Republicanos mantendrán mayoría en la Cámara de Representantes

Republicanos mantendrán mayoría en la Cámara de Representantes

Noviembre 09, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co l AFP
Republicanos mantendrán mayoría en la Cámara de Representantes

Marco Rubio, de origen cubano, ganó este martes la reelección al Senado por Florida.

Según NBC y ABC, los republicanos deberán conservar por lo menos 218 de los 435 escaños en la Cámara baja del Congreso, garantizando la mayoría que ya poseen.

El Partido Republicano debería mantener su mayoría en la Cámara de Representantes (diputados) en el Congreso estadounidense en las elecciones realizadas este martes, de acuerdo con las proyecciones de redes de televisión.

Según NBC y ABC, los republicanos deberán conservar por lo menos 218 de los 435 escaños en la Cámara baja del Congreso, garantizando la mayoría que ya poseen.

Hasta ayer, los republicanos controlaban también el Senado, aunque los sondeos indican que el Partido Demócrata tiene excelentes probabilidades de recuperar la mayoría en esa Cámara alta.

Si esta última previsión se confirma, el nuevo Presidente estadounidense tendrá que gobernar con mayoría en solo una de las cámaras, escenario que obligaría a los dos partidos a negociaciones permanentes.

Como se sabe, la Cámara de Representantes está en control de los republicanos desde el 2011, luego que el presidente Barack Obama aprovechara la mayoría demócrata para pasar la ley de asistencia sanitaria conocida como Obamacare, en el 2010.

Con las elecciones de este martes también se renovaban 34 bancas del Senado (un tercio) y la totalidad de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.

Por ello, para algunos, aunque los sondeos preliminares apuntaban a mantener ese amplio predominio republicano en la Cámara, los resultados de la elección de este martes no arrojarán cambios significativos en la composición de ese órgano legislativo, a pesar de que la actual diferencia de 246-186 pueda terminar estrechándose.

En la actualidad, en la Cámara hay una mayoría a favor de los republicanos, 246-186, sobre los demócratas.

Rubio, senador

El exprecandidato republicano a la Casa Blanca Marco Rubio, de origen cubano, ganó ayer la reelección al Senado por Florida, según canales de televisión estadounidenses. 

Elegido por primera vez en el Senado en 2010, el dirigente de 45 años derrotó al representante demócrata Patrick Murphy, un defensor de causas medioambientales que no consiguió hacer sonar su nombre.

Aunque el senador no se había pronunciado aún a través de su equipo de campaña ni por las redes sociales, el exgobernador de Florida, Jeb Bush -hermano de George W.-, saludó a su correligionario en Twitter.

“Felicidades por esta gran victoria, @marcorubio! Florida es clave para mantener el Senado”, escribió. 

La victoria de Rubio en Florida era de esperarse, gracias a su gran atracción entre los latinos y los blancos conservadores del norte del estado.

Murphy, además, enfrentó un escándalo respecto a sus retocadas credenciales académicas.

Rubio, quien habla perfecto español, se retiró en marzo de las primarias republicanas, tras una humillante derrota en su estado frente a Donald Trump, quien llamaba a su competidor “pequeño Marco” y se burlaba de su abundante sudor.

A pesar de la telenovelesca carrera de insultos que empañó las primarias, Rubio apoyó al candidato republicano desde que decidió a última hora buscar su reelección como senador por Florida para defender la mayoría republicana en la Cámara alta. 

Su decisión fue muy polémica, sobre todo después de que otros prominentes republicanos sí se desligaron de Trump, pero mostró sus frutos.

“En la política uno tiene que tragar muchos sapos. Fue más que embarazosa su relación con Trump en la elección primaria y ahora también es embarazoso para él tener que apoyarlo”, dijo Eduardo Gamarra, profesor de ciencias políticas de la Universidad Internacional de Florida.

Y solo el voto hispano -que lo apoyaba incondicionalmente- no era suficiente para ganar. Necesitaba el voto blanco conservador del norte de Florida. Por eso, con esta estrategia, considerada indigna por sus detractores, Rubio consiguió seducir tanto a sus fieles hispanos como a los blancos republicanos que eligieron a Trump.

Pero según la BBC, Rubio no era el único republicano de alto perfil que había  logrado asegurar sus la reelección hasta anoche. También celebraba ya Rob Portman, en Ohio.

Mark Kirk, un senador republicano de Illinois que aspiraba a la reelección, fue derrotado por su rival demócrata, Tammy Duckworth.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad