Se recuperan heridos en explosión que mató a 231 personas en el Congo

Julio 04, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP

La tragedia del viernes por la noche en la aldea de Sange fue un golpe devastador para los residentes, que debieron sobrevivir guerras consecutivas de 1996 al 2002, en uno de los países más inestables del mundo.

Sobrevivientes de la explosión masiva de un camión cisterna de combustible, adoloridos y con quemadas severas en sus cuerpos, se recuperaban el domingo en un hospital del este del Congo, dos días después que el vehículo estallara en una carretera rural.La tragedia del viernes por la noche en la aldea de Sange fue un golpe devastador para los residentes, que debieron sobrevivir guerras consecutivas de 1996 al 2002, en uno de los países más inestables del mundo."Es una vida miserable, pobre, la que tenemos aquí en el Congo", dijo Muke Ndengwa, cuyo hijo de 15 años casi muere en la explosión. "Cuando tuvimos la guerra, nos robaron todo. Ahora hemos perdido tanto de nuevo".El accidente se desencadenó cuando el tanquero que transportaba combustible de la capital provincial, Bukavu, se volcó al tratar de pasar a un autobús pequeño en Sange, una aldea cerca de la frontera con Burundi.El vehículo empezó a botar gasolina cerca de tres casuchas con televisores donde cientos de personas se congregaban para ver la Copa Mundial de fútbol.La gente se reunió alrededor del accidente y decenas empezaron a recoger con contenedores la gasolina que se derramaba, ignorando los llamados de los cascos azules de la ONU.En menos de una hora empezó el fuego, nadie sabe exactamente cómo, y una explosión gigantesca impactó las casuchas y un mercado cercano.Madnodje Mounoubai, un vocero de la ONU, dijo este domingo que al menos 231 personas murieron y 195 resultaron heridas en la explosión. La Cruz Roja indicó que unos 61 niños y 36 mujeres estuvieron entre las víctimas mortales.Al hospital de Uvira, a unos 30 kilómetros (20 millas) al sur, fueron llevados 46 heridos con entre 12 y 49 años de edad, dijo un doctor del centro médico, Kumba Mupepe.En la sala de cuidados intensivos del hospital, un hombre con heridas graves gritaba en agonía, mientras que familiares de los heridos ayudaban a sus familiares, cuyos cuerpos estaban cubiertos totalmente con antiséptico morado."La gente está sufriendo horriblemente", dijo una enfermera, Namweze Bahizire. "Ayer perdimos a dos hombres y una mujer unas horas después de cirugía y en la noche perdimos a otra víctima masculina", agregó.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad