Sarkozy recorta ventaja al final de la campaña por las presidenciales

Mayo 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias
Sarkozy recorta ventaja al final de la campaña por las presidenciales

Nicolas Sarkozy, presidente de Francia.

Según las últimas siete encuestas, Hollande, su rival, mantiene ventaja de entre cuatro y siete puntos.

Nicolás Sarkozy pelea voto a voto para cambiar la unánime opinión de los sondeos y los analistas, y cree posible una remontada histórica sobre el final de la campaña por la Presidencia de Francia, mientras que su rival, François Hollande, anuncia que visitará antes de lo previsto a Ángela Merkel para empezar a negociar el pacto de crecimiento para Europa.Así llegan ambos candidatos al cierre de la campaña de las presidenciales. El primero aguantando lo que parecer ser una derrota cantada, que lo sacaría de la política definitivamente, y el otro hablando como ganador pero alentando a los suyos para conseguir una victoria por amplio margen, que le facilite la tarea.Sin embargo, nadie en el país galo se atreve a dar un pronóstico concreto sobre el resultado del domingo, ya que en las últimas encuestas Sarkozy recuperó terreno, lo que sugiere que la jornada electoral será más larga y emocionante de lo previsto hace solo dos días.La encuesta publicada por la revista ‘París Match’ mantiene en cabeza a Hollande, que en la primera vuelta del 22 de abril alcanzó el 28,63% de los votos frente al 27,18% de Sarkozy. Ese sondeo da a Hollande un respaldo del 52%, frente al 48% al Presidente francés, aunque irónicamente pierde tres en la pregunta que pulsa el pronóstico de los electores: sólo el 20% de los encuestados piensa que logrará ganar, frente al 52% que cree que lo hará Hollande.Los expertos no se atreven a considerar la cita cerrada y subrayan que serán clave los indecisos que apoyaron en el primer turno a Marine Le Pen y François Bayrou.‘Voto-finish’Sarkozy insistió en las horas previas al final de la campaña oficial, a medianoche del viernes, que el destino de la jefatura del Estado se jugará “en el filo de la navaja”, en alusión al margen que le separa de su rival en la intención de voto reflejada en las encuestas.Esos cuatro puntos de diferencia suponen la menor distancia que ese sondeo diario otorga al candidato conservador, aunque se hizo antes del debate televisado del pasado miércoles y del anuncio del centrista Franois Bayrou, antiguo aliado de Sarkozy, de que votará por su rival socialista.Otros cuatro sondeos publicados ayer también confirmaron la ventaja del socialista, aunque con Sarzkoy tras él a menor distancia que en los precedentes: Hollande alcanzaría un 53,5 % en el mejor de los casos y el conservador un 47,5 % también en su mejor resultado.Por eso Hollande quiso presentarse en su última intervención televisada, en ‘Canal Plus’ y menos de cinco horas antes del cierre de la campaña, como “preocupado” por esa preferencia que le dan los sondeos.“Me preocupan en ambos casos: si son malos, porque deprimirán a los electores potenciales, y me preocupan si son buenos porque puedo pensar que pueden desmotivar. Así que solo tengo un llamamiento: vótenme”, resumió.Por su parte Sarkozy aseguraba en otra cadena de televisión y a la misma hora, que “cada voto va a contar” para derrotar a su rival.“Los sondeos no son lo que cuenta, sino lo que van a decidir los franceses”, subrayó Sarkozy.“Hay una diferencia entre Francois Hollande y yo y es que él no tiene el peso del país sobre sus espaldas. ¿Cree usted que yo, como presidente de la República, del G20, del G8, podía meter a Francia en campaña electoral durante un año? Era absolutamente imposible. Tengo un deber de Estado”, dijo Sarkozy cuando se le preguntó por el tiempo que ha hecho campaña.Por su parte, Hollande aseguró en sus últimos mensajes al electorado que no trató con el centrista Bayrou sobre el inesperado apoyo que este le lanzó. “No hablé con él”, declaró Hollande, quien aseguró que “no hubo negociaciones sobre la constitución de no sé qué alianzas”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad