Tras visita de Obama, ataque suicida dejó siete muertos en Afganistán

Mayo 02, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Agencia AP

Un kamikaze había lanzado su vehículo cargado con explosivos contra la entrada de la residencia Green Village, matando a cinco transeúntes afganos y a dos guardias de seguridad.

El ataque suicida por talibanes contra una residencia para extranjeros de la Unión Europea y la ONU en Kabul, tras la sorpresiva visita del presidente norteamericano Barack Obama, concluyó este miércoles con la muerte de todos los atacantes, anunció un portavoz de la Otan.Un kamikaze había lanzado su vehículo cargado con explosivos contra la entrada de la residencia Green Village, matando a cinco transeúntes afganos y a dos guardias de seguridad, cuya nacionalidad se desconoce.Otras dos explosiones se produjeron luego en el perímetro de la residencia. "Las fuerzas de seguridad afganas respondieron rápidamente y con eficacia para repeler el ataque y mataron a todos los atacantes", declaró en un comunicado el general alemán Carsten Jacobson, portavoz de la fuerza de la Otan en Afganistán (Isaf).Según la Isaf, las víctimas son todos "civiles afganos", incluyendo varios niños heridos. Los talibanes habían reivindicado el ataque mientras se desarrollaba. El ataque ocurrió poco después de partir el presidente Obama, que realizó una visita sorpresa a la capital afgana.Durante esa visita de seis horas, la noche del martes al miércoles, un año después de la eliminación de Osama Bin Laden, Obama prometió a los estadounidenses "un nuevo día" después de una década de guerra en Afganistán.En Kabul firmó un acuerdo estratégico con el presidente afgano Hamid Karzai, que estipula las condiciones de una presencia de soldados estadounidenses en su país hasta 2024. La última incursión de los insurgentes talibanes en Kabul se produjo el 15 de abril, cuando lanzaron seis ataques coordinados a través del país, entre otros contra el Parlamento, un vicepresidente, la fuerza internacional de la Otan (Isaf) y embajadas occidentales.Dichos ataques, los más masivos en más de diez años de conflicto, causaron 47 muertos, incluyendo 36 insurgentes. Los talibanes, apartados del poder a finales de 2001 por una fuerza internacional liderada por Estados Unidos, han intensificado de forma considerable su insurrección estos tres últimos años y han extendido sus acciones de guerrilla a la práctica totalidad del territorio. Hasta en el corazón de una capital convertida en un campo atrincherado han multiplicado los ataques audaces.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad