Somalia y Yemen, bastiones del grupo terrorista Al Qaeda

Septiembre 18, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Somalia y Yemen, bastiones del grupo terrorista Al Qaeda

Radiografía de la red terrorista que, aunque golpeada, sigue siendo una amenaza para Estados Unidos. Advierten de sus redes en la Península Arábiga.

La calma que vivió el mundo el pasado 11 de Septiembre a pesar de estar encendidas las alarmas de un posible atentado terrorista, es quizá, según los Estados Unidos, una de las señales claras de que el grupo Al Qaeda está en sus horas bajas.Sin embargo, esto no significa que esté derrotado. Quizá su campo de operaciones en Estados Unidos y Europa haya disminuido, ya que no ha vuelto a producirse un gran atentado, pero en la Península Arábiga, en Yemen sobre todo, y también en Afganistán y Pakistán, las redes terroristas siguen sembrando los campos y las ciudades de muertos y heridos.Diez años después del atentado a las Torres Gemelas del World Trade Center de Manhattan y de haberse consolidado para cometer otros dos grandes atentados en Europa (Madrid y Londres), Al Qaeda parece condenada al desgaste, no sólo por los golpes militares de los Aliados en los escenarios de las guerras, sino también por los cambios que se están dando en los países árabes que cada vez están pidiendo mas libertades y alinearse con el mundo occidental.“Es cierto que ha sufrido unos golpes muy contundentes como la muerte de Osama bin Laden, -dice el investigador de Terrorismo Internacional del Real Instituto ElCano de Madrid, Fernando Reinares- pero aún así, la amenaza que supone no va a desaparecer ni a corto ni mediano plazo. El fin de terrorismo islámico no es un objetivo alcanzable, no por el momento, porque a pesar de que haya sido golpeada, aun puede cometer un atentado como el ocurrido en Madrid, como el ocurrido en Londres, eso no podemos descartarlo”.Para Reinares a este grupo se le puede diezmar e inhabilitar en algunas regiones y países, como ha ocurrido hasta hoy, pero eso no significa que vaya a extinguirse. “Se trata de una amenaza compleja-agrega- que afecta a España, al igual que con la misma intensidad, a otros tres o cuatro países europeos. Y esto no es algo que vaya a remitir en breve”.“Tras el 11-S el mundo decidió aliarse para luchar contra el terrorismo, una cooperación sin precedentes que ha dados sus frutos mermando sus capacidades operativas, propagandísticas y sobre todo financieras: pero no es lo único, si vemos la cifra de muertos, Al Qaeda ha provocado mas muertes musulmanas que occidentales con sus atentados, y esto ha terminado por desacreditarlo en países que antes eran, por decirlo, tolerantes con su lucha”, agrega.Para Javier Solana, ex alto representante de Política Exterior de la UE y ex secretario general de la Otan, estos últimos diez años han sido contundentes para la organización terrorista. “Hemos visto -dice- como Al Qaeda ha caído en forma vertiginosa durante estos años gracias a las políticas antiterroristas, pero también considero que la llamada Primavera Árabe no ha contribuido a ese debilitamiento”.Grupos pequeños en el mundoSin embargo el ‘modus operandi’ de la organización ha ido adaptándose a los cambios que le impone la persecución.Tras los atentados en Estados Unidos y Europa y la posterior lucha contra el terrorismo, la agrupación cambió la metodología. “No podemos decir que hoy la amenaza sea un único peligro global, un solo Al Qaeda, sino que hay muchos Al Qaedas, grupos apartados unos de otros, que no tienen relaciones entre si, pero unidos por el mismo odio hacia Occidente, Israel y los gobiernos musulmanes moderados. Hoy es una empresa que distribuye franquicias y licencias a través del mundo”, asegura el analista de inteligencia Kyle Rhodes.Para Rhodes se trata de grupos pequeños pero muy combativos y están en capacidad de hacer mucho daño. A estos grupos se atribuyen atentados en varios lugares del mundo, como los de Madrid y Londres, Bali y secuestros de ciudadanos occidentales en África, Afganistán y Pakistán y el asesinato de turistas en Egipto. Cambian de nombre según el país o la zona donde operan.El general David Petraeus dijo ante el Congreso al hacerse cargo de la Central de Inteligencia, la CIA, que “ aunque hemos mermado la capacidad de actuar de Al Qaeda en Estados Unidos y Europa, en la Península Arábiga ha surgido como el núcleo regional más vivo y mas peligroso de la yihad (guerra santa) internacional”. “A pesar de todo, la cooperación antiterrorista con Yemen ha mejorado, el objetivo es intensificar esa colaboración e impedir que este grupo terrorista tenga refugios seguros en los que establecerse”.Según la CIA, la red de Yemen funciona, en parte, de forma independiente a Al Qaeda, pues, aunque tiene estrechos vínculos, también dispone de estructuras de mando, recursos y agendas operativas que le permiten trabajar con gran autonomía.También Petraeus ha advertido que la zona sur de Somalia, con grandes áreas controladas por la milicia Al Shabaab, se ha convertido también en “uno de los refugios de terroristas más importantes del mundo”. La extendida presencia de radicales en la zona y la constante financiación ha permitido el entrenamiento de cientos de extranjeros, incluidos estadounidenses, revela Petraeus.Al Qaeda, según la CIA, está detrás de las protestas de Yemen contra el Gobierno de Alí Abdulá Salé, y ha logrado penetrar las tribus locales y extender su influencia. Para algunos es en este país donde se ha ocultado el hombre que reemplazó a Ben Laden, Ayman Al Zawahiri, quien en el aniversario del 11-S, ha enviado un video de 62 minutos de duración que se titula El amanecer de la victoria inminente, y en el que advierte que seguirá su lucha.En el documento Al Zawahiri pide a los norteamericanos que lean el libro la Guerra de Obama (Obama´s War) del periodista Bob Woodward, uno de los que revelaron el caso Watergate, en el que se detalla el proceso de toma de decisiones militares.“Al Qaeda apoya las revoluciones -dice Al Zawahiri- y espera que establezcan el verdadero Islam. Estas revoluciones son una forma de derrota para Estados Unidos al igual que los ataques del 11-S y su falta de éxito en Afganistán e Irak”.En lo que se refiere a África, los tres principales grupos terroristas han fortalecido sus vínculos para coordinar ataques terroristas contra los Estados Unidos, según el comando norteamericano para África dirigido por el General Carter Ham.Cada una de las agrupaciones islámicas- dice Ham- Al Qaeda del Magreb Islámico, Al Shabab de Somalia y Boko Haram de Nigeria, son un peligro real para nuestro país, han expresado clara y públicamente su intención de atacar ciudadanos de los países occidentales en particular de Estados Unidos y lo mas preocupante es que están buscando la manera de coordinar sus acciones. Al Qaeda no ha muerto, puede que la hayamos golpeado, pero sigue viva y es capaz de reinventarse cada día”.Sospechas en América LatinaPara Estados Unidos las zonas de América Latina donde hay gran concentración de migrantes árabes se han convertido en sectores sospechosos de presencia de Al Qaeda.En Colombia las sospechas aparecieron por un estudio expuesto en abril de 2006 por el experto en terrorismo, Chris Zambelis. El trabajo titulado Al Qaeda en los Andes: foco en Colombia, explica que en el municipio fronterizo de Maicao, en La Guajira, se podrían haber establecido células de la organización terrorista.El autor sostiene que allí habita la mayor población musulmana de Colombia y está ubicada la mezquita Omar Ibn al-Khattab, una de las más grandes de América del Sur.Zambelis argumenta que la mayoría de la población de Maicao es sunita, con minorías palestinas, sirias y chiítas. Y que a este factor se suma que exista una zona de libre comercio legal e ilegal y una fuente de contrabando de armas hacia otros países de América del Sur y Centroamérica.En cables de Wikileaks, revelados por el periódico The Guardian en diciembre del año pasado, el Gobierno estadounidense le pedía a la embajada de su país en Paraguay revisar si había redes de Al Qaeda y otros grupos terroristas en la triple frontera compartida por la nación guaraní, Brasil y Argentina. La orden alertaba sobre “la posible presencia de Hezbolá o Hamas, entre otras organizaciones armadas islamistas. También de Al Qaeda y agentes estatales iraníes”. La zona es conocida por sus actividades de tráfico ilícito de todo tipo de mercancías, como tabaco, armas y drogas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad