Una brasileña de 114 años es la persona más anciana del mundo

Mayo 18, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE

El secreto de la longevidad de Maria es una dieta sana, que en su caso consta de un panecillo cada mañana que acompaña de café, una pieza de fruta y un ocasional vaso de leche con aceite de linaza.

La brasileña Maria Gomes Valentim, de 114 años y 313 días, es la persona más anciana del planeta, informó este miércoles la organización británica Guinness World Records.Gomes Valentim, nacida en julio de 1896 en Carangola (Brasil), ha superado por 48 días de edad a la estadounidense Besse Cooper, anterior portadora del récord mundial y que ahora se tendrá que conformar con el título de la persona con más años de Norteamérica.La anciana brasileña se casó con Joao Valentim en 1913 y, antes de enviudar 33 años más tarde en 1946, tuvo un hijo que le dio cuatro nietos, siete bisnietos y cinco tataranietos.El secreto de la longevidad de Maria es una dieta sana, que en su caso consta de un panecillo cada mañana que acompaña de café, una pieza de fruta y un ocasional vaso de leche con aceite de linaza.Valentim dice que tiene unas "manos fuertes" que le permiten comer por sí misma y, de vez en cuando, tomarse un vasito de vino."Recibir una solicitud de una mujer nacida durante el reinado de la reina Victoria y antes de que existiera la Ford (...) ya es extraordinario, pero el hecho de que sea brasileña lo hace aún más especial", declaró el director del Guinness, Craig Glenday.Valentim es la primera brasileña en recibir este título que certifica su longevidad. Glenday hizo hincapié en que nunca habían tenido una solicitud de longevidad que resultara exitosa en el país sudamericano.A falta de evidencia documental que dotara de relevancia a los hechos, las demandas que la organización había recibido desde Brasil para dar el título a otros mayores de cien años nunca fueron ratificadas hasta la llegada de Maria Gomes Valentim."Los aspirantes deben tener una prueba de vida original, expedida como máximo veinte años después de su nacimiento, y también han de probar que la persona viva hoy en día es la misma en el certificado original", explicó Robert Young, asesor de gerontología del Guinness.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad