Tormenta por canal de Nicaragua que construirá la China

Tormenta por canal de Nicaragua que construirá la China

Diciembre 22, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Agencia AP
Tormenta por canal de Nicaragua que construirá la China

Miles de opositores a la construcción del canal marcharon en Managua en contra del proyecto. Es la mayor manifestación contra el gobierno sandinista en varios años.

Las organizaciones ambientalistas protestan por construcción de esa vía interoceánica. Consorcio chino iniciaría hoy obras.

Como recluta durante la guerra con los contras en la década de 1980, Esteban Ruiz huía de las batallas porque no quería matar a nadie, pero ahora este agricultor de 47 años se prepara para luchar por su tierra. “Hoy en día no me voy a huir”, dice Ruiz. Las tierras de Ruiz a la orilla del Río Grande de Nicaragua son parte de un plan para construir, a un costo de US$50.000 millones, una vía interoceánica, cuyas labores comenzarían hoy. Las autoridades nicaragüenses empezarán a construir carreteras de acceso en terrenos del Gobierno como primer paso para crear un canal que se espera compita con el de Panamá, un proyecto que sus partidarios dicen dará empleo a 50.000 personas e impulsará significativamente la economía del país. Sin embargo, los agricultores como Ruiz insisten en que lucharán “hasta el último suspiro” para proteger sus tierras; pero el gobierno de Nicaragua insiste en que está decidido a seguir adelante. El proyecto contempla crear una enorme vía acuática sobre lo que es ahora el poblado de Río Grande, una comunidad evangélica de 2000 personas con una carretera de tierra en medio de campos de maíz, frijoles, plátanos y sorgo. Todo en un radio de 10 kilómetros quedaría sujeto a expropiación. Sin embargo, el proyecto, que los opositores califican de un sueño irrealizable del presidente Daniel Ortega, está provocando una furia cada vez mayor. Muchos se quejan de que Ortega ha dado demasiado a HKND, la compañía de Hong Kong que construirá y operará el canal. Los dueños de tierra temen que los desplazarán sin compensación justa. Los ambientalistas acusan al gobierno de saltarse revisiones obligadas y de ignorar la amenaza que el tráfico de carga significará para el lago Nicaragua, la principal fuente de agua potable del país. El 10 de diciembre, unas 5000 personas marcharon por la capital, Managua. Aunque los manifestantes se quejaron de que la policía bloqueó a los opositores que venían del interior, observadores dijeron que fue la mayor manifestación contra el gobierno en varios años. Esa oposición política es algo muy poco común en un país donde el Partido Sandinista de Ortega domina todo el gobierno. “Lo que muestra es que una parte significativa del pueblo nicaragüense no acepta el proyecto del canal”, dijo el economista Francisco Aguirre Sacasa, ex canciller nicaragüense y antiguo embajador en Estados Unidos. “Una manifestación de ese tamaño, a pesar de los impedimentos que se le pusieron, muestra que en este caso el gobierno está jugando con fuego”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad