Tormenta Isaac podría degradarse a depresión tropical en las próximas horas

Agosto 30, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de Agencias | Elpaís.com.co
Tormenta Isaac podría degradarse a depresión tropical en las próximas horas

Isaac llegó exactamente siete años después del devastador huracán Katrina y pasó cerca de Nueva Orleans, donde el reforzado sistema de diques de la ciudad resistió sin problemas el asalto.

La tormenta tropical Isaac continúa perdiendo fuerza mientras se adentra en la zona central del estado de Luisiana, con lo que en las próximas horas puede convertirse en depresión tropical.

La tormenta tropical Isaac continúa perdiendo fuerza mientras se adentra en la zona central del estado de Luisiana, con lo que en las próximas horas puede convertirse en vientos inferiores a 63 kilómetros por hora.El Centro Nacional de Huracanes, CNH, de Estados Unidos en su último boletín indicó que, sin embargo, aún sigue dejando fuertes lluvias y elevando el nivel del agua por todo el norte del golfo de México.Sus vientos máximos sostenidos se han reducido hasta los 65 kilómetros por hora y avanza lentamente (15 kilómetros por hora hacia el nor-noroeste 330 grados), para adentrarse en la zona centro de Luisiana.El CNH ubicó la tormenta sobre Luisiana, a 80 kilómetros al sur de Monroe y a 270 kilómetros al noroeste de Nueva Orleans (31,7 grados norte y 92,1 oeste.Por ello se mantiene en alerta la zona interior de Luisiana y hasta la frontera entre Misisipi y Alabama, incluidos los lagos de Pontchartrain y Maurepas.El CNH prevé un giro hacia el norte durante el viernes, dÍa en que podría llegar al estado de Arkansas e incluso el sur de Misuri en la noche."Los mayores vientos se están produciendo sobre el agua o cerca de la costa", indicó ese organismo, que espera que Isaac continúe debilitándose durante las próximas 48 horas, con lo que esta misma noche podrÍa convertirse en una depresión tropical.En cualquier caso, advierte de que, "aunque ya no es un huracán, aún provoca oleaje (de hasta tres metros en Misisipi y el sureste de Luisiana) e inundaciones peligrosas" , al tiempo que se siguen formando tornados aislados.El presidente de EE.UU., Barack Obama, firmó este miércoles una declaración de "desastre" para los estados de Luisiana y Misisipi, lo que permitirá gestionar ayudas federales para afrontar los daños causados por Isaac, según informó este jueves la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA, en inglés) del Departamento de Seguridad Nacional.Según esa declaración, se proveerá de "asistencia federal por desastre" a los estados de Luisiana y Misisipi "para complementar los esfuerzos de recuperación estatales y locales en el área impactada por Isaac desde el 26 de agosto de 2012".Los fondos federales están disponibles para los gobiernos estatales y locales, y ciertas organizaciones sin fines de lucro, para "trabajos de emergencia" y de "mitigación de riesgos".Mientras, Isaac sigue produciendo una fuerte marejada ciclónica, con olas de más de dos metros en el sur de Luisiana y Misisipi, donde cientos de miles de viviendas permanecen sin electricidad y se ha tenido que evacuar a miles de personas. Diques en New Orleans, resistieron IsaacLos vientos provocados por Isaac azotaron Nueva Orleáns y la tormenta vertió casi 30 centímetros de lluvia en sus calles desoladas, pero el sistema de diques, muros y compuertas parecía resistir una de sus más duras pruebas hasta ahora. Sin embargo, en los alrededores, las autoridades tuvieron que evacuar o rescatar personas mientras Isaac se posaba sobre Luisiana. La lluvia ha caído de manera casi constante durante más de un día, inundando barrios en una zona rural del estado y en el vecino Misisipi. Las autoridades tuvieron que responder rápidamente debido a que las aguas estaban subiendo rápidamente, incluso mientras Isaac serpenteaba lentamente hacia el norte el jueves con una trayectoria que apuntaba hacia Arkansas. El presidente Barack Obama declaró estado de emergencia federal en Luisiana y Misisipi el miércoles por la noche, lo que permite liberar ayuda federal para las zonas afectadas. A lo largo de la orilla del lago Ponchartrain, las autoridades enviaron montones de autobuses y decenas de vehículos todoterreno equipados especialmente para ayudar a evacuar a unas 3.000 personas a medida que las aguas crecidas lamían las casas y los automóviles quedaban varados. Las aguas subieron hasta la altura de la cintura en algunos barrios, y la Guardia Nacional de Luisiana estaba trabajando con agentes del jefe policial para rescatar personas atrapadas en sus hogares. A pesar de que Isaac se debilitó en su lenta trayectoria hacia el interior, siguió provocando unas condiciones climáticas amenazantes con marejadas, inundaciones en tierra por las lluvias torrenciales y potenciales tornados. El jueves, un helicóptero de la Guardia Costera levantó a una pareja y sus perros de una casa en LaPlace, cerca del lago, después de que la marejada se desbordó en su barrio y las autoridades locales pidieron ayuda. La pareja fue llevada a Nueva Orleans y se informó que se encontraban en buen estado. "El marido y la esposa y sus dos perros se encontraban en una zona donde hay un montón de casas arrasadas", dijo el teniente comandante Jorge Porto. "Usaron una linterna en el interior de la casa para enviar señales, lo que marcó la diferencia para localizarlos de manera efectiva".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad