Ultimátum de tres días a ciudades gadafistas para que se rindan

Agosto 30, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I EFE

Así lo anunció el presidente del Consejo Nacional de Transición libio (CNT), Mustafa Abdulyalil.

El presidente del Consejo Nacional de Transición libio (CNT), Mustafa Abdulyalil, dio este martes un ultimátum de tres días a las ciudades que continúan fieles al coronel Muamar al Gadafi, para que se rindan de manera pacífica.Asimismo, afirmó que si para el sábado no se producía una rendición pacífica en esas ciudades, entre ellas Sirte, el CNT recurriría a la fuerza militar, dijo Abdulyalil en una rueda de prensa televisada desde Bengasi, en el este del país.En una rueda de prensa ofrecida en la localidad de Bengasi, capital rebelde y en el este del país, el responsable insistió en que Sirte tiene de plazo hasta el fin de la fiesta del Aid, con la que culmina el mes de ayuno sagrado, o Ramadán."Las negociaciones prosiguen con los líderes de la ciudad para tratar de lograr la rendición de la ciudad sin combates", explicó Abduljalil."Esta es la última oportunidad. El plazo expirará el último día del Aid. A partir del sábado, si no se ha llegado a un acuerdo pacífico, pondremos en marcha la opción militar", agregó antes de subrayar su esperanza de no tener que recurrir finalmente a la violencia.Situada a unos 360 kilómetros al este de Trípoli y cuna del escondido líder libio, Muamar Gadafi, Sirte es el último gran bastión gadafista, junto a algunas bolsas de resistentes al sur de Trípoli.Al tiempo que Abduljalil lanzaba su advertencia, las fuerzas rebeldes proseguían este martes su acantonamiento y aprovisionamiento en los alrededores de la localidad de Sirte, en espera de ese posible asalto final.Según explicó a Efe un comandante militar, algunos pelotones han logrado avanzar cerca de treinta kilómetros, y colocar un nuevo puesto de control más al oeste de la localidad de Ben Jawad, que marca la posición más avanzada rebelde.A partir de ese punto, la circulación de todo vehículo ha sido prohibida, explicaron a Efe los rebeldes.El tráfico es, no obstante, fluido a lo largo de toda la carretera que parte desde TrÍpoli hacia el oeste, por la que transitan todoterrenos, camiones y otros vehículos cargados de tropas y pertrechos bélicos.La calma en la zona es la nota común, solo rota por algunos disparos esporádicos.Empieza plan para desarmar a la poblaciónSin embargo, el CNT ya inició un plan para desarmar a la población y poner a todas las milicias bajo el mando único del Consejo Militar en Trípoli, anunció este martes el ministro rebelde de Interior, Ahmad Darrat.En una rueda de prensa ofrecida en el hotel Corintia de la capital libia, este representante también expresó que la Policía regresó a las calles de la ciudad para garantizar el normal desarrollo del tráfico y el regreso a la normalidad en la vida cotidiana.Según Darrat, el citado consejo, liderado por el coronel Mahmud Sherif, también ha abierto un operativo para perseguir a los supuestos leales al escondido líder libio Muamar al Gadafi, que pudieran estar aún en la ciudad.Al parecer, los rebeldes cuentan con listas de nombres, barrio por barrio, de presuntos gadafistas a los que ya han comenzado a buscar, detener y desarmar."Vamos a poner a todas las milicias bajo el mando militar y a recoger todas las armas en manos de la población. La ciudad es ya segura y esos disparos que oyen de vez en cuando son solo muestras de celebración", afirmó.En ese esfuerzo, las nuevas autoridades en Trípoli han colocado grandes carteles en la plaza Verde y otros puntos de la ciudad en la que exigen a los libios que dejen de disparar al aire para evitar accidentes.En la noche del pasado lunes, una celebración de este tipo a cargo de un pelotón rebelde que irrumpió en la referida plaza acabó con dos uniformados heridos de bala.La masiva presencia de armas en la calle, donde casi cualquier libio porta un fusil, ha sido señalada por los expertos como una de los potenciales problemas para la transición pacífica en Libia, una vez que todo el paÍs esté en control rebelde.Los diversos pelotones y milicias han tenido acceso casi libre a los depósitos de armas del régimen, y muchas están en manos de jóvenes y adultos sin apenas experiencia.Además, son una potencial herramienta de coacción en manos de grupos que ya han comenzado a criticar algunas de las decisiones de las nuevas autoridades civiles rebeldes.Darrat también se felicitó este martes por el regreso de la Policía a las calles de la capital, por donde ya pasean con sus impolutos trajes blancos."El llamamiento para el regreso de los agentes ha tenido una gran respuesta" , afirmó Darrat, quien no obstante no se atrevió a precisar el número de agentes que han retomado su actividad."La entradas y salidas de la ciudad están aseguradas. Además, se ha montado una operación de seguridad en la ciudad, como podrán comprobar. No lo subestimen", afirmó.La presencia de los policías, que ha podido constatar Efe, ha proporcionado a la ciudad un aire de normalidad ante el fin del mes de ayuno de Ramadán, que concluye en Libia esta noche.Esta percepción se ha visto reforzada por el hecho de que numerosas tiendas han comenzado a abrir en diferentes puntos de Trípoli.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad