Salud de Chávez, ¿golpe o empujón para el chavismo en Venezuela?

Diciembre 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Juan Francisco Alonso | corresponsal de El País, en Caracas
Salud de Chávez, ¿golpe o empujón para el chavismo en Venezuela?

En año y medio el presidente Hugo Chávez ha tenido cuatro cirugías para combatir el cáncer, cuya ubicación se desconoce.

Analistas se dividen: unos creen que 'chavistas' le cobrarán al Presidente la mentira sobre su salud. Otros, que esta servirá para teñir de rojo al país.

Desde que en junio de 2011 los venezolanos se enteraron que el presidente Hugo Chávez padecía de cáncer, según analistas, el tema de su enfermedad ha sido utilizado por el Mandatario y los suyos como un elemento para mejorar su imagen, que venía en franco declive en los últimos años. Situaciones como la crisis eléctrica de 2010, los altos índices de inseguridad o el desabastecimiento de ciertos productos esenciales fueron los puntos que empezaron a desdibujar la imagen de la Revolución Bolivariana.La convalecencia y supuesta recuperación de Chávez fueron una pieza clave en su reciente campaña para la reelección, por lo que no es de extrañar, agregan los observadores, que la dirigencia chavista haya apelado nuevamente a eso en la recta final de la campaña para las elecciones regionales.Nada más conocerse la noticia de que el líder bolivariano viajaría a Cuba nuevamente para pasar por el quirófano por cuarta vez en año y medio, debido a que le detectaron un nuevo tumor maligno, la cúpula del Partido Socialista Unido de Venezuela, Psuv, buscó que el ‘bombazo’ no desmotivara a sus bases para acudir a las urnas este domingo y por ello han apelado a la emotividad.“Los que queremos a Chávez estamos tristes, pero eso debemos convertirlo en mucha energía”, afirmó el presidente de la Asamblea Nacional, diputado Diosdado Cabello, quien agregó: “Usted (el Presidente) nos dio una instrucción y es que debemos hacer un esfuerzo para obtener las 23 gobernaciones que están en juego y nosotros vamos a hacerle ese regalo para que la recuperación sea tranquila sabiendo que a partir del 16 de diciembre será más fácil llevar adelante la revolución”.En similares términos se pronunció el vicepresidente y heredero político de Chávez, Nicolás Maduro, quien con lágrimas y la voz quebrada soltó horas después una frase que no le permite a los chavistas cambiar de opción política. Cuando el presidente Chávez, el sábado pasado, dijo lo que dijo y que tenía la fortuna de sentirse acompañado de nosotros se nos metió un sentimiento, porque es verdad, Chávez tiene un pueblo. Hasta más allá de la vida vamos a ser leales con Hugo Chávez. Lo que se está jugando aquí no es una elección más. Aquí en cada elección se juega la Patria, el futuro”.Entonces, la fiebre por el Presidente volvió a subir, tanto que durante toda la semana algunas calles de Caracas y de otras ciudades amanecieron con carteles que decían: “Ahora más que nunca con Chávez. Patriotas de Venezuela rodilla en tierra”. Mientras tanto, en algunos medios de comunicación aparecieron avisos del Psuv que invitaban a teñir a Venezuela de rojo. “Este 16 de diciembre regálale a Chávez un mapa rojo, rojito. ¡Todos a votar por los candidatos de la Patria!”, decía una de las consignas. Impacto impredecibleFuentes del Psuv aseguraron que harán todo lo posible por sacarle provecho a la actual coyuntura. “Vamos a buscar movilizar a la gente. Evitar que la noticia de la salud del Presidente desmotive a los nuestros. Hay que seguir construyendo la revolución, como él quería”, añadió un dirigente oficialista.Los seguidores del Jefe de Estado ya tienen previsto un operativo de movilización de electores para llevarlos hasta las urnas. Tal como ocurrió en las pasadas presidenciales y que les permitió obtener la ventaja de millón y medio de votos sobre Henrique Capriles Radonski, el candidato opositor.“Tenemos motos, camiones y carros listos para buscar a la gente y llevarla a votar”, dijo la fuente. Pese a estas señales, el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Simón Bolívar de Caracas, José Vicente Carrasquero, considera poco probable que la estrategia oficialista rinda frutos.“No creo que esto vaya a motivar a más gente a salir a votar. Las personas que estaban decididas a votar ya se activaron mucho antes del anuncio Desde la recaída del presidente Chávez. No creo que se movilice más gente, podría producirse el efecto contrario”, afirmó.Señaló que “hay que recordar que el presidente Chávez aseguró que estaba curado y por eso se postuló a la reelección, pero ha quedado demostrado que no lo estaba y la gente que le votó puede estar pensado que la engañaron”.La opinión de Carrasquero no es compartida por Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanálisis, quien apeló a los últimos sondeos para advertir que no es descartable que hasta bastiones de la oposición como los estados Zulia y Miranda puedan teñirse de rojo.Incluso alertó que “la brecha entre los aspirantes oficialistas y los gobernadores opositores de Zulia y Miranda (Pablo Pérez y Henrique Capriles Radonski) se ha ido cerrando en los últimos días”.El encuestador también se atrevió a vaticinar que una derrota de Capriles en Miranda abriría las puertas a la lucha por el liderazgo en la oposición en un mal momento, porque, según él, “si se produce una salida de escena del Presidente, él (Capriles) sería el mejor candidato para enfrentar al vicepresidente Maduro. Y perder ahora, sería un importante traspiés para la oposición en unas nuevas presidenciales”.En la oposición están conscientes de los riesgos que encierra la estrategia chavista.“Durante esta atípica campaña, hemos hecho un esfuerzo por tratar de motivar a las alicaídas bases opositoras, las cuales tras la derrota en las presidenciales creen que no hay motivo para salir a votar, pero si ahora le sumamos este nuevo elemento, el peligro de que perdamos la mayoría, sino todas las gobernaciones es alto”, admitió un dirigente opositor, quien prefirió el anonimato. Precisamente para evitar la materialización de este escenario el excandidato presidencial Capriles Radonski, quien aspira ser reelecto como gobernador de Miranda, ha enfocado su campaña en los riesgos que entrañaría para los ciudadanos que el oficialismo triunfara en todos los estados, empezando por el suyo, para así impulsar la participación.“De ganar el otro candidato (el exvicepresidente Elías Jaua) llegaría expropiando todo, no para que funcionen las cosas sino para tener el control sobre las personas y chantajearlas”, auguró Capriles.Según él, los aliados de Chávez y otros rivales se están aprovechando de la enfermedad del Mandatario para hacerse al poder.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad