Se abre nueva etapa entre EE.UU. y Cuba con visita de Kerry a La Habana

Agosto 14, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co| AFP
Se abre nueva etapa entre EE.UU. y Cuba con visita de Kerry a La Habana

La Habana se engalana para la reapertura de la embajada de Estados Unidos en Cuba después de más de 50 años.

Cuba y Estados Unidos, enemigos durante la Guerra Fría, habían roto relaciones en 1961. La ceremonia es una formalidad ya que los dos países restauraron lazos diplomáticos plenos el 20 de julio pasado. Expectativa.

El secretario estadounidense de Estado, John Kerry, llega este viernes a Cuba en una visita histórica, que pone un broche de oro al acercamiento entre los dos países y abre las puertas a una nueva era de cordiales pero duras negociaciones. Lea también: La bandera de EE.UU. vuelve a Cuba en histórica visita de Kerry.

El primer jefe de la diplomacia estadounidense hará historia tan pronto aterrice en La Habana. 

El secretario de Estado pronunciará un discurso para reabrir formalmente la embajada estadounidense e izar con gran pompa la bandera delante del macizo edificio de hormigón que adorna el Malecón, abriendo una visita de menos de 12 horas en la capital cubana.

¿Los encargados para izar el pabellón de las barras rojas y blancas con 50 estrellas? Los tres exsoldados que la arriaron hace 54 años cuando los dos países rompieron relaciones.

Será un "día histórico", señaló el jueves el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.

El ascenso de los colores de Estados Unidos será acompañado por la ejecución de los himnos de ambos países, instrumentados por una banda del Ejército estadounidense.

Y sin perder el simbolismo, el poeta estadounidense de origen cubano Richard Blanco, conocido por haber recitado una obra durante la toma de posesión del segundo mandato del presidente Barack Obama, evocará los lazos que unen a los dos pueblos en un poema titulado "Cosas del Mar".

En realidad, la ceremonia es una formalidad pues los dos países restauraron lazos diplomáticos plenos el 20 de julio pasado.

Cuba y Estados Unidos, enemigos durante la Guerra Fría, habían roto relaciones en 1961 en el fragor de la revolución castrista. Sin embargo, desde 1977 mantenían Secciones de Intereses como embajadas de oficio bajo la protección de Suiza, una cooperación que Kerry resaltará en un breve encuentro en La Habana con el canciller del país europeo, Didier Burkhalter.

Luego de anunciar el deshielo en diciembre, Obama y su par cubano Raúl Castro se reunieron cuatro meses después durante la Cumbre de las Américas en Panamá, y el canciller cubano Bruno Rodríguez reabrió la embajada del país latinoamericano en Washington el 20 de julio.

La visita de Kerry también es esperada por la disidencia al gobierno de Castro, luego que varios opositores fueran arrestados durante horas en una manifestación el pasado fin de semana.

"Espero reunirme con quien sea que me encuentre y escucharlos", dijo al canal latino Telemundo el jefe de la diplomacia estadounidense, quien aseguró que se sentará a conversar con los opositores al modelo político monopartidista cubano.  

El encuentro, protegido del fisgoneo de la prensa, tendrá lugar en la residencia oficial y no en la embajada estadounidense, sede de la gran ceremonia pública.

Kerry también tendrá un encuentro con su par cubano Rodríguez tras la cual ofrecerán una rueda de prensa conjunta.

Se espera que la reunión sea la continuación de la conversación que ambos tuvieron en Washington en julio -que se extendió una hora más de lo previsto-, y donde hablaron sobre temas de interés bilateral, como la lucha contra el narcotráfico o la protección ambiental.

La visita de Kerry "marca el fin de 54 años de divorcio", dijo William LeoGrande, experto en Cuba de la American University en Washington.

Pero autoridades de los dos países han reiterado que mantienen profundas diferencias, y se espera que en la reunión de cancilleres se recuerden los temas más espinosos, como los derechos humanos y la situación de los disidentes cubanos, pero también el pago de compensaciones o el fin del embargo comercial contra la isla, que solo puede aprobar el Congreso estadounidense.

Fidel Castro, un tibio defensor del plan de su hermano Raúl con Obama, lo puso claro sugiriendo que Washington debe pagar a Cuba "cuantiosos millones de dólares" por los daños causados por el embargo, en un escrito divulgado el jueves en ocasión de su 89 cumpleaños.

"Ahora viene la parte difícil", señaló LeoGrande.

En La Habana, Kerry también tendrá un encuentro con el arzobispo de la ciudad, el cardenal Jaime Lucas Ortega Alamino, conocido por su labor sobre derechos humanos y la liberación de presos políticos.

Y aún con el poco tiempo libre, el canciller estadounidense dijo que espera no partir sin antes dar un paseo por las calles de postal de La Habana Vieja, sometida a un maquillaje en tiempo récord para el ilustre visitante.

Un encuentro con Raúl Castro o Fidel "no está en la agenda", aclaró el jueves un vocero del Departamento de Estado.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad