Ucrania sigue en medio de una sensación de guerra

Abril 27, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Patricia Lee | Corresponsal de El País
Ucrania sigue en medio de una sensación de guerra

Prorrusos armados inspeccionan un vehículo cerca de Slovyansk, este de Ucrania. Los acusan de querer controlar el país.

La crisis en el país avanza de una manera amenazante y el tiempo de la paz y de las negociaciones se agota. Rusia permanece vigilante.

La crisis en Ucrania aumenta de manera amenazadora, con más víctimas esta semana y una sensación de que la guerra acecha en el horizonte.La semana que pasó murieron cinco personas en enfrentamientos entre los rebeldes separatistas pro rusos y las fuerzas de seguridad del gobierno de Kiev. En Donetsk, Jarkov y Lugansk, se mantenían las ocupaciones de edificios y plazas públicas, mientras que, del otro lado de la frontera, las tropas rusas iniciaban “ejercicios” militares. En el occidente del país, otra cantidad de edificios se mantienen en manos de fuerzas irregulares y en Kiev, la Plaza Maidan sigue ocupada por las carpas.El acuerdo firmado por Rusia, Ucrania, la Unión Europea y Estados Unidos el 17 de abril en Ginebra, Suiza, en el que se comprometían a desbaratar las organizaciones armadas ilegales y liberar todos los edificios públicos ocupados, fracasó sin haberse implementado, entre mutuas acusaciones de Kiev y Moscú por el incumplimiento. El Kremlin hace responsable a las fuerzas de seguridad ucranianas por los muertos de la semana, al tiempo que Arseni Yatseniuk, el primer ministro, acusó a Rusia de preparar la “tercera guerra mundial”. Mientras que los ruidos de sables se hacen más fuertes en los dos lados de la frontera: las fuerzas rusas iniciaban “ejercicios” militares en las regiones cercanas a Ucrania, y EE. UU. desplegaba, por primera vez desde el final de la guerra fría hace 25 años, 600 soldados en Polonia y los países bálticos, una pequeña cantidad, pero con un fuerte simbolismo, ya que nunca antes se habían establecido tropas de la alianza atlántica en territorios vecinos a Rusia, mientras barcos de la OTAN también realizaban ejercicios en el mar Negro. Donetsk, el centro del enfrentamientoViacheslav Ponomarev, el nuevo alcalde auto nombrado de la localidad de Slaviansk en la región de Donetsk, sirvió en las Fuerzas Armadas de la Unión Soviética en la flota del norte basada en el Ártico y desde entonces es dueño de una fábrica de jabón. Ahora se ha convertido en la cara pública de la milicia pro rusa que ha ocupado los edificios públicos de Slaviansk. Apenas tomó el cargo, pidió al presidente Vladimir Putin que envíe tropas de paz y armas a la región. Los hombres de Ponomarev capturaron al periodista de EE. UU. Simon Ostrovsky, al cual luego liberaron. El jueves señaló que 2500 residentes se habían armado para defender la ciudad y que muchos de ellos incluyen veteranos de la Unión Soviética.Donetsk es el centro de la rebelión del sur oriente de Ucrania contra el nuevo gobierno de Kiev. Con 4.3 millones de residentes, un 10 % de la población ucraniana, es la zona más industrial del país, el premio mayor que se disputan los separatistas y las fuerzas oficiales. Los rebeldes de Jarkov, Donetsk y Lugansk exigen la federalización y un referéndum para definir el estatus en relación con Kiev. Si bien Rusia niega toda participación en los eventos del sur oriente ucraniano, los hombres armados y enmascarados que aparecen en las fotos responden a las fuerzas pro rusas. Pero al mismo tiempo, sin la activa o pasiva participación de la población, estos grupos no podrían tomar y controlar durante semanas las sedes administrativas locales. Esto fue evidente en Slaviansk y Kramatorsk, cuando la población, mujeres, niños, jubilados, salieron a las calles y pararon los tanques enviados desde Kiev a reprimir, sin disparar un solo tiro. Es que, a diferencia de las protestas en la plaza Maidan de Kiev a comienzos de año, las del sur oriente ucraniano tienen un carácter más económico y social. En Donetsk, la vida parece transcurrir su cauce normal, a pesar de los hombres que ocupan la sede gubernamental y que proclamaron la República Popular de Donetsk. En localidades como Slaviansk y Kramatorsk, la calma ha sido alterada por los acontecimientos armados. Pero la realidad es que un profundo descontento recorre la región, estimulado por la grave crisis económica, con fábricas cerradas, desempleo y salarios equivalentes a cien dólares (200 mil pesos). La comparación con las regiones vecinas de Rusia, donde los salarios son dos y tres veces más altos, es un aliciente para las tendencias separatistas, no tanto por el deseo de cambiar las fronteras, ni por cuestiones ideológicas, sino por la necesidad de superar las dificultades económicas.Denis Pushilin, jefe de la República Popular de Donetsk, informó que la región votará el 11 de mayo en un referéndum su soberanía, junto con la región de Lugansk. La pregunta será: “¿Apoya usted la independencia de la República popular de Donetsk?”. Según Pushilin, la soberanía le permitirá establecer relaciones federales o confederales con cualquier país, sea este Rusia o Ucrania, o mantenerse independiente.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad