“Sequía se hace más grave con la violencia”

“Sequía se hace más grave con la violencia”

Agosto 04, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“Sequía se hace más grave con la violencia”

Nicolle Engelbrecht, la vocera del Cicr para el programa de Somalia.

Nicolle Engelbrecht, vocera del Cicr para el programa de Somalia, habló con El País. Crece el drama.

Pareciera que en Somalia la situación no puede ser peor: el 50% de la población está en el rango de malnutrición aguda y la mortalidad va en seis decesos diarios por cada 10.000 personas en las zonas del sur más golpeadas por la falta de lluvias.Pero sí, cada día una nueva fotografía desgarradora le cuenta al mundo la catástrofe que vive el cuerno de África. Y nuevas declaratorias, como la de ayer, en la que la ONU confirma que la hambruna se extendió a tres nuevas regiones, hacen el panorama cada vez menos esperanzador.Nicolle Engelbrecht, la vocera del Comité Internacional de la Cruz Roja, Cicr, para el programa de Somalia, habló con El País sobre esta situación. ¿Cómo es el panorama hoy Somalia?Hay mucha gente desplazada, miles, gente que vive sin abrigo. Hay muchos que tienen muy poco qué comer y ni siquiera agua. Es algo crítico, la gente necesita ayuda urgentemente, es indescriptible... ¿Pero qué marca la diferencia entre la crítica situación que ha padecido esta región desde hace décadas y lo que pasa ahora?La crisis viene desde hace algunos años, pero lo que vemos hoy es que la situación se ha degradado. Por ejemplo, si hace tres años alguien tenía cien animales, hoy ya le quedan sólo cinco o ninguno. Porque con cada sequía y brote de violencia que ocurre esa persona tuvo que huir, vender sus animales o simplemente se le murieron. Hoy la población ya no tiene nada, no tiene defensas con qué sobrevivir. ¿Cómo ve vive la sequía en estos sitios?Sólo hay escasas precipitaciones en algunas regiones, donde normalmente debería estar lloviendo en estas semanas, el agua nunca es suficiente. Imagine lo dramático que es sufrir por sed. Pero este es un escenario de extremos, hace poco se presentó una lluvia que causó inundaciones en Mogadishu y hubo mucha gente afectada. ¿Qué tanto están agravando la situación los hechos de violencia?Mucho. Somalia sufre un conflicto armado desde hace 20 años, no hay seguridad en el país, lo que hace que la gente siempre esté buscando refugio en otros sitios. Muchos han sido desplazados varias a las ciudades y eso es lo que hace la situación más difícil todavía. Miles de personas han pasado toda su vida en eso. Hay muchos heridos por la violencia diaria y eso es lo que nosotros estamos viendo en cada jornada en los hospitales. De eso no se habla mucho, sino de la sequía...pero esto es muy grave también, el panorama está muy violento. Entonces, ¿es tan grave en estos momentos la violencia como la falta de agua?Si una sequía como la que observamos hoy tuviera lugar en un país en donde no hay guerra las consecuencias no serían tan graves como a lo que estamos asistiendo, porque esto está pasando en un país donde la población está muy cansada tras 20 años de conflicto y la sucesión de sequías anteriores. La sequía se hace más grave con la violencia. ¿Qué tan complejo está siendo prestar ayuda humanitaria en esta zona?El Cicr está distribuyendo alimentos a 160.000 personas en las zonas azotadas por la sequía y la violencia armada del sur y el centro del país, donde no están pudiendo llegar muchas organizaciones. Es la primera distribución masiva de alimentos en ese sector en lo que va corrido del año. Siempre es difícil trabajar en países donde hay conflictos armados porque es peligroso, no hay infraestructura, como aquí. Parece que lo que se haga es poco frente a un drama como estos y que la ayuda es mínima....Hacemos una parte que es importante, la atención humanitaria, pero la gente de Somalia necesita mucha más ayuda. Es difícil observar a un país con un sufrimiento que parece no tener fin por ahora. Justo mañana (hoy) estaremos lanzando un llamado porque necesitamos muchos más recursos.¿Esta crisis puede superarse?La ayuda humanitaria es importante, pero no suficiente habría que avanzar en una solución política.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad