Ucrania busca un presidente para salir de la crisis política

Mayo 25, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Patricia Lee, enviada especial a Ucrania
Ucrania busca un presidente para salir de la crisis política

Milicianos prorrusos en vehículos blindados patrullan las ciudades tomadas.

Este domingo se escogerá al nuevo mandatario del país, que tiene como reto apagar los ánimos separatistas.

Con la Plaza Maidan ocupada por las carpas y hombres de distintas agrupaciones armadas que patrullan los alrededores en Kiev, con las administraciones de Donetsk y Lugansk tomadas por los rebeldes separatistas prorrusos, las elecciones ucranianas transcurrirán este domingo en un clima de ansiedad, temor y deseos de que el nuevo presidente electo logre sacar al país del pozo en el cual se hundió.Todo parece indicar que Petro Poroshenko, el multimillonario conocido como el “rey del chocolate”, ganará la elección, aunque no se sabe sí en primera o segunda vuelta del 15 de junio. La segunda podría ser Yulia Timochenko, la “princesa del gas”, quien fuera la líder de la revolución naranja de 2004-2005. Hay muchas incertidumbres en estas elecciones, después de tres meses en los cuales el país cambió por completo: el 22 de febrero Victor Yanukovich dejó el poder, el 16 de marzo Crimea votaba su independencia y se reincorporaba a Rusia, y hace dos semanas, las regiones del Este, Donetsk y Lugansk, proclamaron en un referendo su independencia.Hay 35 millones de votantes, pero está en duda hacer comicios en Donetsk y Lugansk, que representan el 10% y el 5% del electorado, respectivamente. Con enfrentamientos armados en Slaviansk, Kramatorsk y Mariupol, todavía no se sabe si las autoridades de Kiev lograrán realizar las elecciones en algunas partes de las dos regiones. “Somos una república independiente, no tenemos por qué realizar las elecciones de un país vecino”, dijo Klavdia, la vocera de prensa de la autoproclamada República Popular de Donetsk. Para Evguen Kurmashov, del Instituto Gorshenin de Kiev, la falta de participación de Lugansk y Donetsk, o de parte de ellas, “puede afectar la legitimidad de las elecciones pero no su legalidad. Si bien va a ser muy difícil que estas regiones participen en su totalidad, algunos sectores van a votar, pero mucha gente se quedará en casa por miedo”. Para el analista, es probable que las elecciones se realicen en dos vueltas, porque a pesar de que Poroshenko está adelante en todas las encuestas, no se sabe si logrará superar el piso del 50%. También es una incógnita el desempeño de Yulia Timochenko, pues si bien aparece muy por debajo del primero en los sondeos, “siempre dio un salto a último momento y subió en relación con los resultados de las encuestas”. Poroshenko, la esperanzaEste empresario, uno de los hombres más ricos de Ucrania, es definido como un “camaleón” político, que supo participar de los gobiernos opuestos de Víctor Yushenko y de Víctor Yanukovich. Partidario de la integración con Europa, sus negocios sufrieron un golpe cuando Rusia, principal mercado de sus chocolates Roshen, prohibió su importación. Participó de las manifestaciones en la Plaza Maidán, pero pese al apoyo de la Unión Europea y Estados Unidos, se cree que podrá negociar con Rusia.La particularidad de Poroshenko, según el analista Oleg Vostrik, es que es el único líder de la Plaza Maidán que se presenta como candidato con opciones de ganar. “Lo bueno de Poroshenko es que no es radical, lo critican porque atrae expartidarios de Yanukovich, pero también están con él personas que trabajaron con Timochenko y se alejaron de ella”. La exprimer ministro Yulia Timochenko no está en su mejor momento. Liberada de la prisión en febrero tras la huida de Yanukovich, la líder ya no es popular en la Plaza Maidán de hoy. “Es Yanukovich con faldas”, dice Mijail, un hombre con traje militar que hace guardia en la Plaza Maidán.Tercero está Serguei Tigipko, que es más popular en oriente gracias a su pasada alianza con Yanukovich, del cual fue ministro de Economía, y miembro del Partido de las Regiones, del que renunció después de la caída del ¨Presidente, pero se verá afectado por la caída de la participación electoral en zonas prorrusas. DesafíosEl nuevo presidente deberá responder a los desafíos de un país cada vez más dividido, con un enfrentamiento armado que para algunos ya es una guerra civil, una grave crisis económica y con el proceso de integración a la Unión Europea.Por ahora, el presidente Vladimir Putin ha dicho que las elecciones son un primer paso en el sentido correcto, al tiempo que las tropas rusas se retiraron de la frontera y el Kremlin no reconoce aún la independencia de Donetsk y de Lugansk, como lo piden sus dirigentes. Pese a la influencia de Rusia, los hechos en el oriente de Ucrania han tomado una velocidad propia. Los nuevos dirigentes continúan avanzando y ya hablan de la Novorossia, es decir, de la unión de Lugansk y Donetsk, y de la posible extensión de la nueva formación estatal hacia otras regiones del sur como Dnipropetrovsk, Nikolaev y Odesa.Todo dependerá de la capacidad del nuevo gobierno de encontrar un diálogo con estas regiones, que por ahora, no existe. En Kiev hablan de descentralización, en el oriente hablan de federalización, confederación e independencia.“Ucrania se ha convertido en una plaza de guerra entre Rusia y Occidente”, dice Oleg Vostrich. Por eso estas elecciones, decisivas, serán apenas un episodio en esa guerra no resuelta.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad