Tormentas tropicales 'Ingrid' y 'Manuel' dejan muertos y dolor en México

Tormentas tropicales 'Ingrid' y 'Manuel' dejan muertos y dolor en México

Septiembre 18, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I EFE
Tormentas tropicales 'Ingrid' y 'Manuel' dejan muertos y dolor en México

Personas llevan elementos del saqueo de tiendas en el puerto de Acapulco, México, ciudad afectada por las tormetas 'Manuel' e 'Ingrid'.

Tormentas 'Manuel' e 'Ingrid' provocaron severas inundaciones, deslaves y caídas de puentes en Acapulco y otras regiones de México. Al menos 40.000 turistas quedaron atrapados en la región.

La desesperación se incrementó este miércoles en el balneario de Acapulco con residentes que saquearon al menos un almacén y con miles de turistas que aún aguardaban ser evacuados vía aérea, mientras la tormenta Manuel que azotó e incomunicó días atrás al puerto y que ha dejado 60 muertos, volvió a formarse en el Pacífico mexicano. 'Manuel' se transformó este miércoles de presión en tormenta tropical y avanzaba por el noroeste del país hacia el balneario de La Paz, en la península de Baja California. El país fue azotado el fin de semana prácticamente de manera simultánea por 'Manuel' por el Pacífico e 'Ingrid' por el Golfo de México, fenómenos que provocaron severas inundaciones, deslaves y caídas de puentes. El coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, dijo que la cifra de fallecidos subió de 57 a 60, aunque este miércoles el alcalde la municipalidad de Atoyac en Guerrero, Edilberto Tabares, dijo en Milenio televisión que le reportaron la muerte de 18 personas más en un pueblo remoto de la sierra y que muchas más estarían sepultadas tras un alud. Atoyac es una municipalidad rural montañosa a unos 70 kilómetros al oeste del puerto de Acapulco. México aún enfrentaba otra posible amenaza meteorológica. Una baja presión se formó en la Península de Yucatán, en el este del país, que según los expertos podría convertirse en un ciclón en los próximos días. En Acapulco, balneario turístico del estado sureño de Guerrero, policías estatales resguardaban la entrada de una tienda, parcialmente inundada y localizada en una de las principales avenidas del puerto, donde horas antes residentes entraron y se llevaron comida, ropa y en algunos casos pantallas de televisión y algunos aparatos electrodomésticos. Cientos de personas caminaban entre las aguas estancadas del estacionamiento del almacén en busca de cualquier cosa, comida o bebidas, que los saqueadores pudieran haber tirado. Algunos pedían que se reabriera la tienda. "Si no podemos trabajar, hay que venir por comida", dijo Anastasio Barrera, un pescador de 60 años que permanecía con su esposa fuera de la tienda. "El gobierno municipal no hace nada por nosotros y el gobierno estatal tampoco" , agregó. Con el aeropuerto cerrado y las autopistas bloqueadas, al menos 40.000 turistas quedaron varados tras haber acudido al puerto a disfrutar de un fin de semana largo con motivo de los festejos del inicio de la lucha de independencia de 1810. Autoridades continuaron la habilitación de algunos vuelos de líneas comerciales y aviones militares para hacer un puente aéreo y sacar a los turistas. Aeroméxico e Interjet son las dos líneas que han sido autorizadas para enviar aviones al puerto, donde el miércoles el cielo se había despejado. Miles de personas, varias sudorosas, esperaban formadas fuera de un centro comercial que es utilizado por las autoridades como albergue y punto de encuentro para los turistas que esperan abordar alguno de los aviones. Dentro del centro, Omar Díaz de 23 años, esperaba junto con su esposa, su bebé de apenas dos días de nacido y dos niños más en un colchón inflable cubierto con una sábana. Su casa se inundó y las pocas cosas que lograron salvar las tenían en bolsas de plástico alrededor de la improvisada cama. Su mujer, Marisela Díaz de 24 años, dio a luz a su hija Paula Jasmin pocas horas después de que la tormenta tropical 'Manuel' tocó tierra, pero le pidieron que abandonara el hospital local donde se encontraba porque no había suficientes camas. "Perdimos todo, casa, cama, ventilador, refri, tele", dijo Omar. Fuera del centro comercial, las personas que esperaban en interminables filas por un boleto de avión tenían menos suerte al tener que permanecer bajo el sol que reapareció el miércoles en Acapulco. Catalina Clave, de 46 años y quien trabaja en la bolsa de valores en la ciudad de México, sudaba mientras esperaba en la fila. "Cuarenta y ocho horas sin luz, sin agua corriente y ahora no podemos regresar", dijo Clave, quien llegó el viernes con su esposo y un grupo de amigos a una casa rentada. "No pido nada más que una lona e información". El gobierno ha dicho que espera reabrir las carreteras que conectan Acapulco y la ciudad de México lo antes posible, pero varias partes están bloqueadas por lodo, rocas e incluso algunos túneles han colapsado. Acapulco se localiza a casi 400 kilómetros al suroeste de la capital del país. La tormenta 'Manuel' se localizaba a unos 145 kilómetros (90 millas) al oeste de Mazatlán, México. Sus vientos máximos sostenidos alcanzaban 65 kilómetros (40 millas) por hora. Se movía lentamente hacia el norte-noroeste, a unos 6 kilómetros por hora (3 millas por hora) .

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad