Vanuatu declara estado de emergencia tras ciclón Pam

Marzo 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP
Vanuatu declara estado de emergencia tras ciclón Pam

Vanuatu, golpeado por el ciclón Pam, es un archipiélago de más de 80 islas en el Pacífico Sur, conocido por su belleza tropical y sus volcanes aunque también muy pobre en las zonas rurales.

El gobierno sigue tratando de evaluar el verdadero alcance de los daños causados por el ciclón Pam, de categoría 5, el cual dejó incomunicado el archipiélago.

El archipiélago de Vanuatu declaró este domingo el estado de emergencia tras el paso del ciclón Pam, uno de los peores desastres naturales ocurridos en la región del Pacífico Sur y del que las autoridades tratan de evaluar el alcance. El balance oficial de víctimas en la capital, Port Vila, era este domingo de seis muertos. Pero según los cooperantes esto no es más que una pequeña fracción de las víctimas que ha habido en todo el país, formado por unas 80 islas, y donde las comunicaciones siguen cortadas en la mayor parte del archipiélago. El gobierno sigue tratando de evaluar el verdadero alcance de los daños causados por el ciclón Pam, de categoría 5, la máxima, que el viernes por la noche golpeó Vanuatu con ráfagas de hasta 320 km/h. La ONU dispone de informaciones no confirmadas que dan parte de 44 muertos en una sola provincia, y según Oxfam, el ciclón dañó el 90% de las casas de Port Vila. El archipiélago tiene una población de unos 275.000 habitantes. "Ésta podría ser una de las peores catástrofes nunca vistas en el Pacífico; el alcance de las necesidades humanitarias es enorme" , y "hay comunidades enteras que han sido barridas" , dijo el director de Oxfam para Vanuatu, Colin Collet van Rooyen. El presidente de Vanuatu, Baldwin Lonsdale, describió la tormenta como "un monstruo que ha devastado nuestro país" , con la voz entrecortada al describir la destrucción ocurrida en Port Vila. "La mayoría de los edificios han sido destruidos, muchas casas, escuelas e instalaciones sanitarias" , dijo el dirigente a la BBC desde Japón, donde asistía precisamente a una conferencia internacional sobre prevención de catástrofes naturales cuando se produjo el ciclón. El mandatario pidió ayuda a la comunidad internacional. Los cooperantes han dibujado un panorama desolador de casas destruidas, árboles arrancados y carreteras cortadas, tras lo que la portavoz de UNICEF Alice Clements describió como "15 a 30 minutos de terror absoluto" . "La gente no tiene agua ni electricidad, la situación en este momento es desesperada. La gente necesita ayuda" , dijo la portavoz a la AFP . "La gente está recogiendo fruta del suelo, y después tendrá que echar mano de raíces. Luego no les quedará más comida" , añadió. "Hay casas y pueblos enteros que han sido barridos por completo" , apuntó Chloe Morrison, portavoz de la ONG World Vision, que se encontraba en Port Vila. "Esas casas eran construcciones más bien frágiles, que no tenían ninguna posibilidad de resistir a un ciclón de categoría 5" , explica. Miedo a las enfermedades Las asociaciones de ayuda humanitaria temen la falta de alimentos y los problemas de salud, dadas las difíciles condiciones en los centros de acogida para los damnificados. "En la mayoría de centros de evacuación, mujeres y niños están apiñados como sardinas en lata, por lo que las cuestiones de la salud y la seguridad van a ser primordiales en las próximas semanas" , explicó Nichola Krey, de Save the Children. La ayuda internacional empezaba a llegar. Un avión militar australiano logró aterrizar en el aeropuerto de la capital, con comida y medicamentos. Un avión militar neozelandés llevó también comida, y un aparato francés cargado con material de ayuda salió de la cercana Nueva Caledonia. Francia, Australia y Nueva Zelanda están coordinando la asistencia. Francia debe evaluar la situación, y Australia y Nueva Zelanda, que enviarán en total cuatro aviones a la zona, responderán a las necesidades prioritarias de la población, según anunciaron las autoridades francesas desde Noumea, capital de Nueva Caledonia. El Reino Unido por su lado ha prometido una ayuda de dos millones de libras, y del lado de Estados Unidos, Susan Rice, consejera de seguridad nacional, escribió en Twitter: "Estaremos ahí para ellos". El ciclón Pam cruzó la principal isla de Vanuatu, donde viven más de 65.000 personas, y un grupo de islas situadas al sur, que cuentan con 33.000 habitantes. En el archipiélago polinesio de Tuvalu, a unos 1.500 km al noreste de Vanuatu, cerca de la mitad de los 11.000 habitantes se vieron afectados por el ciclón, según su primer ministro, Enele Sopoaga.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad