No pasarán muchas décadas antes de que el mundo comprenda que la riqueza de un país no la determinará la cantidad de petróleo que tenga, ni el oro que se extraiga de sus minas ni las reservas económicas que lo respalden. A la cabeza del ranking de potencias mundiales estarán las naciones con mayor biodiversidad, que además hayan garantizado su conservación.