Sigue operativo para retomar control de centro comercial en Kenia

Sigue operativo para retomar control de centro comercial en Kenia

Septiembre 24, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Resumen de agencias.
Sigue operativo para retomar control de centro comercial en Kenia

Una enorme columna de humo emerge del centro comercial Westgate en Nairobi, Kenia. Varias explosiones de gran intensidad sacudieron este lunes el exclusivo centro comercial donde se vive el tercer día de una crisis de rehenes.

Al menos 62 personas han muerto desde que el asalto empezó el pasado sábado. El ministro del Interior afirma que todas las plantas del complejo de tiendas están bajo control y no cree que haya más rehenes en manos del grupo.

Las fuerzas de seguridad de Kenia combatían este lunes por tercer día consecutivo a terroristas vinculados con al-Qaida en un centro comercial de lujo, en lo que describieron como la ofensiva final para rescatar a los últimos rehenes dentro de una crisis que ha dejado al menos 62 muertos. Aunque el gobierno anunció el domingo que "la mayoría" de los rehenes habían sido liberados, un experto en seguridad que tiene comunicación al interior del lugar dijo que al menos 10 personas continuaban en poder del grupo de agresores, descrito como "una colección multinacional procedente de todo el mundo". El experto, que insistió en el anonimato para hacer declaraciones sobre el particular, dijo que muchos rehenes fueron liberados o escaparon en las 24 ó 36 horas previas, incluidos algunos que se habían escondido. Sin embargo, había al menos 30 rehenes cuando los extremistas de al-Shabab comenzaron el sábado su ataque, dijo, y "está claro" que las autoridades de seguridad de Kenia "no han desalojado el inmueble por completo". Llamas y columnas de humo negro salieron el lunes durante más de una hora por arriba del complejo de tiendas Westgate después de que cuatro grandes explosiones sacudieran los alrededores del vecindario. El humo escapaba por un gran tragaluz en el interior de la principal tienda de departamentos y comestibles del centro comercial, donde al parecer fueron incendiados colchones y otros artículos inflamables, dijo una persona enterada de la operación de rescate. Las explosiones fueron seguidas de ráfagas de disparos mientras helicópteros de la policía y un jet militar sobrevolaban el lugar, debido a lo cual persistía en el vecindario la sensación de que se trataba de una zona de guerra. Para la noche, las autoridades de seguridad de Kenia habían afirmado que tenían controlada la situación. "Ya controlamos todos los pisos. No estamos aquí para darle pastelillos a los atacantes sino para castigarlos y acabar con ellos", dijo el inspector general de la policía, David Kimaiyo, en su cuenta de Twitter. El ministro del Interior de Kenia, Joseph Ole Lenku, informó que la evacuación de rehenes "ha salido muy, muy bien", y las fuerzas de seguridad están seguras de que ya hay pocos, o quizá ninguno, dentro del edificio. Sin embargo, debido al acordonamiento alrededor del centro comercial y el numeroso personal de seguridad era imposible verificar las afirmaciones del ministro. Las autoridades kenianas hicieron el domingo aseveraciones similares rápidas de que todo había terminado, pero el asedio continuaba. Tampoco han facilitado detalles del número de rehenes liberados o que continúan en poder de los secuestradores. Tres terroristas murieron en los enfrentamientos del lunes y 10 sospechosos más fueron arrestados, dijeron autoridades que por la tarde aseguraron tener control de la situación. Once soldados kenianos sufrieron heridas en los enfrentamientos. El grupo rebelde al-Shabab de Somalia, vinculado con al-Qaida, se atribuyó el ataque. Indicó que los secuestradores estaban bien armados y dispuestos a enfrentar a las fuerzas kenianas. Un portavoz de al-Shabab, el jeque Alí Mohamud Rage, dijo en un archivo de audio difundido en una página de grupos extremistas que los atacantes habían recibido la orden de "adoptar medidas punitivas contra los rehenes" si se utilizaba la fuerza en un intento por rescatarlos. En una cuenta de Twitter que parece genuina, al-Shabab sostuvo que los atacantes tienen muchas municiones y responsabiliza al gobierno de Kenia si había muertes de rehenes. Un funcionario occidental de seguridad en Nairobi, quien insistió en que no se mencionara su nombre para compartir información sobre la operación de rescate, dijo que la única razón por la que la crisis no había terminado es porque continúan rehenes en el interior del inmueble. El centro comercial Westgate, un complejo enorme en el que hay muchos bancos con bóvedas de seguridad y muros de separación con vidrio antibalas, así como un casino, es difícil de tomar, dijo un funcionario. "Estos lugares no están hechos para que se les tome por asalto", dijo el funcionario en referencia al laberinto de establecimientos, restaurantes y oficinas. "Están hechos para que sea imposible tomarlos por asalto". Al menos 62 personas murieron el sábado durante el ataque lanzado por un grupo de entre 12 y 15 extremistas de al-Shabab que blandían granadas y disparaban contra civiles en el interior del centro comercial, en el que hay tiendas de afamados minoristas como Nike, Adidas y Bose. El lugar es popular entre los extranjeros y los kenianos ricos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad