qué’ que hace posible cosas tan gratas. Y dentro de cinco años, si Dios nos los da a Consuelo, a Nieves y a mí, espero escribir otra columna sobre este personaje extraordinario y su creadora.En el 2006 Villegas Editores hizo una interesante recopilación de parte de la obra de Consuelo en un librito que vale la pena tener, titulado ‘La política vista por Nieves’. Éstos son algunos de sus pensamientos: “No me hagas más terrorismo, que con los noticieros tengo. *Los narcos y los corruptos son nuestro infierno. *Lo único que detiene un escándalo es otro escándalo. *Antecitos de las elecciones los candidatos sí notan las necesidades del pueblo. *Fidel está requete pasado de moda. *Qué pesadilla, soñé que Venezuela llegaba hasta nuestro mar Pacífico. *Cuidado con las mentiras, que a fuerza de repetirlas se vuelven verdades. *Parece que algunos curas están del lado equivocado del confesionario. *La politiquería acaba con el patriotismo. *Yo sí debo ser muy patriota porque lo bueno de Colombia me alegra y lo malo me duele. *Lo peor de los enemigos de Colombia es que son colombianos. *A la gente se le sube la tensión a medida que suben los precios de los remedios para la tensión. *Dios mío, cuando vaya a votar, méteme la cabeza en el corazón. *Yo quiero una Colombia que no me avergüence. *¿A qué se debe tu ausentismo, Hétor, te volviste senador o qué? *Yo ya ni me acuerdo como era la paz. *Claro que el agua es más importante que el petróleo. *No le aplaudas las picardías a los pícaros. *Les tengo pavor a las computadoras oficiales porque de pronto me dicen que yo estoy muerta. *No se engorde. Ensaye a tomar agua cuando tenga hambre y verá que no tenía hambre sino sed. *Ladrón que roba a su nación, no tiene perdón. *Diosito, si los corruptos te rezan no les creas. *¿Por qué será que a los ex presidentes se les ocurren las buenas ideas cuando ya no son presidentes? *Las manos son para trabajar y para acariciar, no para robar ni para disparar”.Así es Nieves, la simpática, cándida e inteligente muchachita que dice verdades tras verdades y que casi siempre tiene más profundidad en sus raciocinios que muchos de los que se consideran personajes en este país.Hace más de tres décadas un gran amigo mío, ya fallecido, escribió y le dedicó a Nieves un sencillo y bello soneto que creo oportuno recordar. Leámoslo: “Negrita bella, pasuda, maliciosa, inteligente, con mucho de testaruda, con algo de impertinente. -Tu mismo color te ayuda a pasar por inocente, a quedarte fresca y muda cuando punzas a la gente. -Alguien cuenta que saliste del cubilete de un mago, ilusionista sin par... -Mentiras, pues tú surgiste del fondo puro de un lago, cual Venus surgió del mar”.

VER COMENTARIOS
Columnistas