Situación política en Paraguay no es grave, pero sí delicada: OEA

Julio 02, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Resumen de agencias
Situación política en Paraguay no es grave, pero sí delicada: OEA

El destituido presidente de Paraguay, Fernando Lugo, y el secretario de la OEA, José Miguel Insulza, se reunieron para analizar la crisis política que se vive en ese país.

Así lo dio a conocer el secretario general de esa organización, José Miguel Insulza, quien se encuentra en Paraguay con una misión de observación, para analizar la crisis política de ese país. Entre tanto, el presidente boliviano, Evo Morales, criticó la actuación de la ONU y la Otan en este caso.

En Paraguay existe tranquilidad y la situación política no es grave pero sí delicada, expresó el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, José Miguel Insulza, quien encabeza una misión en el país para analizar la crisis política que llevó a la destitución del presidente Fernando Lugo."El país está tranquilo, no hay convulsa a pesar de la molestia que generó lo que ocurrió", dijo Insulza en conferencia de prensa, en alusión al juicio político que determinó el fin abrupto del mandato de Lugo y la posesión como presidente del entonces vicepresidente, Federico Franco.Insulza encabeza hasta el martes una misión de la OEA a fin de recabar informes desde diferentes sectores políticos sobre el proceso que produjo el cambio de gobierno."Probablemente, el lunes próximo presentaremos nuestro informe ante el consejo permanente para que se tome una decisión de convocar o no a los cancilleres", agregó.Insulza se negó a anticipar "alguna conclusión de nuestra visita, porque debe ser elaborada en un documento, pero puedo decir que la situación política en Paraguay no es grave pero sí delicada".La misión de observación de la OEA entrevistó el lunes a Franco, a Lugo y al canciller José Félix Fernández, a fin de elaborar un informe que determinará si Paraguay es o no suspendido como miembro del organismo continental.Al salir del hotel donde se reunió con la misión de la OEA, Lugo se negó a hablar, pero Adolfo Ferreiro, uno de sus abogados, dijo a periodistas que "pedimos un nuevo juicio político en el que se respeten las garantías procesales"."Estamos interesados en que (el secretario general de la OEA, José Miguel) Insulza realice libremente sus reuniones hasta el martes porque está pendiente un pedido de Haití y Nicaragua para que Paraguay reciba una sanción por el presunto quiebre democrático", dijo en conferencia de prensa Hugo Saguier, delegado de Paraguay ante el consejo permanente de la OEA.Entre tanto, Fernández indicó en una reunión con periodistas que "en una semana debería presentarse el informe de la misión. Tras la evaluación se determinará si existen méritos para convocar a los cancilleres o a una asamblea. Más no puedo decir porque se puede interpretar como una presión a los integrantes del grupo de la OEA".Evo Morales critica a la ONU y a la OtanEl presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo este lunes que si la izquierda o los movimientos sociales de "tendencia anticapitalista" dieran un golpe de Estado en un país de Latinoamérica, los Cascos Azules de la ONU y la Otan intervendrían de inmediato.Morales expresó esa opinión tras reiterar en una rueda de prensa que para su Gobierno, el depuesto presidente de Paraguay Fernando Lugo sigue siendo el mandatario de ese país "con legitimidad y legalidad"."Si los movimientos sociales de tendencia anticapitalista, antiimperialista o partidos de izquierda (...) pudieran dar un golpe de Estado en cualquier país de Suramérica o Latinoamérica, estarían ya los Cascos Azules, tal vez estaría la Otan para no perdonar ese golpe de Estado", dijo el gobernante.También acusó al "imperio norteamericano" de imponer sanciones económicas a aquellos países donde un partido de izquierda gana las elecciones "democráticamente".Morales fue uno de los primeros mandatarios en calificar de "golpe" la destitución de Lugo por parte del Congreso de ese país el pasado 22 de junio y en anunciar que no reconocería al nuevo mandatario paraguayo, Federico Franco.El gobernante boliviano ha retirado, además, a su embajador en Asunción, Freddy Quesada. Morales, quien asistió a las Cumbres del Mercosur y de la Unión de Naciones Suramericanas la semana pasada en Argentina, apoyaba las propuestas para que ambos bloques aplicaran sanciones económicas a Paraguay, aunque este lunes se mostró de acuerdo con que las penalidades sean solo políticas."Si hay una sanción económica no es que el gobierno dictatorial o producto de un golpe congresal va a pagar, sino va a ser el pueblo", sostuvo. Morales, quien recurrentemente acusa a indígenas y opositores de querer derrocarlo, pidió a los miembros de la Unasur que sean "mucho más reflexivos y tomar medidas para evitar que haya más golpes de Estado en Suramérica o en Latinoamérica".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad