Venezuela rechaza la suspensión de Mercosur

Venezuela rechaza la suspensión de Mercosur

Diciembre 02, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co / AFP
Venezuela rechaza la suspensión de Mercosur

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez.

La canciller Delcy Rodríguez dijo que "es un golpe de Estado al Mercosur y constituiría una agresión a Venezuela de dimensiones realmente muy graves".

Venezuela denunció como un "golpe de Estado" la decisión de sus socios del Mercosur de suspenderlo como estado miembro, lo que representa la más dura sanción de un ente internacional en medio de la crisis interna.

Lea también: Cancilleres de Mercosur confirman suspensión de Venezuela como miembro pleno

"Es un golpe de Estado al Mercosur y constituiría una agresión a Venezuela de dimensiones realmente muy graves", dijo este viernes con enfado la canciller Delcy Rodríguez en rueda de prensa, aclarando que su país aún no ha sido notificado.

Sin embargo, sus homólogos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay aseguraron este viernes en un comunicado haber informado a Rodríguez sobre el "cese a Venezuela del ejercicio de los derechos inherentes a la condición de Estado Parte" del bloque.

Al denunciar una ley de la selva que está destruyendo al Mercosur, la ministra señaló que Caracas "no reconoce este acto írrito" que empuja al grupo a la ilegalidad.

Rodríguez advirtió además que la rica nación petrolera -sumida en una grave crisis política y económica- "seguirá ejerciendo la presidencia legítima del mecanismo y participará con derecho a voz y voto en todas las reuniones como Estado Parte".

La suspensión se produjo al cumplirse este jueves el plazo de tres meses que los fundadores del grupo dieron al gobierno de Nicolás Maduro para que incorporara a su legislación una serie de disposiciones comerciales y políticas, incluida la de respeto a derechos humanos.

La sanción regirá hasta que se convenga con Venezuela "las condiciones para restablecer el ejercicio de sus derechos como Estado Parte", añadieron los cancilleres.

Venezuela -que ingresó al bloque en 2012- sostiene que algunos de los compromisos de adhesión chocan con su normativa interna, si bien el martes se dijo dispuesta a suscribir uno de los convenios pendientes, relacionado con aranceles comunes y libre circulación de bienes.

La suspensión se avizoraba desde que los otros integrantes bloquearon en julio el acceso del país caribeño a la presidencia semestral del grupo, fundado en 1991. En septiembre ocuparon la vacante de forma colegiada y plantearon el ultimátum.

El internacionalista argentino Gabriel Puricelli explicó a AFP en Buenos Aires que Venezuela fue incluida como miembro pleno aún cuando no había completado los requisitos, gracias a un entorno político favorable de gobiernos de izquierda.

Lea también: Mercosur suspende a Venezuela por incumplir acuerdos

Esa realidad cambió con la llegada al poder de presidentes liberales de centro-derecha en Brasil y Argentina, con lo cual, según Puricelli, "dejó de existir la voluntad política de mantenerlo" en condiciones excepcionales.

La oposición venezolana aseguró que la medida también ocurre porque Maduro "desconoce" al Parlamento -bajo control de sus adversarios-, que debía refrendar los acuerdos de adhesión.

En medio de un duro intercambio verbal con sus socios, Venezuela dijo el miércoles que activó un mecanismo de resolución de controversias del bloque ante lo que llamó "agresiones" y "hostigamiento".

Pero Puricelli no cree que el país pueda presentar un caso legal dentro del Mercosur porque "está en falta" por incumplimiento de compromisos.

Aunque los miembros del grupo no vinculan directamente la sanción con la crisis interna, ésta supone la censura más fuerte de un ente internacional contra Venezuela en medio de la conflictividad política y la debacle económica, agravada por la caída de los precios del petróleo.

Maduro ha enfrentado este año una ofensiva de la oposición para anticipar su salida del poder mediante un referendo revocatorio -cuyo proceso fue suspendido en octubre- o un anticipo de las elecciones presidenciales previstas para 2018.

El presidente venezolano acusa en particular a Argentina, Brasil y Paraguay de confabularse, dentro de un complot liderado por Estados Unidos, para destruir la "revolución bolivariana" del fallecido expresidente Hugo Chávez (1999-2013).

Los tres países han denunciado violaciones de derechos humanos por parte del gobierno de Maduro, como el encarcelamiento de opositores, lo que a su juicio le impide ser parte del Mercosur.

Pero incluso antes de su ingreso, Venezuela ya era visto como un socio incómodo por Paraguay, cuya suspensión en 2012 allanó el camino para la entrada del país petrolero.

La medida contra Asunción ocurrió luego de un juicio parlamentario que destituyó al presidente Fernando Lugo, aliado de Chávez.

"Venezuela entra al Mercosur por una ventana, no por una puerta (...), en el marco de una maniobra que echó a Paraguay para poder meter a Venezuela en una forma poco decorosa??", afirmó este viernes el secretario ejecutivo de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática, MUD, Jesús Torrealba.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad