Bien por Guerrero

Bien por Guerrero

Febrero 01, 2012 - 12:00 a.m. Por: Alberto José Holguín

Con la elección de Jorge Iván Ospina la suerte de Cali empezó a cambiar. Y esto se ratificó con creces con la de Rodrigo Guerrero. El primero, como ya lo he dicho otras veces, nos sacó del letargo de casi tres lustros de no hacer prácticamente nada, al tener el valor político de decretar un impuesto de valorización nada popular pues tocaba el bolsillo de todos los caleños, para financiar las 21 megaobras que él consideró indispensables para la ciudad. Y Guerrero llegó en el momento preciso para tratar de transformar a Cali en todos los sentidos. Él cuenta con un gran respaldo ciudadano y con la ventaja de que, dadas sus cualidades personales, infunde la confianza y credibilidad que necesitamos. Para responder a las expectativas creadas y confirmar su seriedad, responsabilidad y sensatez, empezó con pie derecho al nombrar un exelente grupo de secretarios y asesores que serán una garantía para que las cosas se hagan bien.Ya habrá tiempo para hablar del serio compromiso que enfrenta el nuevo alcalde y de las muchas iniciativas que podrá desarrollar en beneficio de Cali. Pero por ahora me limitaré a esbozar algunas de las que flotan en el aire, con la mayoría de las cuales él se manifestó de acuerdo en su campaña. Las megaobras ya iniciadas deben terminarse cuanto antes, olvidando la excusa del atraso en el recaudo del impuesto, lo que ocurre en todas partes y debe estar previsto en los flujos de fondos respectivos. Y cuanto antes deben iniciarse algunas que no debieron ser aplazadas, entre las que considero prioritarias éstas: *La ampliación de la vía que va del Colegio Bolívar a La Vorágine, pasando por el bello Parque de la Salud en Pance. Esta obra, de carácter puramente social, es el mejor regalo que se le puede dar a un pueblo ávido de diversiones sanas; tiene una extensión de sólo 5 kilómetros y un costo de 25 mil millones de pesos. *La construcción de la doble calzada en la vía al mar, desde la Portada hasta el Retén Forestal, entrada a Cali que es un descrédito pues parece una trocha o un camino de herradura; son menos de 6 kilómetros con un costo de 82 mil millones. *La continuación de la Circunvalar de la Carrera 70 a la 122, con la que se soluciona parcialmente el problema del embotellamiento del sur; son casi 8 kilómetros con un costo de 127 mil millones.En futuras columnas me referiré a otras obras que hacen la diferencia entre una buena y una mala calidad de vida, como el huequerío, el nudo de la Carrera 80 con Quinta, varios puentes sobre la misma vía, el tren de cercanías y la Autopista Bicentenario. Así mismo a temas como seguridad, convivencia, civismo y el esperpento del negociado de los cientos de policías acostados que nos dieron el campeonato mundial en inútiles reductores de velocidad. Bien por Rodrigo Guerrero, quien ha iniciado exitosamente su gestión. Le deseo que con el apoyo de la ciudadanía y de su magnífico equipo de colaboradores, logre su objetivo de volver a colocar a Cali en la ruta del progreso que tuvo por tantos años y que últimamente se nos olvidó.***Coletilla: En las pocas semanas que lleva en el cargo el nuevo secretario de Tránsito, Alberto Hadad, ha dado muestras de que ahora las cosas cambiarán y que tanto el complejo gremio de los transportadores como los conductores de toda clase de vehículos, deberán respetar las normas vigentes, de las que hasta ahora no han hecho sino burlarse.

VER COMENTARIOS
Columnistas