Triunfo de Macri complica la reelección de la Kirchner

Triunfo de Macri complica la reelección de la Kirchner

Agosto 05, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Patricia Lee, corresponsal de El País en Buenos Aires
Triunfo de Macri complica la reelección de la Kirchner

Mauricio Macri, el empresario y alcalde de Buenos Aires fue reelegido con una votación mayor a la obtenida hace cuatro años.

La clara victoria de Macri es la continuidad de una seguidilla de derrotas para el Gobierno Nacional, en vísperas a las primarias del 14 de agosto y de las elecciones presidenciales del 23 de octubre, en las cuales la presidenta Cristina Kirchner aspira a ser reelecta.

“Surgió un nuevo liderazgo político nacional”, concluyó el politólogo Joaquín Morales Solá al analizar los resultados que permitieron reelegirse a Mauricio Macri (64,25%) en la segunda vuelta de los comicios para la Alcaldía de Buenos Aires, derrotando al candidato de Cristina Kirchner, Daniel Filmus (35.75%). “Con elecciones mejores que las de hace cuatro años, cuando fue electo, el jefe de gobierno porteño se convirtió también en un referente insoslayable de la política nacional”, dijo el analista.La clara victoria de Macri es la continuidad de una seguidilla de derrotas para el Gobierno Nacional, en vísperas a las primarias del 14 de agosto y de las elecciones presidenciales del 23 de octubre, en las cuales la presidenta Cristina Kirchner aspira a ser reelecta. Tres semanas antes, Macri, que ya lleva cuatro años gobernando la ciudad, se impuso por 20 puntos de diferencia sobre el candidato oficial en la primera vuelta y reportó una segunda victoria en la crucial provincia de Santa Fe, donde su candidato Miguel del Sel, un humorista sin estructura partidaria, peleó cabeza a cabeza por la Gobernación, mientras que el candidato de Cristina quedó en un incómodo tercer lugar.De esta manera, lo que parecía un triunfo seguro de Cristina en las elecciones de octubre, ha dejado de ser una certeza, pues la oposición, hoy dividida y sin fuerza, empieza a mostrar los dientes y surgen figuras políticas en ascenso.¿De empresario a la Casa Rosada?La carrera de Mauricio Macri es inusual: hijo de un poderoso empresario, fue secuestrado y liberado a cambio de un grueso rescate en los años 90, se convirtió en presidente del popular club de fútbol Boca Juniors durante 12 años y de ahí dio el salto a la política, ganando en 2007 las elecciones en la ciudad de Buenos Aires, una hazaña que repitió cuatro años después con más votos.El ingeniero, que no tiene nada que ver con un político tradicional, vive en el más elegante barrio de Buenos Aires, va todos los días al gimnasio, un día se encuentra en París o en Roma, pertenece al jetset, acaba de casarse por tercera vez, está por ser padre, y a pesar de todos esos atributos, que en política restan más que suman, se ha convertido en uno de los líderes opositores claves del país.Macri empezó este año con la intención de postularse para la Presidencia y convertirse en el referente opositor a Cristina Kirchner. Su idea era formar una gran coalición de partidos para enfrentarla y ganarle cómodamente. Pero las rencillas entre los distintos líderes de la oposición, impidieron tan generoso acuerdo.De esta manera, se postulan para la presidencia Raúl Alfonsín, por la Unión Cívica Radical; el ex presidente peronista Eduardo Duhalde, quien encabeza la oposición peronista a los Kirchner; la veterana candidata Elisa Carrió y el socialista Hermes Binner.Los triunfos de Macri parecen convertido en un hacedor de reyes: Alfonsín y Duhalde deshojan la margarita esperando saber para qué lado de la balanza se inclinará Macri, tras sus triunfos en Buenos Aires y Santa Fe. Pero el ingeniero, cauteloso, ha preferido aislarse y se irá de vacaciones con su nueva esposa para estar lejos del país el día de las cruciales primarias. Asesorado por el ecuatoriano Jaime Durán Barba, Macri sólo quiere ubicarse detrás del ganador. Era el momentoHay quienes creen que, al no ir por la Presidencia este año, Macri dejó pasar la oportunidad de aglutinar la oposición. Carlos Pagni, de La Nación, dijo que la algarabía del triunfo el domingo en la capital, “fue la espléndida fachada de sus limitaciones para construir un proyecto de poder nacional. En otras palabras, Macri atraviesa un momento estelar de una carrera que parece detenida”.De cualquier manera, a pesar de no ser candidato ni de apoyar a ninguno por ahora, como dice Rosendo Fraga, del Centro para la Nueva Mayoría, “ya sea el 14 de agosto o el 23 de octubre, el rol de Macri puede ser importante: en la primera fecha para dirimir la competencia que hoy mantienen Alfonsín y Duhalde por el primer lugar en la oposición, y en la segunda para contribuir a polarizar el voto opositor detrás de quien haya quedado primero el 14 de agosto”. Esto es más significativo por cuanto, para Fraga, las primarias del 14 de agosto “se han transformado en un escenario político peligroso para el Gobierno Nacional”, tras la seguidilla de derrotas electorales que “han creando un clima político más favorable a la oposición, que hoy percibe que puede llegar a ganar, habiéndose producido una crisis en la estrategia oficialista que buscó imponer la tesis de que Cristina ya ganó.”“La clara victoria de Macri plantea la cuestión de si jugará o no un rol como elector del principal candidato de la oposición”, dice el analista, para quien las primarias del 14 de agosto “pasan a ser un riesgo al oficialismo, tanto por los votos que obtenga como por la oportunidad de que la oposición tenga un candidato predominante”. De cualquier forma, Macri ha surgido como uno de los grandes jugadores de la política nacional.Los resultadosEn la primera ronda electoral, celebrada el pasado 10 de julio, Macri obtuvo el 47% de los votos, frente al 27% de Filmus, pero la amplia diferencia no fue suficiente ya que la Constitución argentina establece que el jefe del Ejecutivo debe ser elegido por más de la mitad de los votos en esa instancia.Mauricio Macri convertido gracias a su victoria en el principal referente de la oposición, aseguró que su próxima meta es pelear por la Presidencia en el 2015.“La elección de Macri indica que el 65% de la gente está embroncada con el Gobierno. La presidenta Cristina debe estar muy preocupada”, aseguró el ex presidente Eduardo Duhalde.El momento en que Cristina Fernández registró una alta intención de voto fue justo cuando se encontraba haciendo el duelo por la muerte de su esposo, el ex presidente Néstor Kirchner.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad