Somalia, el país más violento del mundo

Somalia, el país más violento del mundo

Mayo 29, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Diego Muñoz | Especial para El País
Somalia, el país más violento del mundo

En los últimos 20 años, 800.000 personas han sido asesinadas y dos millones se han desplazado.

Cada vez que recuerda lo que fue su calvario durante 137 días, al capitán del barco pesquero español Vega 5, Juan Alfonso Rey, se le inundan los ojos y hace un esfuerzo para que las lágrimas no atraviesen esa mueca de cansancio que se le ha quedado, quizá para siempre. El Vega 5, un pesquero gallego, iba tranquilo al sur de la localidad de Beira, en Mozambique, cuando fue interceptado por piratas somalíes que se adueñaron del barco. Era la tarde del 28 de diciembre de 2010.“Nos mantuvieron en tierra unos días y hasta allí guardábamos un poco la esperanza de salir con vida, pero cuando nos llevaron a tierra, a Somalia, todo se nos vino abajo. Hubo días en que sólo tomamos agua. Me aterraba que nos llevaran lejos de la costa. Somalia es un país en guerra”.No sólo en una interminable guerra civil entre los diversos clanes que han desmembrado el país, sino que ejercen la piratería como un negocio. “La piratería se ha convertido en un negocio muy lucrativo -dice Peter Middlebrook, de Geopolicity, un servicio de inteligencia de la UE encargado de temas como la piratería- con grupos armados que pueden ganar mucho dinero el cual reinvierten en armas para hacer la guerra en su país. Hay expertos que estiman que cada pirata de estos grupos tiene unos ingresos de 56.000 euros anuales, que contrastan con un salario de 335 euros al año que gana una persona en un trabajo normal”.Somalia, el país más oriental de África ubicado en el llamado cuerno del continente negro frente al mar Índico, es una región a la que muchos tildan de agujero negro del mundo o un estado fallido. Y tanto que el Instituto para la Economía y la Paz, IEP, que analiza las situaciones violentas de 153 países, lo ha catalogado como el mas violento de todos.En los últimos 20 años, 800.000 personas han sido asesinadas y casi dos millones han tenido que desplazarse a los países vecinos.“Es un caos total -dice el geógrafo Agustín Plasencia Raya- debido a las guerras entre los diferentes grupos tribales desde hace 20 años. No hay un estado sólido, cada grupo manda en su pedazo de tierra. Estuvo en guerra con Etiopía entre 1964 y 1987 por una parte del territorio llamada Ogadén”. Agrega que “en 1991 se separó un pedazo del norte que pasó a llamarse Somalilandia, al morir el general Said Barre quien con muchos esfuerzos pudo mantener la unidad de los grupos formando una sola nación. Luego, reclamaron su independencia, pero sin separarse, Puntlandia y Galmudug. Desde la muerte de Barre esta unidad desapareció para convertirse en un país con decenas de mini estados que desean ser autónomos”.Esta guerra constante ha aflorado los peores instintos de los hombres provocando masacres, violaciones, asesinatos de niños, en fin, todo por la causa de cada grupo. Los civiles han sido los más afectados de esta guerra. Caldo de cultivos para el terrorismoEl actual primer ministro, Mohamed Abdullahy Mohamed, ex diplomático del fallecido Siad Barre, es apoyado por Estados Unidos, nación que ve a Somalia como un caldo de cultivo para los grupos islámicos extremistas como Al Qaeda. El mandatario ha puesto en marcha la reconstrucción del país y ha pasado a la contraofensiva contra las milicias de Al Shabab, el brazo armado somalí del grupo terrorista. Mohamed en su afán de posicionarse, ha aprovechado la muerte de Bin Laden y los temores de la expansión de las milicias afines a Al Qaeda para pedirle a los Estados Unidos mucha más colaboración.“Estados Unidos y la Unión Europea -explica Mohamed- deben tomar conciencia de que somos junto a Afganistán, la fuente más importante del terrorismo islámico. Necesitamos voluntad política para luchar esa batalla, una vacuna, como Afganistán o Irak. Si la Otan gana la batalla en Afganistán, seguirán activos en Somalia, donde están más débiles, pero siguen controlando parte de la región de Geb, al sur”.Hace apenas unos días los líderes islámicos que controlan regiones del centro y del sur del país y que hacen la guerra apoyadas por las milicias de Al Shabab, han agregado una prohibición más a la larga lista existente, la de fumar. Ha quedado prohibido fumar en lugares públicos y también mascar la popular qat, una especie de alucinógeno similar a la hoja de coca .Esta norma da una idea de cuán profunda es la penetración de los islamistas en el país con la Ley Islámica o Sharia, que en vísperas del Mundial de Fútbol de Suráfrica del año pasado prohibieron ver lo partidos al considerar que se trataba de una distracción occidental contraria a los preceptos del Islam. También han prohibido escuchar música, bailar o, en el caso de las mujeres, llevar sujetador.Con este panorama general, con las perspectivas de un conflicto que no tiene fin a corto plazo, no es raro que la IEP haya dado el primer puesto a Somalia como el país mas violento del mundo. Tras 137 días de calvario, el capitán del Vega 5 resumió su odisea en una sola frase: he vuelto del infierno.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad