Venezuela padece una guerra no declarada por el hampa

Venezuela padece una guerra no declarada por el hampa

Enero 12, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Juan Francisco Alonso | Corresponsal de El País en Caracas
Venezuela padece una guerra no declarada por el hampa

El miércoles pasado los venezolanos marcharon por las calles de Caracas para pedir que cese la violencia y la inseguridad que padecen. Con bombas blancas protestaron por el homicidio de la exreina y actriz Mónica Spear y sy exesposo en un robo.

El asesinato de la exreina Mónica Spear y su exmarido evidenciaron esta realidad. Piden fortalecer a las autoridades.

Los ojos de medio mundo se han volcado a Venezuela por la mezcla de dos de circunstancias que han inundado titulares de prensa: la fama, de vieja data, de ser tierra de reinas y la segunda, más reciente, como una de las naciones más peligrosas del mundo. El asesinato, el pasado día de Reyes de la ex Miss Venezuela, Mónica Spear, y su exesposo, el empresario Thomas Henry Berry, evidenció el problema de la inseguridad que padecen los venezolanos. La pareja fue asesinada por un grupo de criminales que trataron de robarla, cuando el vehículo en el que viajaban desde los Llanos hacia Caracas se accidentó en la autopista Valencia-Puerto Cabello, en el estado de Carabobo.El crimen provocó una ola de consternación e indignación de tal magnitud, que forzó al presidente Nicolás Maduro a realizar una convocatoria sin precedentes que incluyó a los gobernadores y alcaldes, hasta los de la oposición, para debatir el tema de la violencia criminal, reunión a la que participó su principal rival, Henrique Capriles. Maduro habló de un asunto al que su antecesor, el fallecido Hugo Chávez, buscó evitar. ¿La razón? Consideraba que sus adversarios lo usaban como un arma para perjudicarlo, aún cuando el número de homicidios bajo los 13 años de su mandato no hizo sino crecer, al pasar de 4.500 en 1998 a 16.000 en 2012, según cifras oficiales. Según las extraoficiales superó los 21.000.“Yo asumo mi responsabilidad al máximo, pero también hago un llamado a quien quieran venir a matar por que va a tener (como) respuesta mano de hierro con autoridad democrática”, expresó el Mandatario el pasado martes, marcando distancia con el desaparecido líder bolivariano.Chávez apenas a mediados de 2012, cuando su tercera reelección, reconoció que el problema de la violencia criminal era “grave” y lanzó la Gran Misión A Toda Vida Venezuela, a la que presentó como “una política de Estado” que buscaba combatirla por todos los frentes. Sin embargo, para muchos la iniciativa -la vigésima, que incluía la reforma del sistema judicial, la depuración policial y modificaciones legislativas- era más que otro listado de buenas intenciones.Maduro, en cambio, desde la campaña electoral celebrada para escoger al sucesor de Chávez sí ha hablado directamente del tema y prometió que se convertiría en el “presidente de la paz”, pues “garantizar la paz en nuestros barrios es una prioridad, así lo ha asumido el Gobierno Bolivariano”. Y nada más ser declarado vencedor de los controversiales comicios, lanzó el Plan Patria Segura. Con este nuevo plan envió a la calle a más de diez mil militares para combatir el delito y aunque el ministro del Interior, Miguel Rodríguez Torres, apenas la semana pasada aseguró que gracias a este se había reducido en 17 % el número de homicidios, el caso de Spear obligó a Maduro a reconocer que a finales de 2013 se había producido “un repunte” de la violencia.Según el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV), organización integrada por profesores de siete universidades, el año pasado se rompió otro récord y en el país 24.673 personas perdieron la vida cuando eran asaltados o secuestrados, con lo cual la tasa de homicidios se ubicó en 79 por cada 100 mil habitantes.Las causas de la violenciaPara la exmagistrada del Tribunal Supremo, Blanca Rosa Mármol de León, “Aquí no hay prevención ni control sino improvisación en materia criminal” y continuó: “Sacando a todos los policías e incluso a los militares a la calle no se resuelve el problema. Con alcabalas y más patrullaje no se erradica el delito, simplemente hace que se mude de un sitio a otro”. “¿Por qué Venezuela muestra cifras de homicidios como si fuera un país en guerra? Por varias razones: Una es que se incentivó la delincuencia cuando el fallecido Hugo Chávez llegó al poder y dijo que comprendía que los pobres robaran para no morir de hambre; y el otro factor es que tenemos una policía judicial en malas condiciones, con funcionarios mal pagados y con pocos recursos, por lo que la policía termina escogiendo los casos que investiga en lugar de procesar todos”, señaló la penalista.El catedrático de Derecho Penal, Alberto Arteaga Sánchez, sumó a la lista de disparadores de la violencia la falta de castigo. “El factor fundamental que explica el incremento alarmante de la inseguridad, de la violencia y del delito en general es la impunidad. Más del 90 % de los homicidios queda impune”.La Fiscalía, en su informe de 2009, admitió que sólo 6 de cada 100 casos de delitos comunes que conoció, entre los que figuran los homicidios, los llevó ante un juez. El reconocido penalista Fermín Mármol García, entretanto, agregó factores de orden moral y político. “Hay varias razones por las que Venezuela se convirtió en un país violento. La primera es que los dirigentes no dieron el debido ejemplo. No fueron honestos, no trabajaron por la convivencia ciudadana ni por el diálogo (…) A eso hay que sumarle la corrupción campante y que se fortaleció en un sistema como el venezolano, personalista, presidencialista (…) Además la seguridad ciudadana no fue prioridad. El Gobierno prefirió dedicarse a exportar su revolución, a crear alianzas políticas con los países no alineados, a vender petróleo”.¿Qué esperar?Menos de 72 horas después de ocurrido el crimen contra Spear y su exesposo las autoridades, que movilizaron 50 policías y dos fiscales, habían capturado a siete sospechosos, dos de ellos menores de edad; y no descartaban que otros dos más estuvieran involucrados. Sin embargo, en el país reinaba la sensación de que la rápida y contundente actuación lo que buscaba era calmar los ánimos.El miércoles en una manifestación estudiantil en el Metro de Caracas se vio una pancarta que decía “una cara famosa, miles de víctimas anónimas”. Precisamente la consternación que provocó este crimen hizo que no pocas víctimas desconocidas aprovecharan para salir a las calles de la capital venezolana el miércoles, en la marcha convocada por los artistas para exigir a las autoridades medidas contra el hampa. “Es lamentable que el Gobierno solo haya reaccionado porque la víctima era alguien conocido internacionalmente, pareciera que los miles de víctimas anteriores no valen nada. Solo espero que este suceso sea un punto de inflexión y que el país exija a sus gobernantes medidas para protegernos a todos”, afirmó Francisco Fernández, quien el pasado 30 de diciembre fue asaltado junto a su mamá en una zona acomodada de Caracas y a plena luz del día.Por su parte, Sara de González, madre de un niño de 5 años, admitió que está pensando en irse del país tras este crimen. “No puede ser que uno ande con miedo siempre. Ya yo no salgo en la noche más que lo imprescindible por miedo, aunque eso no es garantía de nada porque me han atracado en el día y en el autobús para ir al trabajo”. La inseguridad, así como el estilo de Gobierno chavista, ha motivado a miles de venezolanos a dejar su país y algunos, como la artista Gaby Espino, avisan que no volverán mientras a la gente solo la roben, sino que la maten para ello.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad