Venezuela, país con una gran riqueza mal administrada

Venezuela, país con una gran riqueza mal administrada

Marzo 05, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Venezuela, país con una gran riqueza mal administrada

La inflación del país es la más alta de la región, de cada 100 artículos para el consumidor, 20 están escaseando.

Si la oposición llega al poder las relaciones comerciales volverán a repuntar, pero si hay continuidad en el modelo 'chavista' el panorama será igual, dicen analistas.

Venezuela terminó el año 2012 con un gasto público desbordado, que aumentó más del 40 %, respecto al 2011, una inflación de 20 % y una producción de petróleo menor de la esperada.Esta situación, a juicio de analistas económicos, muestra que este país tiene una de las economías más frágiles de América Latina, situación que puede agravarse con la desaparición del presidente Hugo Chávez.El exministro de Comercio de Colombia, Jorge Humberto Botero, afirmó que la fragilidad de la economía venezolana se presenta porque depende del petróleo que ha tenido un precio con tendencia a la baja y una producción menor de lo esperada. “El motor de la economía está en serio problemas, el gasto público está desbordado, gastaron mucho para reelegir a Chávez y eso es insostenible”, explicó el analista.Para Botero, perdure o no el chavismo, lo que cabe vaticinar para Venezuela es un desempeño económico muy malo y una situación social crítica, dado que durante 2013 y 2014 el Gobierno no podrá mantener los niveles de gasto público. Al cierre del primer semestre del 2012, el gasto del Estado aumento 66,6 %.El exministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, Venezuela es uno de los países de peor desempeño económico de Latinoamérica, pues no ha logrado superar los problemas cambiarios, tiene tasas de cambios múltiples, control de precio de importaciones y dificultades para generar inversión. “Las condiciones económicas son muy difíciles y es una economía estatatizada, porque el alto porcentaje de la inversión es pública y la economía depende del Estado y del petróleo”, explicó.A su juicio, un nuevo modelo económico para Venezuela dependerá de lo que pueda pasar en las próximas elecciones de este país, dado que si triunfa la oposición lo esperado sería un cambio en la política, lo que tendrá implicaciones para toda Lationamérica. “Un posible cambio de modelo sería volver a los principios de libre comercio, a tener confianza para el desarrollo de inversión privada. Sería regresar a las épocas buenas en las relaciones entre Colombia y Venezuela donde había certeza en las reglas de juego”, dijo.En cualquier caso, explicó Zuluaga, Colombia sabrá cómo lidiar con lo que suceda con Venezuela. “En el evento de que tenga continuidad el chavismo tendremos un comercio administrado, pero relativamente prospero y un andamiaje jurídico que soporta ese esquema, por lo que no vaticino grandes cambios y Colombia seguirá siendo proveedor importante para Venezuela”, afirmó.Pese a estas opiniones, el Estado venezolano afirma que las condiciones económicas de ese país no están mal. Según el Banco Central de Venezuela, la economía habría crecido 5,5 % en el 2012 y la inflación cerró en 19,9 %, menor de los esperado. Las cifras de la entidad indican que la actividad económica no petrolera creció 5,7% y que el sector petrolero lo hizo en 1,4%.También destacan que el desempleo a noviembre se situó en 6,4 % y que entre los años 1999 y 2012 se crearon más de tres millones de puestos de trabajo en ese país. “El empleo formal subió a 57,5% y el informal decreció a 42,5 %”, dice el Banco Central.Según la Comisión Económica para América Latina, Cepal, entre los años 2002 y 2010 la pobreza disminuyó en Venezuela al pasar de 48,6% a 27,8%, mientras que la pobreza extrema pasó de 22,2% a 10,7%, lo que se traduce en un descenso de 11,5%.Sin embargo, otro panorama presenta la oposición. Según Marino González, secretario de la Mesa de la Unidad, la inflación del país es la más alta de la región, de cada 100 artículos para el consumidor, 20 están escaseando, las entidades públicas no hacen aumentos salariales hace tres años, el país produce 7% menos alimentos que cuatro años atrás. Y la producción de las empresas públicas disminuyó casi 7 % con respecto al año 2011.“Durante el año 2012, el desempleo y la informalidad se mantuvieron en niveles similares a los de 2011. Esto significa que el 50% de la población activa se encuentra en situación de precariedad laboral”, dijo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad