Víctimas piden al papa Francisco castigar a responsables de abuso sexual en la Iglesia

Víctimas piden al papa Francisco castigar a responsables de abuso sexual en la Iglesia

Marzo 15, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP
Víctimas piden al papa Francisco castigar a responsables de abuso sexual en la Iglesia

El papa Francisco, durante su misa inaugural con los cardenales, en la Capilla Sixtina.

Víctimas exhortaron al papa Francisco a que ordene inmediatamente la publicación de todos los documentos confidenciales sobre sacerdotes pederastas.

La elección de un nuevo pontífice pudiera ayudar a sanar las heridas dejadas por la crisis de abuso sexual en la Iglesia Católica, pero las víctimas consideran que eso sólo se logrará si el papa Francisco castiga a los sacerdotes responsables y a la jerarquía que les protegió. Algunos esperan que la conocida humildad y la benevolencia social del pontífice jesuita lleven a una era de mayor transparencia y renovada fe. Sin embargo, un número mayor están exhortando al nuevo líder de la Iglesia a que expulse a cardenales estadounidenses que encubrieron a sacerdotes pederastas, se disculpe formalmente y ordene la publicación de los archivos confidenciales de todas las diócesis. La desconfianza también ha sido azuzada por varios acuerdos multimillonarios pagados por los jesuitas en años recientes, entre ellos 166 millones de dólares en el 2011 a más de 450 aborígenes americanos y de Alaska que fueron víctimas de abusos en escuelas jesuitas en la región del Pacífico Noroccidental. Ese acuerdo causó la bancarrota de la Compañía de Jesús en la provincia de Oregón. No está claro cuánta experiencia directa ha tenido el papa Francisco, un cardenal argentino, lidiando con clérigos abusadores en Latinoamérica, donde la magnitud del escándalo ha sido más callada. No obstante, cuando estalló la crisis él hizo más estrictos los requisitos para hacerse sacerdote y ahora el 60% de los que presentan su solicitud son rechazados, le dijo a la AP su biógrafo autorizado, Sergio Rubin. Su predecesor Benedicto XVI estaba a cargo, antes de ser elegido papa, de la oficina del Vaticano que lidiaba con los casos de abuso sexual por el clero y fue la fuerza motriz de varias políticas al respecto implementadas en el pontificado de Juan Pablo II. Esas políticas han sido insuficientes para la mayoría de las víctimas, que dicen que van a monitorear al nuevo papa y sus acciones. Elsie Boudreau, una esquimal yup'ik, fue víctima de abusos sexuales durante nueve años por un sacerdote jesuita en una diminuta aldea en el norte de Alaska. Boudreau llegó a un arreglo en su caso en el 2005 y ahora es una trabajadora social que ayuda a otras 300 víctimas de abusos sexuales en Alaska. Ella se enteró que funcionarios del Vaticano sabían que ese jesuita era un abusador desde antes que ella naciese, dijo. "Si el papa Francisco le expulsase y expulsase a todos los otros sacerdotes perpetradores y a aquellos que encubrieron los delitos y enviase un mensaje claro a todo el mundo en la Iglesia, entonces yo pensaría que quizás habrá cambios", dijo Boudreau, de 45 años, que ahora vive en Anchorage. "Pero no pienso que vaya a suceder jamás. No hay un registro de historiales". Otras víctimas exhortaron al papa Francisco a que ordene inmediatamente la publicación de todos los documentos confidenciales sobre sacerdotes pederastas. "El papa tiene la oportunidad de implementar justicia verdadera, cambios y transformación a una Iglesia desgarrada por el escándalo y la violación de niños", dijo Billy Kirchen, uno de 550 demandantes que buscan acceso a los archivos de la archidiócesis de Milwaukee. "El cambio real tiene que provenir del papa". Esther Miller, que fue integrante de un acuerdo de compensación de más de 660 millones de dólares en el 2007 entre más de 50 sacerdotes abusadores, más de 500 víctimas y la arquidiócesis de Los Angeles, también se mostró exigente. "La mayoría de los cardenales dicen que él ya se ganó sus corazones. Eso está bien, ¿pero qué pasa con los feligreses? ¿Qué pasa con los sobrevivientes de abusos?", afirmó. "Pienso que sus acciones tienen que hablar con más fuerza que sus palabras".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad