Seis detenidos en Londres por una posible amenaza terrorista contra el Papa

Seis detenidos en Londres por una posible amenaza terrorista contra el Papa

Septiembre 17, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Resumen de Agencias

El portavoz del Papa, Federico Lombardi, dijo este viernes que tienen "plena confianza" en la policía británica y que el programa de la visita de Benedicto XVI al Reino Unido no será modificado a pesar de las capturas realizadas.

Seis personas fueron detenidas el viernes por una presunta amenaza al papa Benedicto XVI, que continuó sin cambios la segunda jornada de su visita a Gran Bretaña, marcada por la calidez de los católicos y una renovada indignación por los abusos sexuales cometidos por sacerdotes.En respuesta a una denuncia, la policía detuvo a cinco barrenderos londinenses, de entre 26 y 50 años de edad, bajo sospecha de terrorismo, durante un operativo en un depósito de un servicio sanitario en el centro de la capital, dijeron las autoridades. Un hombre de 29 años fue detenido más tarde.Los primeros arrestados eran interrogados en una estación policial y no se les había instruido de cargos. La policía londinense agregó que un cateo inicial no había encontrado artículos peligrosos.La policía dijo que los cinco detenidos iniciales fueron arrestados "bajo la sospecha de la comisión, preparación o instigación de actos de terrorismo". El sexto fue capturado en su casa poco después, pero no se dio a conocer ningún otro detalle.El Vaticano dijo que el pontífice estaba tranquilo pese a los arrestos y que no planeaba ningún cambio en su cronograma. Pero los arrestos concitaron la atención pública mientras Benedicto XVI hablaba a políticos, empresarios y líderes culturales sobre la necesidad de restablecer la fe y la ética en la formulación de políticas.La visita del Papa ha generado opiniones divididas en este país, que es oficialmente protestante y en los hechos, profundamente laico. El escándalo de abusos sexuales de menores por parte de sacerdotes genera indignación y otros temas -como las posiciones del pontífice sobre la homosexualidad y el uso de condones contra el sida- también causan rechazo entre la población secular.Los primeros detenidos trabajaban para un contratista del Concejo de Westminster, la autoridad que gobierna gran parte del centro de Londres. El depósito donde los arrestaron es responsable de la limpieza de un sector de la ciudad que el Papa no visitará, dijo la policía.La policía confirmó que algunos de los detenidos parecían ser extranjeros pero no quiso comentar sobre versiones de prensa que señalaban que eran de origen argelino. Un barrendero del depósito, que pidió no ser identificado por no estar autorizado a hablar con la prensa, dijo que por lo menos uno de los detenidos era argelino y que a su juicio los cinco arrestados por la mañana eran del norte del Africa.Veolia Enviromental Services, la empresa de limpieza, no formuló declaraciones de inmediato.Las reuniones del Papa Benedicto XVILa noticia de los arrestos llegó cuando el Papa se reunía con representantes de otras religiones, incluidos musulmanes y judíos, y enfatizaba la importancia del respeto mutuo. El Vaticano dijo que Benedicto XVI fue informado y quedó complacido de que no habría cambios a su cronograma.Más temprano, el pontífice tuvo una recepción alegre y tumultuosa de miles de escolares católicos que lo esperaron con canciones y regalos. Benedicto XVI los exhortó a evitar las tentaciones superficiales de la "cultura de la celebridad".El Papa dijo a los maestros que deben crear para los niños un ambiente de seguridad y confianza, en su segunda alusión en dos días al escándalo por abusos sexuales que remece la Iglesia. El jueves, el pontífice reconoció que la Iglesia católica no había actuado con la suficiente rapidez y decisión para apartar a los curas pederastas de su ministerio.Las encuestas en Gran Bretaña reflejan una amplia insatisfacción con la manera en que el pontífice ha manejado el escándalo de pederastia, tanto entre la población en general como entre los católicos.Más tarde, Benedicto XVI se reunió con el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, titular de la Comunión Anglicana, en medio de la tensión causada por la decisión reciente del Papa de facilitar que los anglicanos se conviertan a su religión.Los dos se saludaron con suma cordialidad. El Papa le dijo que no tenía intención de hablar de dificultades "que todos conocen aquí muy bien" y en cambio resaltó la necesidad de que los cristianos colaboren y aporten ética al discurso público.Williams, que no ha ocultado su disgusto por la invitación del Vaticano a los anglicanos conservadores a sumarse a la Iglesia católica, también destacó los esfuerzos por reunificar a las dos denominaciones diciendo que cada una de las dos había salido perdiendo "por el hecho de nuestra división". Asimismo elogió a Benedicto XVI por su constante reclamo de que la política pública no olvide la fe.Luego, el Papa dio un discurso elogió la democracia británica en Westminster Hall, parte del Parlamento, al que asistieron los ex primer ministros Margaret Thatcher, John Major, Gordon Brown y Tony Blair, reciente converso al catolicismo. Allí, el pontífice elogió la democracia británica y la puso como un modelo mundial de libertad de expresión y respeto por la ley.El sábado se realizará una ceremonia religiosa pública en el Hyde Park, donde se espera una asistencia de miles de personas.Papa advierte del peligro de la ciencia si ignora a la religiónPor su parte, Benedicto XVI dijo hoy que el mundo necesita buenos científicos, pero que una perspectiva científica se vuelve peligrosa si ignora la dimensión religiosa y ética de la vida, "al igual que la religión se convierte en limitada si rechaza la legítima contribución de la ciencia a la comprensión del mundo".El Papa hizo esta manifestación ante unos cuatro mil alumnos católicos con los que se reunió hoy, segundo día de visita al Reino Unido, en el campo de deportes del St. Marys University College, de Londres, a los que dijo también que el dinero no da la felicidad, que ésta sólo se encuentra en Dios.El encuentro fue transmitido por televisión e internet en todos los colegios católicos de Gran Bretaña y Benedicto XVI, tras resaltar esa oportunidad, animó a los jóvenes a ser no sólo buenos estudiantes sino también buenos ciudadanos y buenas personas.El Pontífice agregó que el mundo necesita buenos historiadores, filósofos y economistas, pero que si sus aportaciones a la vida humana dentro de su ámbito particular se enfoca de manera demasiado reducida, "pueden llevarnos por mal camino".El Papa teólogo subrayó que una buena escuela educa integralmente a la persona en su totalidad "y una buena escuela católica, además de este aspecto, debería ayudar a todos sus alumnos a ser santos", añadió.A este respecto expresó su esperanza de que entre los muchachos británicos que le estaban escuchando hubiera "algún futuro santo del siglo XXI, ya que la cosa que Dios mayormente desea es que cada uno de vosotros sea santo".Benedicto XVI aseguró que ser santo no significa contentarse "con ser de segunda fila" y animó a los muchachos a no perseguir una meta limitada y a no ignorar a los demás.También les dijo que tener dinero posibilita ser generoso y hacer el bien en el mundo, pero que por sí mismo, no es suficiente para lograr la felicidad y que al igual ocurre si se tiene una profesión altamente cualificada o si se es famoso.En la línea didáctica de sus encuentros con los jóvenes, el Papa les exhortó a mantenerse alejados de la avaricia y el egoismo y de todo aquello que sea destructivo y peligroso y les dijo que cuando desean prestar ayuda a los pobres y hambrientos, consolar a los tristes y ser amables y generosos "estáis en camino hacia la santidad".Antes de reunirse con los jóvenes, siempre en el mismo college, pronunció otro discurso ante el profesorado, en el que destacó la contribución de la Iglesia católica en el campo de la educación y señaló que la tarea de un maestro no es sólo comunicar información o proporcionar capacitación en unas habilidades orientadas al beneficio económico de la sociedad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad