Renovación, comercio y narcotráfico centran mensajes de Cumbre Iberoamericana

Octubre 20, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE
Renovación, comercio y narcotráfico centran mensajes de Cumbre Iberoamericana

Vista general de la foto oficial de la XXIII Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno que tuvo lugar en Ciudad de Panamá.

En un encuentro marcado por la ausencia de la mitad de los presidentes latinoamericanos, la Cumbre Iberoamericana de Panamá dio luz verde a la refundación de este foro para adaptarlo al nuevo escenario mundial.

Los protagonistas de la XXIII Cumbre Iberoamericana centraron el sábado sus mensajes en la necesidad de renovar la relación entre América Latina, España y Portugal, en cuestiones como el comercio y la inversión, sin olvidar las habituales menciones a la interminable lacra del narcotráfico.Durante las sesiones plenarias de la cumbre de Panamá también proliferaron los mensajes de apoyo al Rey Juan Carlos y a la presidenta argentina, Cristina Fernández, ausentes del encuentro por problemas de salud, y de reconocimiento al titular de la Secretario General Iberoamericana (Segib), Enrique Iglesias.Iglesias, que se despide en Panamá de ocho años de labor al frente de la Segib, fue el segundo orador de la jornada tras el mandatario anfitrión, Ricardo Martinelli, que abogó por lograr "más Iberoamérica" con "más acción de parte de los gobiernos y de las sociedades".Martinelli apuntó que "el equilibrio entre la parte ibérica y la latinoamericana está cambiando" por el contexto económico global y en ese contexto es importante que América Latina encuentre "en la comunidad iberoamericana un instrumento útil para emerger económicamente en el siglo XXI con España y Portugal como socios".Después el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, animó a las empresas latinoamericanas a establecerse en su país al subrayar que esa región "siempre ha sido una oportunidad para España" y "España también es una oportunidad" para ella.El jefe de Estado portugués, AnÍbal Cavaco Silva, remarcó el renovado y atractivo perfil de América Latina para los inversores europeos y recordó que Iberoamérica representa cerca del 11 % de la economía mundial, por lo que debe "aprovechar" ese potencial a nivel comercial y profundizar sus acuerdos.El colombiano Juan Manuel Santos sugirió sacar partido de la renovación de la comunidad, tema central de la discusión en Panamá, para que sus miembros se redescubran tras muchos años de relación."Cuántos matrimonios de pronto se despiertan y el marido le dice a la mujer después de 5, 10 y hasta 20 años, por qué no nos conocemos. Cuando eso sucede el matrimonio vuelve a florecer", dijo en tono de broma.Santos agregó que el sistema de cumbres, que a partir de 2014 comenzarán a ser cada dos años, "sin duda alguna requiere una inyección de dinamismo" y propuso ahondar en los lazos económicos entras las partes en temas como el turismo e incluso el fútbol.La necesidad de dar un nuevo impulso al espacio iberoamericano fue también resaltada por el mexicano Enrique Peña Nieto, cuyo país recibe en la cita la secretaría pro témpore del grupo y albergará en Veracruz la próxima cumbre en 2014."Tras más de dos décadas de funcionamiento, este mecanismos está llamado a renovarse para responder a los desafíos de nuestro tiempo", enfatizó.El paraguayo Cartes dijo que su país "le da mucha importancia a esta conferencia" y acompañó cualquier propuesta "para dar soluciones efectivas y diligentes a las nuevas situaciones y necesidades de la región".El canciller chileno, Alfredo Moreno, dijo que su país apuesta por la renovación del sistema iberoamericano como un "desafío político" para que la región tenga capacidad efectiva de inserción, más progreso y más estabilidad.En sus intervenciones, varios representantes nacionales compartieron detalles de la situación interna de sus países y en algunos casos pidieron apoyo a sus colegas en algunas cuestiones.Santos, por ejemplo, afirmó que espera convencer a la guerrilla de las Farc para "acelerar" las negociaciones de paz con el Gobierno colombiano iniciadas hace un año en Cuba, y se refirió también el flagelo del narcotráfico.Pidió mantener los esfuerzos en la lucha contra las drogas y advirtió de que su país, tras ser señalado durante años como centro de ese negocio, sufre ahora un nuevo y preocupante fenómeno en ese campo con el aumento de consumidores de estupefacientes.De narcotráfico habló también la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, que expresó su inquietud por los embates de la delincuencia organizada.El hondureño Porfirio Lobo reclamó, por su lado, colaboración para "hacer algo nuevo" frente a las diversas formas de delincuencia organizada trasnacional que generan mucha violencia e inseguridad en su país, aseguró.El embargo a Cuba, la demanda de Ecuador contra la petrolera estadounidense Chevron, y hasta la quinua fueron otros temas tocados por las delegaciones en las sesiones plenaria de una cumbre a la que faltaron la mitad de los presidentes invitados, especialmente los de Sudamérica.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad