Treinta años después, la pelea por las Malvinas es de palabras y en la ONU

Junio 14, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I EFE
Treinta años después, la pelea por las Malvinas es de palabras y en la ONU

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, intervendrá hoy ante el Comité de Descolonización de la ONU para exponer sus reclamaciones sobre las islas Malvinas.

Fernández será la primera jefe de Estado que intervendrá en ese Comité en su historia y reivindicará los derechos de soberanía sobre el archipiélago del Atlántico sur y otras islas cercanas.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, reclamará este jueves la soberanía de las islas Malvinas ante el Comité de Descolonización de la ONU, el mismo foro en el que los ‘kelpers’ (malvinenses) defenderán la convocatoria de un referendo de autodeterminación como salida al conflicto.Respaldada por una comitiva de casi un centenar de personas, Fernández encabezará la delegación que defienda la soberanía argentina sobre esas islas, en una sesión histórica por tratarse de la primera vez que un jefe de Estado interviene ante el llamado Comité Especial de Descolonización.La fecha escogida para la sesión, el 14 de junio, es significativa, ya que se trata del 30 aniversario de la rendición de las tropas argentinas que ocuparon las Malvinas el 2 de abril de 1982 y se enfrentaron a fuerzas británicas con el resultado de al menos 650 muertos en el primer bando y 255 en el segundo.El comité siempre celebra sus sesiones a mediados de junio, pero la elección de la fecha exacta fue una petición que llegó concretamente de Buenos Aires “para recalcar lo histórico del momento”, señalaron fuentes diplomáticas en la ONU.Argentina usará así su artillería diplomática para defender su soberanía sobre un territorio bajo control británico desde 1833, mientras que el Gobierno de las Malvinas defenderá que la ONU reconozca el resultado del plebiscito popular que quiere celebrar sobre el asunto en 2013.Para ello, la Asamblea Legislativa del archipiélago ha despachado una representación de ocho personas, compuesta por varios de sus miembros y también jóvenes malvinenses, que explicarán su deseo por dejar las cosas “tal como están”, según explicó uno de los asambleístas, Roger Edwards.Edwards y su colega Mike Summers realizarán ante el comité el anuncio oficial de que en 2013 se consultará a los malvinenses sobre su futuro y tratarán de explicarle en persona su visión a Fernández.“No creo que el referendo cambie la actitud del Gobierno de Argentina, pero mostrará al resto del mundo que los malvinenses queremos mantener las cosas como están. Estamos contentos siendo un territorio de ultramar del Reino Unido”, dijo Edwards.La delegación malvinense quiere reunirse con Fernández “para explicarle nuestra preocupación ante los actuales movimientos de Argentina”, dijeron.Incluso se conformarían “con darle la mano a la Presidenta” en la reunión del comité.La misión del Reino Unido ante la ONU reconoce que la visita de Fernández es “cuanto menos extraña”, y lamentan “el cambio de tono” por parte de las autoridades argentinas en este 30 aniversario de la guerra, a diferencia de hace una década, cuando “se conmemoró con unidad y hubo un acercamiento”. “Este año es completamente diferente y Buenos Aires ha pasado los últimos seis meses usando un lenguaje beligerante, incrementando la retórica, y lo único que hemos visto que ha cambiado es la política y la economía en Argentina”, explicó el embajador británico ante la ONU, Mark Lyall Grant.Además de participar en el comité de Naciones Unidas, Fernández será recibida hoy por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el viernes se reunirá con empresarios de la industria petrolera estadounidense, con quienes quiere analizar el posible interés por invertir en la recientemente nacionalizada YPF.El Gobierno británico acusó a Argentina de actuar de manera “agresiva” hacia los habitantes de las Malvinas pese a insistir en que busca recuperar las islas a través de medios pacíficos.El secretario de Estado para Europa, David Lidington, citó como ejemplo de lo anterior la decisión de Buenos Aires de impedir a los barcos con bandera malvinense amarrar en puertos argentinos, así como la introducción de legislación doméstica para castigar a las empresas que buscan hacer negocios en las islas.Además, calificó de “profundamente ofensivo” el vídeo grabado en las islas de un atleta argentino entrenando para los Juegos Olímpicos de Londres, en el que se afirmaba que el joven se preparaba en territorio argentino para competir en suelo inglés

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad