Comenzó la tercera ronda de negociaciones entre el Gobierno y el ELN, y por lo que se ve, las expectativas son cada vez más notorias. A pesar de ello, el país debe mantener los ojos sobre un proceso en el cual está la posibilidad de terminar para siempre con la violencia que durante más de medio siglo practicaron las guerrillas.