UE prefiere una salida política en Afganistán

Diciembre 19, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Diego Muñoz | Corresponsal de El País
UE prefiere una salida política en Afganistán

Cautela. Expertos consideran que la retirada de las tropas extranjeras de Afganistán debe ser “con cuidado” para evitar una fuerte arremetida terrorista.

Para los países europeos, el balance de la guerra les ha dejado pérdidas.

Los 1.500 soldados australianos que se encuentran en Afganistán bajo el mando de la Otan beberán cerveza gratis por cuenta de su Gobierno hasta final de año. Cualquiera diría que lo hacen para celebrar la Navidad, pero no, Australia es uno de los países que no va a retirar a sus hombres, al menos en los dos próximos años, como sí lo han anunciado Alemania y España.A diferencia de los avances “frágiles” que ha dejado la intervención militar, según el informe presentado por el presidente Barack Obama el pasado jueves, los dos Gobiernos europeos han hecho un balance sobre el costo y el beneficio y la balanza se ha inclinado hacia las pérdidas. Por esta razón, Alemania y España se han sumado a los pronunciamientos de los altos dirigentes de la Unión Europea (UE) que prefieren al largo plazo una salida negociada al conflicto en lugar de aumentar el pie de fuerza.Los que se vanLos países de la Otan se comprometieron en la Cumbre de Lisboa a transmitir la responsabilidad de la seguridad a las tropas afganas en el 2014.Para ese año se habrán marchado todos los alemanes. Guido Westerwelle, ministro germano de Exteriores, dijo que su deseo era que los militares comenzaran a salir de Afganistán poco antes de vencerse el acuerdo de Lisboa, pero las tropas alemanas iniciarán su partida en 2011, quizá para finales. Será una salida progresiva.Alemania tiene 4.500 efectivos, de los 150.000 soldados extranjeros que hay en Afganistán. “Hemos perdido siete soldados en abril, de los que están apoyando la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad y trece más han resultado heridos de gravedad y somos el tercer país con más soldados”, comentó Westerwelle.En Alemania como en España la participación de las tropas en la misión de la Otan ha sido muy impopular, no sólo por las víctimas que se cuentan a cuentagotas, sino también por los costos de mantener a sus hombres en plena crisis económica.Apoyo institucionalLa Eurocámara no se ha quedado atrás. También ha criticado la estrategia estadounidense y sobre todo los que ha llamado “errores de apreciación” de las tropas internacionales en Afganistán al “infravalorar” a los talibanes y haber sobreestimado la capacidad del Gobierno de Kabul para garantizar la seguridad.“Creo que es el momento de plantear otra estrategia -dijo la Alta Representante para la UE, Catherine Ashton- pues no podrá haber salida militar sostenible en Afganistán, sin instituciones de gobierno estables y si no hay un marco de seguridad que mantenga unido al país. Creo que es el momento de ver otras opciones, como la de la negociación con la participación tanto de las autoridades afganas como de los talibanes”.La UE está preocupada por el costo del conflicto ya que desde 2001 hasta 2009 se han invertido más de 300.000 millones de dólares, unos 576,9 billones de pesos.Y con la crisis actual, a los países les cuesta más destinar fondos para algo que ya comienzan a ver con recelo por lo prolongado y la falta de resultados.A España, por ejemplo, la misión de despliegue de 1.477 militares le ha costado 474 millones de euros este año (1,2 billones de pesos) y 2.040 millones de euros desde 2002 (5,1 billones de pesos) cuando inició la participación, según la ministra de Defensa, Carme Chacón. Además, este año, nueve militares perdieron la vida en misiones dentro del territorio afgano.“El compromiso español- agrega la ministra- confirmado en la pasada Cumbre de la Otan en Lisboa es que ha comenzado el principio del fin de la presencia española en Afganistán. No hay plazos concretos para retirar las tropas. España se irá cuando haya cumplido los objetivos y estamos dispuestos a transferir nuestras responsabilidades en Badghis y Herat en 2011 y seguir en 2012. Pero eso no significa la retirada automática, ésta se hará de manera progresiva”.España hace parte de los 27 países que tras la conferencia de Kabul en julio pasado, acordaron potenciar las acciones del Gobierno afgano para poder transmitirle la responsabilidad de la seguridad y aumentaron la partida de fondos de apoyo de 160 a 200 millones de euros al año.La Alta Representante para la UE advierte que “también queremos que cualquier solución a largo plazo a la crisis afgana debe tener como punto de partida el interés de los afganos en su seguridad interior, la protección civil, el desarrollo económico y social, la adopción de medidas concretas para la erradicación de la pobreza, el subdesarrollo y la discriminación contra las mujeres”.Reclamos a Estados UnidosLos eurodiputados lamentan que el continuo deterioro de la seguridad ha hecho que las labores de desarrollo pasen a un segundo plano y que los afganos perciben cada vez más a las tropas internacionales como fuerzas de ocupación.La UE considera que para que haya una solución política, debe darse tiempo a que una nueva estrategia contra la insurgencia “obtenga resultados”, de acuerdo con el calendario anunciado por Obama.Otro de los aspectos que preocupa al organismo europeo es que considera como ineficiente el reclutamiento de efectivos policiales afganos ya sea por su analfabetismo o por el alto consumo de droga entre los reclutados. La Eurocámara pide que la UE y la Otan creen un programa de formación de policías a gran escala.También las críticas están dirigidas a los Estados Unidos y en especial al Ejército por dejar el control del suministro de la ayuda en el sector privado afgano porque entienden que ello “alimenta la corrupción y la extorsión, porque los señores de la guerra, la mafia local y los comandantes talibanes acaban aprovechándose de una buena parte de los 2.200 a 3.000 millones de dólares que representa la logística militar en Afganistán”.Un año después de la decisión de enviar 30.000 soldados más de apoyo a las tropas en Afganistán, Estados Unidos considera que los resultados se están viendo, que las fuerzas aliadas han logrado avances tangibles contra el eje conformado por los talibanes y Al Qaeda.Sin embargo, hay voces que consideran que no hay avances significativos y que aun los talibanes cuentan con medios con los cuales suelen dar golpes importantes a las fuerzas extranjeras.Da la impresión que si no hay un golpe efectivo de las tropas norteamericanas, se pueden ir quedando solos. También porque, tras años de desgaste, varios de sus aliados de la Otán están comenzando a apostar por una salida negociada.Orden inciertoExiste una muy limitada oportunidad de éxito en Afganistán, a menos que Pakistán enfrente a los insurgentes que operan en su territorio. Pakistán se ha convertido en el lugar escogido por Al Qaeda para reagruparse y contraatacar, luego de las derrotas en Afganistán.Las tropas extranjeras se han concetrado en el sur de Afganistán, en el corazón de la insurgencia. Esto ha dejado la puerta abierta en el norte, donde grupos armados han aprovechado para retar al Gobierno de Kabul.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad