Republicanos atacaron a Trump en primer debate hacia presidenciales en EE.UU.

Agosto 06, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP

El magnate Donald Trump reiteró su promesa de construir un muro entre México y Estados Unidos para frenar el flujo de indocumentados. Otros candidatos lo acusaron de titubeante.

[[nid:451934;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/08/donald-trump-debate.jpg;full;{Donald Trump, sembró el caos en el primer debate de los republicanos al negarse a descartar que aspiraría como independiente a la Casa Blanca en caso de no ser escogido por su partido. Foto: Elpais.com.co | AFP}]]

Los aspirantes republicanos a ocupar la Casa Blanca acusaron al magnate Donald Trump de titubeante, en la primera ronda de debates televisados de este jueves, y advirtieron que una presidencia de la demócrata Hillary Clinton sería desastrosa. Lea también: Donald Trump sigue creciendo en las encuestas pero pierde ante Hillary Clinton

Mientras los electores se preparaban para ver a Trump y a los otros nueve principales aspirantes en la sesión de la noche -el primer gran debate de la carrera presidencial de 2016-, los candidatos en el evento de la tarde buscaron dejar una impresión suficientemente buena para impulsarlos al primer nivel de la contienda.

En unas dos horas lanzaron duros ataques contra el presidente Barack Obama por su tratamiento del grupo yihadista Estado Islámico, prometieron duras medidas en inmigración, se alinearon con los conservadores en temas sociales y subrayaron que derogarían un acuerdo nuclear con Irán en el primer día de una presidencia del partido Republicano.

Obama y Clinton "están trabajando duro para cambiar el sueño americano por la pesadilla europea" , dijo el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, uno de los siete aspirantes que participaron en la sesión vespertina, horas antes del evento principal.

 A seis meses de las primarias y por sorpresa general, es el magnate inmobiliario Trump quien tiene una ventaja incontestable en los sondeos entre los electores republicanos.

Su estilo descarado y fuera del guión ofende a algunos, pero ha distinguido a Trump en un terreno lleno de candidatos que han intentado furiosamente atraer el mismo nivel de atención.

Como se predecía, las armas apuntaron a Trump en el primero de los debates en Cleveland. Carly Fiorina, la expresidenta de Hewllet-Packard, acusó a Trump de intimar con Clinton.

Y aunque reconoció que el millonario ascendió a la punta de las encuestas porque "tocó en la rabia" que los votantes estadounidense sienten de los políticos, lo atacó por sus cambios de opinión. "Como ha cambiado su opinión sobre la amnistía( migratoria), seguro de salud y aborto, sólo le preguntaría sobre qué principios gobernará" , preguntó Fiorina, destacando entre los mejores contendientes del intercambio.

El exgobernador de Texas, Rick Perry, se unió a la carga y acusó a Trump de no tener suficientes credenciales conservadoras, recordando los comentarios del magnate hace una década en los que expresó su apoyo por un sistema universal de salud, anatema para los republicanos.

Los candidatos republicanos  prometieron durante el primer debate, que en caso de llegar a la Casa Blanca protegerán la frontera y reducirán la inmigración clandestina.

Durante la sesión nocturna del primer debate del partido Republicano a la carrera presidencial de 2016, los diez aspirantes de ese partido mejor ubicados en los sondeos advirtieron que los estadounidenses están frustrados y molestos por el ineficiente sistema migratorio.

"Hay organizaciones criminales penetrando nuestras fronteras del suroeste y necesitamos hacer algo al respecto" , dijo el gobernador de Wisconsin, Scott Walker.

De llegar a la Casa Blanca prometió "asegurar las fronteras, no amnistía (para los inmigrantes indocumentados) y avanzar en una amnistía legal que da prioridad a los estadounidenses".

El magnate Donald Trump reiteró su promesa de construir un muro entre México y Estados Unidos para frenar el flujo de indocumentados.

"Necesitamos construir un muro y debe construirse rápidamente" , dijo Trump, quien ha abogado por la deportación de los 11 millones de personas que viven ilegalmente en Estados Unidos.

"No me importa tener una puerta bella y grande en ese muro para que la gente pueda entrar legalmente. Pero necesitamos construir el muro, necesitamos mantener a los ilegales fuera" , añadió el millonario, quien al lanzar su candidatura en junio describió a los mexicanos que entran ilegalmente al país como narcotraficantes, criminales y violadores.

"También creo que necesitamos una reja" , señaló el senador Marco Rubio.

Jeb Bush, exgobernador de Florida y cuya esposa es mexicana, tuvo un mensaje para los indocumentados. El próximo presidente estadounidense debe proteger la frontera, señaló, pero para solucionar el problema "de una vez por todas" los indocumentados deben tener "una vía para obtener un estatus legal". "Sin amnistía" , apuntó.

La inmigración se vislumbra como uno de los grandes temas de debate en la campaña presidencial. 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad