Absurdos

Absurdos

Mayo 08, 2013 - 12:00 a.m. Por: Alberto José Holguín

* Democracia venezolana. Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, dijo hace algunos días que no daría la palabra a los diputados de la oposición hasta que no declaren que reconocen a Nicolás Maduro como legítimo presidente de la República Bolivariana. Pero más triste que esa arbitrariedad es el hecho de que ningún país del mundo se haya pronunciado sobre semejante atropello. No sé si eso se llamará alcahuetería, cobardía o como sea, pero es una vergüenza para las naciones libres del mundo.* Tasas de intermediación. Las tasas de intermediación financiera vigentes en Colombia son un verdadero absurdo auspiciado por el Estado en beneficio de los conglomerados bancarios y en detrimento de la población. Pongo un ejemplo real e irrefutable. En mi caso personal, en el mes de abril pasado, el Banco en el que desde hace años tengo una cuenta corriente me ofreció, después de mucho pataleo, el 4,81% de interés efectivo anual como tasa de rentabilidad para un CDT. Pero ese mismo Banco, en ese mismo mes, me cobró el 31,13% de interés efectivo anual por el uso de mi tarjeta de crédito. El margen de intermediación fue del 26,32%, posiblemente el más alto del mundo en naciones que, como Colombia, tienen una inflación controlada. Si eso no es un abuso, yo no se que es.* Pago del impuesto de rodamiento. A los políticos y empleados oficiales colombianos les encanta cambiar las cosas que están funcionando bien. Eso ocurrió con el impuesto de rodamiento de vehículos, cuya liquidación y pago antes se tramitaba con el Centro de Diagnóstico Automotor que funcionaba a las mil maravillas, en forma ordenada y eficiente. Ahora todo es un caos. La cacareada página web para liquidarlo es un desastre y las colas para cancelarlo son eternas. Todo debido a la improvisación de las autoridades departamentales que resolvieron cortar de tajo lo que funcionaba bien y meterse en una aventura para la que no tenían preparación ni experiencia. Las víctimas, como siempre, son los ciudadanos.* Reelección presidencial. En países como el nuestro, la reelección del Presidente de la República no es buena, en la misma forma que nunca lo fue la elección popular de alcaldes y gobernadores. Y hay numerosos motivos, siendo tal vez el más importante, el que el mandatario de turno dedique muy buena parte de su primer período de 4 años a ganarse a cualquier precio la voluntad de la gente para lograr su objetivo de ser reelegido por 4 años más. Y esto se hace, como en el caso de Álvaro Uribe, reformando la Constitución o, como en el caso de Juan Manuel Santos, tratando de darle gusto a Raimundo y todo el mundo. Me dirán que el sistema funciona en Estados Unidos y en algunos países de Europa, lo que es cierto. Pero no podemos olvidar las enormes diferencias que existen entre nuestra democracia y la de esas naciones, ni los niveles de cultura ciudadana tan distintos que tenemos.* Prescripción. Los primos Nule y los hermanos Moreno Rojas casi acaban con las finanzas de Bogotá. Y la quiebra de Interbolsa es tan grande que aún se desconocen sus verdaderas consecuencias. Explotaron los escándalos, pasa y pasa el tiempo y nada concreto de nada. No se les declara inocentes pero tampoco se les condena como culpables, mientras los abogados de los sindicados dilatan y dilatan. Sería el colmo que estos casos prescribieran por desidia de nuestros tribunales de Justicia.

VER COMENTARIOS
Columnistas