Regresó Luis Alberto Malagón, colombiano que vivió la tragedia de Nepal

Regresó Luis Alberto Malagón, colombiano que vivió la tragedia de Nepal

Abril 29, 2015 - 12:00 a.m. Por:
ElPaís.com.co | Colprensa
Regresó Luis Alberto Malagón, colombiano que vivió la tragedia de Nepal

Los equipos de rescate intentan buscar entre las ruinas posibles sobrevivientes del terremoto ocurrido el sábado.

El colombiano se quejó de la poca ayuda que recibió por parte del Gobierno durante su experiencia en Nepal. Según cifras del Ministerio del Interior de ese país, ya son 5.057 personas muertas y 7.000 heridos.

Luis Alberto Malagón, uno de los colombianos que vivió momentos de angustia durante el terremoto en Nepal, regresó en la tarde de este martes al país y se quejó por la poca ayuda recibida del Gobierno después de la tragedia. 

Malagón, de 57 años de edad y el último colombiano en ser ubicado tras el terremoto, aseguró que el Gobierno no le ayudó en los momentos difíciles que tuvo que pasar tras la tragedia del país asiático, cuando solicitó colaboración a la embajada. “Yo lo único que puedo decir fue que hable con la embajadora y me dijo que no tenía cómo darme una noche en un hotel, eso no lo hace un país a un ciudadano que está desparecido”, señaló el hombre de 57 de años tras arribar al aeropuerto El Dorado, en Bogotá. Así mismo, mostró su enojo porque tuvo que pasar varios días durmiendo en el aeropuerto sin nada de ayuda. “Cómo es posible que un país no tenga 150 dólares para hospedar a una persona que lleva durmiendo tres días en el piso, eso si me duele”, resaltó. 

A pesar de los momentos difíciles que tuvo que pasar, se mostró muy agradecido con la gente en Nepal, ya que “siempre estuvieron pendientes, llevándonos colchones, dándonos comida, todos”, por lo que también demostró su tristeza por lo ocurrida a este país. “Eso me duele”, finalizó. Malagón fue el último colombiano en aparecer tras el terremoto que se vivió en la madrugada del sábado en el país asiático. Él se encontraba allí en plan de turismo y había viajado solo con un tour organizado por una agencia de viajes. 

Casi tres días después de que un gran terremoto sacudiese Nepal, decenas de miles de personas que sobrevivieron todavía tienen que permanecer a la intemperie en la capital del país, sin suficiente comida ni agua potable, y tan solo con un trozo de plástico como refugio improvisado. 

[[nid:416748;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/04/nepal_0.jpg;full;{Ocho millones de personas se han visto afectadas por el devastador sismo en Nepal, un país de casi 28 millones de habitantes. Más de 1,4 millones de personas necesitan comida, y también hacen falta agua y abrigo. La mayoría de los afectados vive ahora en carpas en las calles y zonas abiertas.Fotos: Agencia AFP}]]

Según las últimas cifras del Ministerio del Interior del país, el seísmo de 7,9 grados de magnitud ha causado hasta el momento la muerte de 5.057 personas, además de dejar a más de 7.000 heridos.

Más de 400.000 edificios se derrumbaron con el fortísimo terremoto y sus réplicas. 

La falta de tiendas de campaña y otros suministros de emergencia constituye un problema horroroso para casi todos los supervivientes, y afecta incluso a algunos funcionarios de alto rango, contó a Xinhua el embajador chino en Nepal, Wu Chuntai, al tiempo que relató un llamamiento personal de ayuda realizado por el primer ministro nepalés, Shri Sushil Koirala. Koirala dijo al embajador chino que su consejero de asuntos exteriores Bhatharai se vio obligado a pasar la noche a la intemperie tras el terremoto. 

Durante una reunión celebrada el lunes con más de dos docenas de embajadores con base en Katmandú y diplomáticos, Nepal apeló a los países extranjeros, incluidos los vecinos China y la India, a aportar más apoyo. Muchos países ofrecieron asistencia de emergencia y humanitaria a Nepal poco después del terremoto.

Sin embargo, la mayoría de los suministros no han llegado al país debido al frecuente cierre de aeropuerto de Katmandú, producido por las réplicas. 

La distribución de los suministros de emergencia podría resultar muy difícil, dado que las carreteras desde la capital del país hasta las regiones golpeadas duramente por el desastre están, en su mayoría, bloqueadas por los corrimientos de tierras. 

"No podemos distribuir suficiente agua potable, comida envasada, colchones y medicinas para las víctimas del terremoto en una situación tan difícil", afirmó el jefe de la Secretaría del Gobierno nepalés, Leela Mani Paudyal, en una conferencia de prensa celebrada el lunes. 

También admitió que el Gobierno es incapaz de enviar equipos de rescate a las aldeas del país más alejadas, a causa del mal tiempo y la difícil topografía, y añadió que está haciendo todo lo que está en su mano para llevar a cabo las operaciones de rescate. Hay informaciones que indican que se está robando dinero y pertenencias a extranjeros cerca del aeropuerto internacional de Katmandú, y existe preocupación por el posible empeoramiento de la seguridad social si no se hace nada para ayudar a aquellos con extrema necesidad de un abrigo adecuado, de comida y de agua potable. 

Varios países han hecho nuevos ofrecimientos para ayudar a Nepal. Un equipo médico de 58 miembros de China llegó la mañana del lunes a Katmandú, un día después de que un equipo de búsqueda y rescate enviado por el Gobierno chino empezase a buscar a supervivientes de entre los escombros. 

El equipo médico está integrado por expertos en, entre otras especialidades, medicina, farmacia, osteología, enfermería y psicología. Se llevaron con ellos 13 toneladas de ayuda médica y se espera que permanezcan en Nepal durante unos 10 días para llevar a cabo la misión humanitaria. 

Un equipo de 55 soldados chinos también partió para Nepal el pasado lunes con el objetivo de realizar operaciones de rescate, y otro grupo de 45 soldados tiene previsto acudir al país hoy martes. Los soldados, todos con experiencia en misiones de rescate en terremotos, se llevan con ellos cuatro perros rastreadores, cinco vehículos de recuperación y equipamiento de rescate, incluyendo aparatos para la detección de vida y herramientas para entrar en los escombros. 

Anteriormente, el Gobierno chino ofreció a Nepal suministros urgentes por valor de 20 millones de yuanes (3,3 millones de dólares estadounidenses), incluyendo tiendas de campaña, mantas y generadores. 

Estados Unidos se comprometió a dedicar nueve millones de dólares adicionales a los esfuerzos de "respuesta y recuperación", además del millón de dólares ofrecido el sábado pasado con el objetivo de satisfacer las necesidades humanitarias inmediatas en Nepal. 

"Enviaremos un equipo de respuesta y asistencia en desastres de cerca de 130 personas para realizar evaluaciones, coordinar la respuesta humanitaria y aportar capacidades de búsqueda y rescate junto con 45 toneladas de cargamento", dijo el lunes el vocero del Departamento de Estado, Jeffrey Rathke, en una conferencia de prensa diaria.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad