Uruguay, pionero en la legalización de la marihuana

Uruguay, pionero en la legalización de la marihuana

Julio 06, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Patricia Lee - Corresponsal de El País
Uruguay, pionero en la legalización de la marihuana

El Gobierno de Uruguay planea legalizar la venta de marihuana para evitar que los adolescentes consuman pasta base de cocaína.

El Gobierno de Uruguay planteó un proyecto que propone empezar a producir marihuana para así controlar su distribución y consumo.

Uruguay pateó la pelota al ser el primer país del mundo que se dispone a producir marihuana para regular el consumo personal, abriendo un amplio debate nacional e internacional.El gobierno del presidente José Mujica enviará al Parlamento un proyecto de ley que otorga al Estado el monopolio de la producción, distribución y venta de marihuana. La propuesta es parte de un paquete de quince medidas denominado “estrategia por la vida y la convivencia”, que aumenta las penas para el tráfico de pasta base -equiparándolas con las de homicidio-, y plantea la reducción de la edad de imputabilidad a los 16 años, entre otras.De esta forma, Uruguay sería el primer país latinoamericano en legalizar la marihuana con fines que exceden lo terapéutico, como ocurre en Canadá y en varios estados norteamericanos.Estado reguladorEl Estado tendría el control de la producción y la distribución del consumo interno. Los consumidores se inscribirían en un registro a través del cual recibirían hasta 30 gramos mensuales, y no contemplaría la legalización del auto cultivo, la principal demanda de los consumidores. El propósito es separar la comercialización de marihuana de la de otras drogas como la pasta base.El secretario Nacional de Drogas, Julio Calzada, dijo en entrevista con El País desde Montevideo, que no se trata de despenalización sino de “regulación del mercado, que implica ablandar de alguna manera los aspectos más duros de la política de fiscalización y control. Entre el prohibicionismo y la legalización hay una posibilidad, que es la de la regulación, porque se trata de una sustancia que tiene riesgos potenciales muy importantes para que circule libremente”.Añadió que para lograr este propósito será necesario controlar el financiamiento, la producción y el acopio para todo el año. “De esta manera controlaríamos el conjunto de la cadena de producción, elaboración, almacenamiento, distribución, y quedaría la venta, la relación directa con los usuarios”, explicó. No al auto cultivoLa marihuana es la cuarta droga más extendida en Uruguay. Más de 300.000 personas declararon haber probado marihuana al menos una vez, lo que representa el 10% de la población. La mitad de estos usuarios fuman entre uno y dos cigarrillos diarios.“Necesitamos controlar la producción, es decir, que no se produzcan más de 30.000 kilos al año, o 2.500 kilos al mes, y que nadie consuma más de 30 gramos mensualmente, que es el límite que creemos que hay que establecer, porque más allá de esa cantidad, tendría serios problemas de salud, psíquicos y físicos”, dijo el Secretario. RepercusionesEl anunciado proyecto de ley desató una polémica internacional. La Organización de Naciones Unidas, ONU, alertó que si el Gobierno de Uruguay sigue adelante con él, se consideraría como una “grave violación” de la Convención Única de Naciones Unidas sobre Estupefacientes. Yuri Fedotov, director de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), dijo que la posición de Uruguay es “decepcionante”.La diputada argentina Victoria Donda, del Frente Amplio Progresista, afirmó que “el artículo 19 de la Constitución dice que toda acción en contra de uno mismo no puede ser penada por la ley”.“Uruguay está a la vanguardia en un tema muy difícil de abordar producto de una penetración cultural de Estados Unidos de meternos en la cabeza que la mejor forma de combatir las adicciones era con la guerra total a las drogas, cuyo único resultado fue aumentar las adicciones”, concluyó.Ante las críticas, el Secretario Calzado respondió que “quienes trabajamos en esto sabemos que la posición de la ONU es inflexible porque no propone alternativas en relación con el fracaso de una política. alternativa”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad