Snowden quiere pedir asilo a Brasil, según carta publicada en un diario

Snowden quiere pedir asilo a Brasil, según carta publicada en un diario

Diciembre 17, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | EFE
Snowden quiere pedir asilo a Brasil, según carta publicada en un diario

Edward Snowden, exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense, quien actualmente se encuentra en Moscú, Rusia.

El diario Folha de Sao Paulo publicó una carta en la que el extécnico de la CIA afirma que Estados Unidos sigue limitando su capacidad de denunciar.

El exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EEUU Edward Snowden se propone pedir asilo permanente a Brasil, pese a que el país ya se lo ha negado, según una carta que obtuvo y publica este martes el diario Folha de Sao Paulo.Brasil, después de que Snowden reveló que las comunicaciones de la presidenta Dilma Rousseff, varios de sus ministros y hasta de la empresa pública Petrobras habían sido vigiladas por Estados Unidos, se ha puesto a la cabeza de diversas iniciativas globales para regular el espionaje a través de internet.En una Carta abierta al pueblo de Brasil, publicada por Folha de Sao Paulo, Snowden dice que "emergió de las sombras de la NSA" para "compartir con el mundo" las pruebas de que se "ha montado un sistema de vigilancia mundial para rastrear secretamente cómo vivimos, con quién conversamos y qué decimos".Afirma que se decidió a denunciar esas prácticas convencido de que "los ciudadanos merecen entender el sistema en el cual viven" y que la "reacción de ciertos países" a sus denuncias, entre los que cita a Brasil, "ha sido inspiradora". En la carta obtenida por Folha de Sao Paulo, Snowden se refiere a la forma en que Brasil fue afectado por el espionaje estadounidense."La NSA y otras agencias dicen que, por nuestra propia seguridad, en nombre de la seguridad de Rousseff y de la Petrobras, revocaron nuestro derecho a la privacidad e invadieron nuestras vidas, y lo hicieron sin pedir permiso a la población de ningún país".Agrega que "hoy, cuando una persona carga un teléfono móvil en Sao Paulo, la NSA puede rastrear dónde está y qué hace. Y hace eso 5.000 millones de veces por día con personas del mundo entero".Snwoden reitera su disposición de "ayudar cuando eso sea apropiado y legal", pero sostiene que "el Gobierno de Estados Unidos trabaja arduamente para limitar" su "capacidad de hacerlo".Cita en ese sentido que las "maniobras" de Estados Unidos "han llegado al punto de obligar a aterrizar el avión del presidente de Bolivia Evo Morales" en Europa ante la sospecha de que él estaba a bordo. Según Snowden, "hasta que algún país" le conceda asilo permanente "el Gobierno de EEUU seguirá interfiriendo" en su "capacidad de hablar" y denunciar.En Brasil reside el periodista Glenn Greenwald, excolumnista del diario británico The Guardian, quien es uno de los contactos de Snowden y publicó muchos de los documentos revelados por el antiguo empleado de la NSA. "Si el Gobierno brasileño agradece las revelaciones, sería muy lógico protegerlo", declaró Greenwald a Folha de Sao Paulo.Al obtener refugio en forma temporal en Rusia, en junio de este año, Snowden pidió asiló a una decena de países, entre ellos Brasil, pero el Gobierno de Rousseff se limitó a comunicar que "no tenía intención de responder", lo que en términos diplomáticos equivale a una negativa.Dos meses después, documentos entregados por Snowden a Greenwald demostraron que hasta las comunicaciones personales de Rousseff eran espiadas, lo que llevó a la mandataria a cancelar una visita de Estado que haría a Washington en octubre.Las relaciones entre Brasil y Estados Unidos se enfriaron desde entonces y Rousseff decidió promover un debate en la ONU, con el objetivo de que establezcan normas globales que impidan el espionaje a través de internet.Asimismo, la mandataria brasileña ha convocado a una conferencia global para marzo del año próximo en Sao Paulo, a fin de que el asunto sea debatido por jefes de Estado, empresarios, académicos y movimientos sociales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad