Un hombre asesinó dos policías en Nueva York y luego se suicidó

Diciembre 21, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP
Un hombre asesinó dos policías en Nueva York y luego se suicidó

Policías en formación saludan al paso de los vehículos que transportan los cuerpos de los dos agentes de policía asesinados en Nueva York.

Al parecer el acto fue cometido como manera de venganza por la muerte de Eric Garner, un hombre de raza negra que hace unos días fue asesinado por un policía.

Un hombre que anunció en Internet sus planes de disparar a dos "cerdos" en represalia por la muerte de Eric Garner emboscó a dos policías en una patrulla y los mató a balazos el sábado a plena luz del día, antes de correr hacia una estación del tren subterráneo, donde se suicidó, dijeron las autoridades. El atacante, Ismaaiyl Brinsley, de 28 años, escribió en una cuenta de Instagram: "Voy a poner alas a cerdos hoy. Ellos mataron a uno de nosotros, matemos a dos de los suyos", según dos fuentes. Utilizó las etiquetas 'Shootthepolice' ('dispara a la policía') RIPErivGardner y RIPMikeBrown. Brinsley se aproximó a la ventana del pasajero de una patrulla y disparó a la cabeza a los agentes Rafael Ramos y Wenjian Liu, indicó la policía. Los agentes estaban en un patrullaje especial en la sección Bedford-Stuyvesant de Brooklyn. "Ellos fueron, simplemente, asesinados... un blanco por su uniforme. ... Fueron emboscados y asesinados", dijo el comisionado de policía William Bratton, quien lucía pálido y afectado durante una conferencia de prensa en un hospital. La inesperada y extraordinaria violencia conmocionó a la ciudad, provocando una respuesta del presidente, Barack Obama, durante sus vacaciones y escaló la mala sangre acumulada durante semanas entre la policía y sus detractores, después de las decisiones de dos jurados de instrucción de no procesar a agentes de policía por las muertes de Eric Garner en Nueva York y Michael Brown en Missouri. Garner y Brown eran negros, mientras que los agentes que los mataron eran blancos. Manifestantes en todo el país realizaron distintas protestas tras los veredictos de sendos jurados. El líder del sindicato de policía de Nueva York, por su parte, declaró que hay "sangre en las manos" de los manifestantes y del alcalde de la ciudad. Brinsley salió corriendo tras disparar. Varios agentes le persiguieron hasta una estación de metro, donde se disparó en la cabeza mientras se cerraba la puerta de un tren lleno de gente. En la escena se recuperó una pistola plateada, dijo Bratton. "Éste puede ser mi último mensaje", escribió en la cuenta de Instagram que incluía una imagen de una pistola plateada. El mensaje tenía más de 200 votos, pero también muchas personas le reprochaban sus palabras. Bratton confirmó que Brinsley realizó en Internet declaraciones "muy graves" contra la policía, pero no proporcionó detalles sobre los mensajes. Bratton dijo que la policía estaba investigando si Brinsley había acudido a mítines o manifestaciones, así como por qué había decidido matar a los agentes. Brinsley era negro, mientras que los agentes eran uno asiático y otro hispano, según la policía. El alcalde, Bill de Blasio, dijo que el asesinato de Ramos y Liu había golpeado el corazón de la ciudad. "Nuestra ciudad está de luto. Nuestros corazones pesan", dijo De Blasio, que habló con voz suave y los ojos húmedos. "Es un ataque sobre todos nosotros". Decenas de policías de uniforme formaron en tres líneas ante la entrada del hospital, en una línea que llegaba hasta la calle. Los agentes levantaron la mano en saludo silencioso al paso de las dos ambulancias que transportaban los cuerpos de los dos agentes. El alcalde ordenó que las banderas ondeasen a media asta. En un comunicado, el secretario de Justicia federal Eric Holder condenó el asesinato de los policías calificándolo como insensato y un "abominable acto de barbarie". La tragedia puso fin a un extraño viaje de Brinsley, que comenzó en Maryland el sábado por la mañana. Primero fue a la casa de una exnovia en un suburbio de Baltimore, a la que hirió por disparos. La policía dijo que se dieron cuenta de que el agresor estaba escribiendo en la cuenta de Instagram de la mujer amenazas contra policías de Nueva York. Las autoridades de la zona de Baltimore enviaron un aviso a la policía neoyorquina, que lo recibió unos minutos demasiado tarde, indicó Bratton. Registros judiciales muestran que Brinsley tenía un historial de arrestos por varios cargos en Georgia, incluidos atraco, robo en tienda, llevar un arma oculta, conducta escandalosa y obstrucción de la justicia. Bratton dijo que la última dirección conocida del homicida estaba en Georgia, pero que tenía algunos vínculos en Brooklyn.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad