Senado de Brasil escucha a los testigos de Rousseff en recta final del juicio

Agosto 27, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co| AFP
Senado de Brasil escucha a los testigos de Rousseff en recta final del juicio

Dilma Rousseff fue apartada del cargo el 12 de mayo pasado por el Senado de Brasil.

La Mandataria fue separada del poder y acusada de adulterar las cuentas públicas para asegurar su reelección en 2014.

Los últimos testigos de la defensa de Dilma Rousseff comparecen este sábado en el Senado, antesala del alegato que dará la propia presidenta en el juicio político que se encamina a destituirla definitivamente.

El tercer día del 'impeachment' de Rousseff, separada del poder y acusada de adulterar las cuentas públicas para asegurar su reelección en 2014, tuvo el testimonio de una figura de su gobierno: el exministro de Hacienda, Nelson Barbosa. Lea también: ¿Por qué quieren sacar a Dilma Rousseff de la presidencia de Brasil?

"No hay como hablar de ilegalidades", dijo Barbosa tras detallar que la edición de unos decretos que le endilgan a Rousseff haber aprobado a espaldas del Congreso respetaron la Constitución. 

"La presidenta tiene un gran respeto por el Congreso", añadió al ser interrogado por senadores 'pro impeachment'.

Las cinco votaciones previas a la sentencia que se conocería entre el martes y el miércoles fueron favorables a condenar a la primera mujer que ocupó la presidencia de Brasil. Lea también: Día negro para la izquierda en Brasil: Lula inculpado por corrupción y Dilma en juicio.

Se necesitan 54 de los 81 votos posibles para consumar la caída y acabar con un ciclo de cuatro gobiernos consecutivos del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) de Luiz Inácio Lula da Silva. El gobierno de Michel Temer, vicepresidente que sucedió interinamente a Rousseff, espera obtener unos 60 votos en la rueda final.

Como es de recordar, el pasado 12 de mayo, al final de una maratónica sesión que duró casi 22 horas, 55 senadores (de un pleno de 81) se pronunciaron en favor de juzgar a la mandataria y apartarla del poder durante 180 días.

La exguerrillera izquierdista de 68 años, quien en 2011 asumió como la primera presidenta de Brasil, fue reemplazada por su vicepresidente Michel Temer, de 75 años, mientras es sometida al juicio político.

Moral y buenas costumbres

Las sesiones previas estuvieron signadas por cruces de alto voltaje, descalificación de testigos e insultos cara a cara que obligaron a suspender los trabajos al menos tres veces.

Con más de la mitad de los senadores con causas pendientes o bajo investigación, la sombra de la corrupción sobrevuela el recinto. 

Fue la senadora Gleisi Hoffmann (PT), también bajo la lupa de la justicia, quien abrió la caja de Pandora el primer día al cuestionar la moral del Senado para juzgar a Rousseff. 

La mandataria de 68 años jugará su última carta el lunes cuando enfrente a sus acusadores durante el alegato de la defensa que hará personalmente.

En una sesión que hará contener el aliento, Rousseff hablará ante la presencia de su padrino político Lula, quien la acompañará desde la tribuna según confirmó a la AFP el senador del PT Paulo Rocha, junto a ministros, exministros y líderes partidarios y de movimientos sociales.

Ahogada por una recesión -el PIB cayó 3,8% en 2015 y proyecta una contracción de 3,1% en 2016- y con el PT y Lula acusados de corrupción, las chances de Rousseff se fueron apagando.

El viernes la policía acusó a Lula, padre del llamado milagro socioeconómico brasileño, de beneficiarse de desvíos de fondos de la estatal Petrobras.

Rousseff, una exguerrilla marxista, dice ser víctima de una farsa que enmascara un golpe parlamentario de Temer, quien aspira a terminar el mandato hasta 2018.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad