Urge cooperación en la frontera venezolana

Mayo 28, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Juan Francisco Alonso Corresponsal de El País en Venezuela
Urge cooperación en la frontera venezolana

El viernes pasado, la canciller de Colombia, María Ángela Holguín, y su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, se reunieron para acordar mayor vigilancia en la frontera.

Sectores del país vecino denuncian que la presencia de las Farc ha incrementado. ”Los anuncios no son suficientes”.

El ataque que el pasado lunes lanzó el Frente 59 de las Farc contra el Ejército colombiano, a pocos metros de la frontera con Venezuela y donde murieron doce militares, puso otra vez en el tapete la supuesta tolerancia y hasta respaldo del gobierno de Hugo Chávez al grupo subversivo. A pocos minutos de conocerse la noticia, el presidente Juan Manuel Santos llamó a su homólogo y “mejor amigo” para informarle sobre sus sospechas de que los atacantes salieron de su lado de la frontera y posiblemente regresaron allí para refugiarse. La respuesta del líder bolivariano no se hizo esperar: “No vamos a permitir incursiones de ninguna fuerza armada en territorio venezolano”. Para los diputados a la Asamblea Nacional por los estados fronterizos Zulia y Táchira, los opositores Juan Romero y Leomagno Flores (respectivamente), los señalamientos de las autoridades colombianas de que las Farc tienen campamentos en el país son una verdad del tamaño de una montaña. “Los habitantes de la zona fronteriza son víctimas de vacunas, secuestros y hostigamientos por parte de grupos irregulares colombianos, los cuales controlan un tercio del territorio del Táchira”, afirmó Flores.Por su parte, Romero indicó que la presencia subversiva no es nueva, pero se ha ido extendiendo con el paso del tiempo. “Antes los guerrilleros y los paramilitares se ubicaban en las zonas montañosas, pero ahora circulan libremente por localidades como Paraguachón, Ciudad Losada y Machiques”. Ambos legisladores coincidieron, además, en denunciar que las prácticas de los subversivos también han cambiado. “Primero utilizaban el territorio de Venezuela para refugiarse solamente, luego comenzaron a extorsionar para financiar su estadía y ahora hasta planifican sus actos criminales aquí. Esto es fácil de comprobar, basta con mirar las cifras de delitos y ver cómo han ido creciendo”.Falta cooperación¿Las medidas anunciadas por Caracas son suficientes para que enterrar el sambenito que apoya a las Farc? Para Rocío San Miguel, directora de Control Ciudadano (organización no gubernamental especializada en temas de Defensa y Seguridad Ciudadana), la respuesta es contundente: no. Sin dudar responde que aún “se requiere de una mayor cooperación militar entre ambos países”. La exmiembro de la Comisión Nacional de Fronteras recordó que los más de 2.000 kilómetros de fronteras entre Colombia y Venezuela tienen un alto interés estratégico no sólo para las guerrillas, sino para las bandas de delincuentes organizados, debido que su geografía les sirve de refugio y también de sitio para preparar sus actividades. Por ello abogó por reforzar el intercambio de información entre los cuerpos de seguridad y de Defensa. “En una situación de diálogo fluido entre las fuerzas armadas de ambos países si se hubiera registrado un hecho como el de la semana pasada, el Ejército colombiano habría notificado al venezolano para que éste lo apoyara y eso no ocurrió en este caso, pese a que el ataque de las Farc duró más de una hora”, agregó. Sin embargo, existen otras voces que defienden el compromiso asumido por el Gobierno venezolano. Tal es el caso del exembajador de Venezuela en Bogotá, Pavel Rondón, quien sostiene que la actuación de la administración del presidente Chávez es una demostración inequívoca de que él jamás ha respaldado a ni a las Farc ni a otro grupo irregular. “Las medidas de reforzamiento de la seguridad en la frontera que está anunciando el Ejecutivo son las adecuadas”, agregó. Al tiempo que puso en duda que las versiones de que el ataque contra el batallón del Ejército colombiano haya sido planificado desde Venezuela, pues “la zona de la Guajira donde ocurrió el hecho no es fácil que se oculten 100 o 200 hombres armados”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad