Ricky Martin, una vida no tan loca

Ricky Martin, una vida no tan loca

Octubre 31, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo
Ricky Martin, una vida no tan loca

Ricky Martin, cantante puertorriqueño.

Luego de declararse homosexual, el artista puertorriqueño presentará este martes un libro autobiográfico y el sencillo de su noveno álbum como solista. ¿El público lo apoyará igual que en sus épocas de bomba sexual? ‘Kiki’, entre claros y oscuros.

1. Éxito y sexualidadUn, dos, tres. Un pasito pa’ lante en su vida dará Ricky Martin el próximo martes: presentará ‘Mi vida eres tú’, el primer sencillo del noveno álbum de su carrera como solista; dará a conocer en español e inglés su libro autobiográfico (‘Yo’/‘Me’) y se someterá al interrogatorio de la periodista estadounidense Oprah Winfrey que lo tendrá como invitado especial en su programa.La expectativa es mundial como lo fueron sus éxitos María, Livin la Vida Loca o La Copa de la Vida. Será el regreso a los escenarios públicos de Enrique Martin Morales luego de que en marzo declarara a los cuatro vientos que es homosexual. “Hoy acepto mi homosexualidad como un regalo que me dio la vida”, expresó en Twitter.¿Su confesión afectará la venta de su nuevo disco y de sus memorias? ¿Oprah logrará que la megaestrella le revele si Carlos González Abello, sobrino de un ex gobernador de Puerto Rico, es su actual pareja? ¿Conseguirá que le confirme o niegue que una de sus primas es la mujer que le alquiló el vientre por US$10.000 para engendrar a Matteo y Valentino, los gemelos que le han cambiado la vida y lo han hecho el hombre más feliz del mundo?La incertidumbre pronto se despejará, pero entretanto, sigue la discusión por las repercusiones de su salida de ese clóset que muchos calificaron como ‘transparente’, ya que desde que estaba en Menudo algunos ya daban por sentado que era gay.Para el experto en comportamiento humano Patrick Wanis, en informe de la revista Semana, la actitud del boricua que el 24 de diciembre cumplirá los 39 años sí puede afectar la venta de sus discos y boletas para los conciertos pues él era un símbolo sexual para muchas mujeres. “Si él lo hubiera anunciado hace 15 años se hubiera autodestruido”.De ahí que existan fanáticas como Diana Manrique, de 32 años, que se sientan defraudadas por él. “Desde que dijo que era ‘loca’ ya no lo veo como antes: un artista sexy con el que muchísimas mujeres y yo soñábamos”.Los que dejan de admirarlo no deben ser sus verdaderos admiradores, interviene el cantante colombiano Julio Nava, quien es enfático en afirmar: “En 2010 juzgar una carrera musical por la tendencia sexual del artista es absurdo. A las personas que lo quieren, que disfrutan de sus shows no les debe importar su tendencia sexual, además, él sigue con un ‘sex-appeal’ extraordinario para hombres y mujeres, no creo que merme su audiencia por hablar abiertamente sobre su homosexualismo”.La actriz Gaby Espino tiene una apreciación similar. En entrevista con El País la venezolana se reafirmó fanática del boricua: “Si ahorita hubiera un concierto de Ricky Martin ahí voy a estar yo”. La protagonista de la telenovela ‘Más sabe el diablo’ agrega que respeta mucho la posición del cantante, pues le pareció muy valiente y por eso “no dejaré de admirar a ese artista integral y a ese ser humano sensible y muy inteligente”.Bomba sexyLa veterana periodista Bárbara Walters reconoció que se arrepentía de haber presionado en el 2000 a Ricky Martin para que dijera si era o no homosexual pues, aunque no lo admitió, su nerviosismo y rehusarse a contestar la pregunta le dejó la sensación a los estadounidenses de que sí lo era y por eso la carrera del artista en ese país se fue debilitando.La verdad es que desde muy joven a ‘Kiki’-de esta forma lo llama su mamá- así como no le gustaba que lo calificaran de bomba sexual tampoco que le preguntaran cómo era su vida íntima.Y lo demostró en Colombia, cuando en Cartagena, tuvo un encuentro con reinas y periodistas en 1998. Al ser preguntado sobre por qué su cautela para que no se conozcan sus novias contestó: “El día en que tenga que vender al público las llaves de mi alcoba renuncio. Cuando me enamoro lo digo, yo sé que yo soy hombre y no me importa lo que digan los demás”.Con los años se desinhibió y esa cautela con su privacidad la fue olvidando. En 2006 confesó a una revista alemana que le gustaba grabarse desnudo en la intimidad y practicar la lluvia dorada (orinar) en la ducha. “Lo he hecho en la ducha. Es tan sexy, la temperatura de tu cuerpo y del agua de la ducha es diferente”.En Puerto Rico por esas declaraciones pidieron su cabeza como representante de la fundación que lleva su nombre.En un comunicado él explicó que jamás pensó que sus expresiones pudieran llevar a una discusión pública “tan absurda que llega al sensacionalismo” y pidió respeto para él y la labor de su fundación.2. Bemoles de la estrellaMás de 50 millones de copias vendidas con sólo ocho álbumes como solista, son una muestra del fenómeno artístico llamado Ricky Martin, quien también ha sido actor de teatro y de Tv., productor de documentales y modelo (con este último oficio se pagó sus estudios de actuación y de música en Nueva York). El capricorniano que puso a cantar y a bailar al mundo con su “allez, allez, allez, go, go, go’, canción oficial del Mundial de Francia 98, hoy es un artista que se muestra más espiritual, al que no le interesa ser el número uno en el mercado musical. Sólo le importa, dice, que la música sea un instrumento para poder transmitir mensajes sociales y ayudar a los demás.Sin embargo, asegura el especialsita Carlos Omar Saldarriaga, director de La X, Ricky Martin sigue siendo un showman en el que se conjugan capacidad artística notable, pinta y el llamado factor X que los gurús del entretenimiento tanto buscan.Aunque no sea precisamente un seguidor de la música del boricua, el crítico musical Eduardo Arias resalta del artista su carisma, al estilo Juanes. “Me pareció buena onda su actitud con las fanáticas”, dice Arias, al recordar la ocasión en que, por la época en que hacían Zoociedad, vio a su amigo Karl Troller entrevistar para otro programa de Tv. a Martin. “Me pareció un ‘man’ chévere, bastante carismático”.Igual de “bacano” lo recuerda la periodista barranquillera Nístar Romero, quien en Cartagena, en 1998, se topó con Ricky Martin en un ascensor cercano a las cocinas del Hotel Hilton, sede del Concurso Nacional de Belleza.Ella iba, a escondidas, “a chismosear algo sobre la Señorita Atlántico” y justo cuando bajaba, se subió al ascensor el artista, que estaba completamente solo.“Él volteó mi credencial de periodista y miró mi nombre y me dijo: ‘Qué nombre tan original. ¿Y tú de dónde eres?’ me preguntó y le dije: ‘de Barranquilla’. Me contó entonces que había estado en Barranquilla en sus inicios con Menudo; hablamos del reinado, de la belleza de la mujer y otras cosas. Yo lo vi tan varonil que jamás se me ocurrió que era homosexual”.Nístar, que fue la única periodista que lo tuvo ese día en exclusiva por esa suerte del destino, confirma la belleza del artista y cómo quedó “embobada, en las nubes” cuando minutos después del encuentro los colegas le preguntaban dónde se había metido ella. “Nunca había visto un hombre tan lindo, es alto, de ojos cafés, blanco, es hermoso, hermoso, un Señorito Puerto Rico”, dice riendo.La barranquillera recuerda cómo antes de marcharse con un hombre mal encarado que ya lo estaba buscando, Ricky se despidió dándole un beso en la mejilla.No es raro entonces que con tantas cualidades que saltan a la vista, cada año esta estrella que cuida su cutis con una mezcla de miel y láminas de oro, aparezca en las listas de los hombres más bellos, de los más deseados, de los más sexys, de los mejores vestidos, de los artistas hispanos más influyentes en EE.UU. y que sea inspirador de modistos tan importantes como Giorgio Armani y Jean Paul Gaultier.Pero la flauta no siempre le ha sonado al ex novio de la presentadora Rebbeca de Alba.En 1998, cuando estaban en pleno furor temas como La Bomba, la bomba puertorriqueña se desinfló, ya que fue abucheado en el intermedio de un partido de fútbol estadounidense que se celebró en México.En el receso del American Bowl, un juego de pretemporada de la NFL entre Los Vaqueros de Dallas y Patriotas de Nueva Inglaterra, Ricky debió enfrentar las rechiflas de miles de fanáticos que no soportaron que durante su presentación se limitara a hacer fonomímica usando pistas grabadas.Es que precisamente, en la dudosa capacidad vocal del artista está su telón de Aquiles. Y por ello le han llovido rayos y centellas.El Nuevo Herald lo describió como “un cantante de escasas habilidades vocales, un intérprete más bien chato, transformado en un fenómeno global gracias a destrezas que nada tienen qué ver con el arte de cantar y mucho con el arte del marketing. “Lo que no consiguen los músculos de la garganta, ¡vaya!, lo consiguen con creces los músculos del cuerpo”, remataba el crítico del Nuevo Herald luego de ver un concierto del artista a finales de los 90.Fher, el vocalista de Maná fue uno de sus más fuertes críticos: “Es un tipo que no canta, tengo las pruebas, porque todo es trabajado por computadora”.No tan estricto como Fher, Julio Nava aunque admite que el ganador de un Grammy americano y tres latinos “es un tanto limitado en su capacidad vocal” y que le gustaría verlo en el escenario dominar un instrumento, hace un reconocimiento de su calidad interpretativa y de su disciplina.“Su parte escénica es impecable, su estado físico envidiable, su entrega, da gusto verlo en su show”, complementa Nava, quien además destaca el trabajo que han hecho en favor de la carrera artísitca de Martin compositores y productores como Robbie Draco y Tommy Torres. De acuerdo con el artista caleño por ese talento y entrega, por el equipo artístico y de marketing que lo rodea, “habrá Ricky Martin para rato”.En BroadwaySi hay algo más para admirar en este hombre que en la intimidad de su hogar juega con sus hijos, con sus perros, toca el saxo, lee, lava sus carros (una de sus excentricidades es tener una colección de estos) o ve películas, es que ha podido sobresalir también en el teatro.En Broadway es recordado por su personaje de Mario en Los Miserables y desde ya se anuncia que en 2012 participará en la producción Evita. Personificará al Che y actuará junto a la debutante cantante argentina Elena Roger.Curiosamente, el teatro lo unió otra vez a su padre. Estelarizar en 1995 la obra Jesús, Pasión y Muerte, le hizo reflexionar y reconciliarse con su papá, al que no le hablaba desde hacía diez años atrás. El artista se había decepcionado de su progenitor porque éste abandonó el hogar cuando apenas él era un niño.3. Un ser espiritualFama, dinero, mansiones en San Juan de Puerto Rico, Miami, Brasil, Nueva York; fanáticos en América, Asia, Europa y África. Galardones por montón y por doquier. Al Ricky Martin que siempre quería más y más, todo eso no le bastaba. Interiormente se sentía vacío.Fue así como sus años sabáticos los aprovechó para acercarse a otras culturas y filosofías como el hinduismo y el budismo y se fue convirtiendo en un ser más interesado en las problemáticas sociales, al punto que hoy es un activista de varias causas. La principal, la protección de niños y jóvenes maltratados o en riesgo, lanzados a la prostitución y la lucha contra la trata de personas.El hombre que ama el silencio ha alzado su voz para reclamar leyes que protejan a los niños o para pedir una reforma migratoria en Estados Unidos en favor de los latinos; ha viajado hasta la India, “donde pude rescatar criaturas de la calle que iban a entrar al mundo de la prostitución”; ha ido a Camboya a luchar contra el tráfico y la explotación sexual de menores.Sus actividades sociales no se limitan, como sucede con otros artistas, a obtener una foto con la que promueven su imagen de ídolos caritativos. No. Ricky Martin, soñador y terco por naturaleza, se ha empeñado en hacer realidad proyectos que se concretan y la sociedad de su país y de otras naciones lo pueden palpar y disfrutar.En Puerto Rico, en uno de los pueblos más pobres, construyó un centro de refugio con cupo para 150 menores. Los niños tomarán entre otras, clases de arte marciales y yoga. Esta actividad, una de sus favoritas.Un millón de dólares donó en instrumentos musicales para escuelas de su país y decidió que por cada boleta que vendiera de sus conciertos por el mundo aportaría un dolar para su fundación. Además, en Tailandia hizo una jugosa donación para niños huérfanos.Acostumbrado a recibir invitaciones de presidentes de Estados Unidos como Bill Clinton o George Bush, este embajador del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, se codea también con los grandes de la informática o de la banca mundial.Con Microsoft se unió para poder llevar programas de Internet a más de 45.000 escuelas de América Latina “para que los niños aprendan bien lo maravilloso y lo malo del Internet”. Y en 2008, en la reunión anual del BID participó junto a otros artistas como Shakira y Alejandro Sanz en el lanzamiento de la campaña de promoción de políticas sociales para América Latina y el Caribe. Se convirtió entonces en vocero de la lucha contra la pobreza, así que motiva a la gente a registrar los nacimientos de los hijos, a reclamar por el acceso al crédito, a tener agua potable y atención infantil.EncontrónPero tal parece que ese noble corazón se endurece cuando de asuntos de negocios se trata y cree que lo están ‘tumbando’.En 2004, a Ricky Martin no le tembló la mano para demandar a Ángelo Medina, su ex mánager, quien lo acompañó durante doce años de su carrera artística.En esa ocasión, el empresario se mostró sorprendido, pues según comentó a la prensa no se esperaba esa actitud de Ricky con quien “había sostenido una relación de familia”, asegurando que su ex pupilo estaba mal asesorado.“El reclamo proviene de la parte administrativa de Ricky, para que yo devolviera la comisión de un dinero adelantado. Yo cobré comisión, él también y ahora reclama la de dos discos, los que le faltan por grabar con Sony”, explicó ese año Medina al periódico Primera Hora, de Puerto Rico.Pero Medina le salió ‘general’ y entonces lo contrademandó por incumplimiento de contrato, daños y perjuicios y le exigió US$63,5 millones.A los ocho meses del pleito Medina-Martin en San Juan, los implicados llegaron a un acuerdo económico que, eso sí, no trascendió a los medios.Sólo se registró que el intérprete de ‘María’ y ‘Vuelve’ abrazó a su ex representante y expresó: “Esto se acabó. Fueron momentos de altas y bajas por los que uno pasa en la vida y que fortalecen. Estoy encantado de contar de nuevo con el apoyo y el consejo de Ángelo Medina”.Es que si hay algo que caracteriza a este ídolo latino que ha cantado junto a gigantes como Madonna, Sting o Plácido Domingo, es que sabe conjugar muy bien los dictámenes del corazón con los de la razón.“Siempre hay que tratar de unir los dos extremos, porque si actúas según lo que dicta tu mente, te conviertes en un robot, y si por el contrario, haces caso únicamente al corazón, te conviertes en un ser pasional y eso no es bueno. Lo difícil está en encontrar el balance entre ambos”, manifestó en chat con fans españoles.Hoy, corazón y razón lo han empujado a revelarse tal cual es, sin tapujos, acercándose “a mis verdades. ¡Y esto es de celebrar. Acepto mi homosexualidad y me siento bendecido de ser quien soy!”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad