Xi Jimping, el nuevo nombre del poder en China

Xi Jimping, el nuevo nombre del poder en China

Noviembre 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | EFE
Xi Jimping, el nuevo nombre del poder en China

Xi Jimping, nuevo hombre fuerte del ‘gigante asiático’, es hijo de un connotado líder socialista de mediados del siglo pasado y es del sector más conservador del partido.

El jefe del Partido Comunista será el nuevo presidente del gigante oriental en marzo. Además, se renovó el 60 % de las directivas.

El vicepresidente de China, Xi Jinping, fue ratificado como el máximo líder de su país para los próximos diez años, al asumir desde el jueves las riendas de la Secretaría General del Partido Comunista (PCCh) y la Presidencia de la Comisión Militar Central, tras un congreso partidista en el que fue renovado el 60% de los miembros.Un Xi sonriente y, en apariencia, muy cómodo ante las cámaras, encabezó la fila de miembros del nuevo Comité Permanente -el máximo órgano dirigente del PCCh- al presentarse ante la prensa internacional como el futuro relevo del aún presidente chino, Hu Jintao.Xi también se hizo cargo de la Comisión Militar Central, el máximo órgano al frente de las Fuerzas Armadas, después de que Hu optara por renunciar también a este puesto.Ello supone que el nuevo líder contará con una mayor capacidad de actuación en el principio de su mandato de la que tuviera Hu, cuya primera etapa en el poder se desarrolló bajo la sombra de su predecesor, Jiang Zemin, después de que éste se mantuviera al frente de la Comisión Militar Central dos años después de haber abandonado el poder.Con el mando sobre el Partido y las Fuerzas Armadas, Xi queda ya al frente de los dos principales brazos de los tres en que está dividido el poder chino.El tercero, el Estado, quedará bajo su cargo en marzo próximo, cuando la Asamblea Nacional lo nombre nuevo presidente de China en sustitución de Hu, un momento que dará fin al proceso de transición de la “cuarta a la quinta generación” de líderes comunistas.El papel de XiComo principal mandatario, Xi jugará un papel decisivo para decidir cómo responde China a desafíos como la crisis económica global, las desigualdades sociales, la fuerte contaminación o las disputas territoriales con sus vecinos en la región de Asia Pacífico.En su discurso de presentación en el Gran Palacio del Pueblo en Pekín, Xi dijo que: “Lucharemos para hacer realidad el deseo de la gente de una vida mejor”.Admitió que el Partido Comunista afronta serios problemas, desde la “corrupción y aceptación de sobornos”, a “la desconexión con el pueblo” y el “énfasis indebido en la burocratización y las formalidades”.“El Partido puede estar orgulloso, pero no caer en la complacencia, y nunca nos dormiremos en los laureles. El pueblo chino ansía una mejor educación, empleos más estables, más ingresos, mayor seguridad social, mejores cuidados de la salud, mejores condiciones de vivienda y un medio ambiente mejor”, declaró Xi, en un discurso que marcó un fuerte contraste con el estilo acostumbrado de Hu Jintao.Aunque el mundo permanece expectante, la renovación de un 60 % de los miembros del Partido Comunista, aún más conservadores, no hace pensar que haya cambios radicales.Además de su “número dos”, Li Keqiang, de talante más moderado, han quedado integrados personalidades como Zhang Dejiang, de 66 años y formado en Corea del Norte, o Liu Yunshan, de 65, al frente del Departamento de Propaganda. Aún así, en redes sociales, los chinos encontraban razones para creer que con este relevo habrá mejoras sustanciales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad