Temor por un conflicto nuclear con Corea del Norte

default: Temor por un conflicto nuclear con Corea del Norte

Analistas dicen que no se ha confirmado la detonación de la bomba H, pero sí hay razones para pensar que Kim Jong-Un tenga arsenal nuclear con el que pueda atacar a Japón o E.U.

Temor por un conflicto nuclear con Corea del Norte

Enero 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
Temor por un conflicto nuclear con Corea del Norte

Kim Jong - Un, líder político de Corea del Norte.

Analistas dicen que no se ha confirmado la detonación de la bomba H, pero sí hay razones para pensar que Kim Jong-Un tenga arsenal nuclear con el que pueda atacar a Japón o E.U.

Un conflicto con sus vecinos Japón y Corea del Sur, en el que podría intervenir EE. UU. y que no estaría lejos de convertirse en una confrontación nuclear, es la principal amenaza que se deriva del anuncio de la detonación de una bomba de hidrógeno hecho por Corea del Norte la semana pasada. 

De acuerdo con varios analistas, a pesar de que expertos norteamericanos y europeos sostienen que el sismo producido en Corea el Norte por el supuesto lanzamiento de la bomba H, fue de una intensidad muy baja para corresponder a la explosión de una bomba termodinámica - como también se le conoce - hay bastantes argumentos para creer que el régimen de Kim Jong-Un, jefe de estado norcoreano, tiene en su poder armas nucleares con las que podría atacar a Japón, Corea del Sur, Estados Unidos o algún país miembro de la Otan. 

Lea también: "Ensayo nuclear" de Corea del Norte es una grave amenaza a la paz: UE.

Tal es la opinión de Victor Cha,  presidente del  Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington, quien sostiene que Corea del Norte ya podría cumplir con la definición de un programa de armas nucleares fuera de control, “con el potencial de ser alimentado por un gran suministro de uranio en bruto enterrado en  minas”.

Ante la situación, Estados Unidos y dos de sus principales aliados en Asia, Corea del Sur y Japón, informaron que unirán  esfuerzos para obtener una reacción internacional firme y exhaustiva contra  el régimen de Kim Jong-Un. Corea del Sur unilateralmente afirmó que iniciará de nuevo una campaña de propaganda contra Kim Jong-Un a través de altoparlantes en la frontera entre ambos países. 

La decisión de Corea del Sur de reactivar los altavoces aumentaría drásticamente las tensiones con su vecino del norte, pues Seúl ya había realizado una campaña semejante en agosto del año pasado que ocasionó que el régimen norcoreano abriera fuego contra sus militares e incluso amenazara con una acción armada mayor. 

Finalmente los dos países negociaron un acuerdo para la mejora de relaciones por el que Seúl accedió a suspender las transmisiones. La prueba nuclear, en opinión surcoreana, representa “una grave violación” de aquel pacto.

La anunciada detonación de la bomba H, que para muchos expertos en realidad se trataría de una bomba atómica mejorada,  ha hecho además que EE. UU., Japón y Corea del Sur  inicien una serie de  contactos, telefónicos y cara a cara, entre sí.

Además, el gobierno surcoreano  pidió a Washington  el despliegue de su armamento estratégico en la península.

Entre los activos que se podrían movilizar se encuentran, según la agencia de noticias Yonhap, un submarino nuclear, cazas de combate F-22 y un bombardero. En una prueba de fuerza, Washington envió bombarderos furtivos B-2 —con capacidad para transportar bombas nucleares— a la península en 2013, después de que Corea del Norte llevara a cabo su tercera prueba atómica.

Estados Unidos, de hecho,  mantiene una fuerza de cerca de 25.000 soldados en Corea del Sur,  que permanece aún técnicamente en estado de guerra con su vecino del norte tras el conflicto armado que les enfrentó entre 1950 y 1953.

A su vez, el Consejo de Seguridad de la ONU celebró una reunión de urgencia en la que prometió aumentar y endurecer las sanciones que ya pesan contra Corea del Norte, tras sus precedentes ensayos (2006, 2009 y 2013) . Los 15 países miembros - incluida China, única aliada de peso de Pyongyang- anunciaron “medidas suplementarias significativas” que serán incluidas en una nueva resolución, aunque esta llegará tras varios días de negociaciones. 

La declaración, sin embargo, no precisa qué medidas se tomarán pero, según diplomáticos de la ONU, tratará de reforzar el arsenal de sanciones, por ejemplo ampliando la lista de individuos y empresas sancionadas por sus vínculos con el programa nuclear norcoreano. En Corea del Sur, la presidenta Park Geun-Hye reclamó una respuesta enérgica frente a lo que considera una “grave provocación”. 

China, por su parte, se encuentra en una incómoda posición, pues las relaciones entre los dos antiguos aliados  han sufrido un deterioro significativo en los cuatro años de mandato de Kim Jong-un. En una muestra de su pérdida de influencia, y a diferencia de lo que ocurría antes habitualmente, Pekín no recibió un aviso previo de los planes de Pyongyang, como ha confirmado su Ministerio de Exteriores.

China ha presionado para que Corea del Norte renuncie a su carrera de armas nucleares, pero teme que un debilitamiento del régimen de Kim Jong-Un permita una unificación de las Coreas, lo que dejaría al gigante asiático sin ningún aliado en Asia.

Conflicto con Corea del Norte

Luego de la Segunda Guerra Mundial, Corea del Norte quedó dividida en dos franjas, una dominada por la Unión Soviética, norte; y otra dominada por EE. UU., sur. 

Ambos gobiernos, que reclamaban el dominio sobre la totalidad del territorio, entraron en guerra en 1950, que luego en la práctica habría de cesar gracias a un armisticio en 1953, pero que técnicamente no ha terminado, pues no se ha firmado un tratado de paz. 

Desde 1948 Corea del Norte es una nación socialista, que fue gobernada por Kim Il-Sung hasta 1995, cuando su hijo, Kim Jong-Il, asumió el poder. 

En 2010, el hijo menor de este, Kim Jong-Un, heredó el control del gobierno, manteniendo una posición en contra de EE. UU. y los países de la Otan, que le han impuesto sanciones de diverso tipo.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad