Revelan los secretos de una guerra que se pierde

Revelan los secretos de una guerra que se pierde

Agosto 01, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Morales | Corresponsal El País Washington
Revelan los secretos de una guerra que se pierde

La divulgación de documentos generó una controversia mundial. Gobierno de EE.UU. intenta bajarle el tono a la gravedad, pero implora no más revelaciones.

La filtración de más de 91.000 documentos secretos sobre la guerra de Afganistán, parece un golpe más duro para el gobierno estadounidense que las 66 bajas que se han presentado en julio, el mes más violento en la cruenta guerra que se libra en este país desde hace ocho años.El viernes pasado la preocupación que ha generado estas revelaciones llevó a la Casa Blanca a “implorar” al cibersitio WikiLeaks, autor de las publicaciones, que cese de divulgar documentos secretos sobre la guerra en Afganistán. Al mismo tiempo, el Pentágono intensificó la investigación sobre las filtraciones. El viernes llevaron de regreso a Estados Unidos a un soldado acusado de entregar un video secreto.Hace una semana se dio a conocer en un portal de Internet más de 90.000 archivos del ejercito estadounidense relacionados con la guerra en Afganistán, esto pone en peligro la seguridad mundial aseguran analistas.Analistas consultados dicen que el tipo de información clasificada que contienen los documentos ponen en riesgo la seguridad nacional. Aunque algunos oficiales han demeritado la importancia de lo revelado, al asegurar que son archivos viejos, datos que ya se sabían, el ruego de la Casa Blanca demuestra lo contrario.“No quieren admitirlo, no lo van a revelar porque no quieren que se sepa cuál es la estrategia que van a cambiar. Esos documentos dan nombres de quienes dieron información a EE.UU. y a sus aliados”, dijo Emilio Viano, profesor de Política Internacional de American University con sede en Washington. “Sin duda esto va a cambiar bastante la política de guerra y va a cambiar ciertos temas claves, sino el enemigo ya conoce cuál será el comportamiento, el ángulo de la misión de Estados Unidos”, agregó.Toda la controversia mundial la causó Wikileaks, una organización dedicada a denunciar malas prácticas de los gobiernos a través de Internet. El domingo pasado la página publicó lo que llamó “Diarios de la Guerra Afgana”. Julian Assange el fundador Wikileaks aún no ha dado a conocer quién le entregó esta información clasificada. Assange ha dicho que los documentos son evidencias de crímenes de guerra. Hasta el momento sólo hay un detenido, al que acusan de que podría tener relación con la filtración. Se trata de Bradley Manning, un joven soldado de 22 años, quien está desde hace cinco meses detenido en Kuwait por supuestamente filtrar un video de un helicóptero del ejército que mató a reporteros y a civiles iraquíes.Entre las informaciones que aparecen en los documentos revelados se indica que autoridades y servicios de inteligencia de Paquistán ayudan a los Talibanes a matar soldados estadounidenses, en un doble juego. Al mismo tiempo da a conocer nombres de decenas de afganos que han entregado información al ejército de EE.UU. “Los documentos muestran en detalle por qué, después que Estados Unidos ha gastado casi 300 mil millones de dólares en Afganistán, los Talibanes ahora son más poderosos”, según el diario The New York Times, una de las publicaciones que tuvo acceso al material difundido, antes de que este fuera incautado.Otro de los hallazgos es que el ejército estadounidense tiene por lo menos una lista de 70 insurgentes que han sido blancos de ataques, en los que han muerto de civiles por errores. También señala que se usan aviones sin piloto en algunas áreas de Afganistán, que los Talibanes han usado misiles guiados por calor y que el Gobierno de Irán ha colaborado con Al Qaeda. Esta información podría traer graves problemas con los países aliados, ya que estos documentos revelan detalles sobre el ejército de la Otan, lo que según analistas ha dejado al descubierto el “desorden” y la facilidad con la que se puede acceder a documentos clasificados del Pentágono.“Esto demuestra que este país no puede mantener un secreto, que hay desorden, que no hay una conducta muy fluida, muy clara de la guerra, que no hay tantas posibilidades de ganar, como se cree. Definitivamente esta información pone en peligro ciertas vidas”, dijo Viano.Gobierno intenta restarle importanciaEl Gobierno estadounidense ha demeritado la información y asegura que no es tan relevante como se piensa. El mismo presidente Barack Obama dijo que lo que decían los archivos apuntaba a los desafíos que ya tiene la estrategia militar para otoño de este año.“Durante siete años, no pudimos tener una estrategia adecuada al desafío en esta región, desde donde se lanzaron los ataques del 11 de septiembre y se planearon otros atentados en contra Estados Unidos y nuestros amigos y aliados”, dijo Obama.Pero el presidente afgano Hamid Karzai no comparte estas opiniones. Asegura que revelar los archivos, que incluyen los nombres, direcciones y detalles de informantes de su país, es “extremadamente irresponsable”.No se afecta aprobación en el Congreso La revelación de los archivos no habría tenido mucho eco en el Congreso, ya que el presidente Obama logró firmar esta semana una legislación que financiará un aumento de las fuerzas estadounidenses en Afganistán. La aprobación fue de 59.000 millones de dólares. Este dinero se utilizar también para envíar 30.000 militares más a ese país.“Era de esperarse que esto no fuera afectar el presupuesto de este guerra, estamos en una temporada de elecciones, y no le conviene a oponerse a nadie, los llamarían traidores. Tenemos elecciones en noviembre y no es el momento de oponerse de una manera abierta o fuerte, tienen miedo de perder las elecciones”, dijo Emilio Viano, profesor de Política Internacional de American University.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad