Siguen enfrentamientos entre extremistas y Ejército de Irak

Siguen enfrentamientos entre extremistas y Ejército de Irak

Julio 12, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP
Siguen enfrentamientos entre extremistas y Ejército de Irak

El conflicto en Irak entre Suníes y Chiíes deja centenares de civiles desplazados en el norte del país.

El Estado Islámico y el Levante, organización radical conformada por sunitas y filiar de Al Qaeda, continúa su ofensiva en el norte de Irak con el fin de establecer un Califato.

El sábado, fuerzas iraquíes apoyadas por milicianos chiíes se enfrentaron a extremistas suníes que tomaron control parcial de una base militar en las afueras de la localidad de Muqdadiyah, unos 90 kilómetros (60 millas) al norte de Bagdad, informaron funcionarios policiales. Las tropas y los combatientes que apoyan al gobierno lograron sacar a los insurgentes de la localidad cercana de Nofal, pero el control de la base sigue dividido entre las dos partes. Funcionarios de hospitales y de la policía dijeron que los cadáveres de 16 personas _soldados y combatientes_ fueron llevados a la morgue de Muqdadiyah y otros 15 a la capital provincial de Baquba. Dijeron que una familia de cinco personas, tres niños entre ellos, perdió la vida en ataques aéreos sobre Nofal. Los funcionarios hablaron a condición de no ser identificados porque no estaban autorizados a informar a los medios. Al oeste de Bagdad, el gobierno trasladó por vía aérea a Ramadi a unos 4.000 voluntarios para fortalecer el contingente que trata de defender la ciudad de ataques de extremistas, dijo el general Rasheed Flayeh, jefe de operaciones militares en la provincia de Anbar. La operación comenzó el viernes y finalizó el sábado. Ramadi es la capital de Anbar, una provincia abrumadoramente suní y uno de los frentes de batallas más activos del país. El grupo extremista Estado Islámico y otros milicianos suníes tomaron en enero el control de Faluya, en Anbar. Desde entonces el gobierno ha retomado el control de Ramadi, pero Faluya sigue en manos insurgentes. La gran mayoría de voluntarios son chiíes que respondieron al llamado del clérigo supremo chií, el ayatolá Ali al-Sistani, a defender Irak de los milicianos que han ocupado gran parte del norte y oeste de Irak en el último mes. La ofensiva de los insurgentes suníes es encabezada por el grupo extremista Estado Islámico para Irak y el Levante que ha declarado el establecimiento de un Estado islámico en el territorio que controla, que incluye también un sector sirio. La dependencia del gobierno de milicias chiíes para contrarrestar la amenaza de los suníes ha avivado los temores de que Irak pueda volver a sumergirse en el sangriento conflicto sectario de 2006 y 2007. En Bagdad, hombres armados que se desplazaban en vehículos todoterreno asaltaron dos edificios en un complejo habitacional en el vecindario de Zayounah el sábado por la noche, con un saldo de por lo menos 33 personas, entre ellas 29 mujeres, informó la policía, que agregó que hay al menos 18 heridos. Un funcionario del Ministerio del Interior y autoridades hospitalarias confirmaron las cifras de bajas. Las autoridades desconocen el motivo del ataque, pero la policía indicó que existen sospechas de que el edificio se usaba como burdel. Los funcionarios hablaron a condición de no ser identificados porque no estaban autorizados a hablar con los medios. Por otra parte, la organización Human Rights Watch dijo el viernes que las fuerzas de seguridad iraquíes y las milicias afiliadas parecen haber matado a por lo menos 255 prisioneros en seis ciudades y pueblos desde el 9 de junio. Precisó que cinco de las matanzas masivas ocurrieron mientras las fuerzas de seguridad huían a medida que avanzaban los insurgentes, y que casi todos los prisioneros muertos eran suníes. La mayoría de los miembros de las fuerzas de seguridad y las milicias son chiíes. Los seis incidentes parecen haber tenido el propósito de vengar las muertes de chiíes capturados y muertos por el Estado Islámico, agregó la organización. También hay evidencias de que los milicianos han perpetrado matanzas masivas. El Estado Islámico subió el mes pasado fotos en internet que muestran cuando los milicianos matan a decenas de policías y soldados. Los militares iraquíes confirmaron las fotos y dijeron que unos 170 soldados murieron. Human Rights Watch calculó que los muertos fueron entre 160 y 190.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad